EPN dio carpetazo a crítica del Papa

PAULINO CÁRDENAS

El embajador de nuestro país ante la Santa Sede, Mariano Palacios Alcocer, señaló que para el gobierno de México ‘es un capítulo cerrado’ lo escrito por el papa Francisco en la carta privada que le envió a su amigo y paisano, el diputado Gustavo Vera, en la que le señalaba que ojalá que Argentina evite la “mexicanización” refiriéndose al avance del narcotráfico en nuestro país. Ello en virtud de que la respuesta del Vaticano fue rápida y puntual, ya que a manera de disculpa la cúpula de la Curia Romana dijo que el Pontífice de la Iglesia no quiso de ninguna manera ofender a México ni a su gobierno. Mmmhh. ¿Qué tal si hubiera querido? Qué bueno que solo dijo que el asunto del narco en México es cosa de ‘terror’.

Es obvio que el presidente Enrique Peña Nieto prefirió darle carpetazo al asunto que en minutos se volvió viral, para no tener conflicto alguno con el poder e influencia de la Iglesia católica en el Vaticano ni con Iglesia católica mexicana. La mayoría del pueblo mexicano es católico, y votante. La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) sostuvo que el Papa no denostó al gobierno con el referente del narcotráfico, sino que solo manifestó una realidad que nos afecta desde hace muchos años, con grandes y dolorosas consecuencias, como lo es la violencia generada por el crimen organizado.

A través de su secretario general, el obispo auxiliar de Puebla, Eugenio Lira, la CEM esa subrayó que el término de “mexicanización” no fue acuñado por el Papa. Explicó que al responder a una comunicación privada del diputado Vera, refirió ese término porque fue este quien hizo alusión a esa palabra. Ese término, dijo, “lamentablemente comienza a utilizarse de forma vergonzosa” comentó Lira y resaltó que el Papa sabe de la situación que ha vivido México por la información que le han hecho llegar los obispos del país, con quienes tuvo encuentros el año pasado.

En esa visita, los obispos compartieron las cosas positivas y negativas, las oportunidades y los retos, entre ellos lo que se asumen ante la violencia generada por el crimen organizado, se habló del combate y de los esfuerzos del gobierno y de la sociedad en su conjunto. Reiteró que de ninguna manera el Papa denuesta o critica negativamente a nuestro país, sino expresa una realidad que nos afecta desde hace muchos años y manifiesta su deseo de que esto no ocurra en Argentina”. Y el cardenal de las diócesis de Michoacán y Guanajuato, Alberto Suárez Inda, calificó de ‘picosas’ y ‘atrevidas’ las expresiones del papa Francisco sobre la situación que enfrenta México en materia de seguridad.

También dijo que es necesario recuperar el prestigio de nuestra nación ante todo el mundo. “A mí me duele que el Papa, como también toda Europa, consideren que México ahorita no es precisamente un buen ejemplo”, dijo. En conferencia comentó que se puede mejorar la imagen de México ante el mundo, “con paciencia, humildad y estrategias inteligentes”. Los problemas tienen raíces hondas, “y dice el Papa, no podemos dar soluciones apresuradas inmediatistas, sino que tenemos que ir sanando de raíz con una nueva cultura siendo benéfico, haciendo una patria más digna, más justa y más fraterna”.

No conviene hacer una tormenta en un vaso de agua, habrían dicho en Los Pinos, por lo que se ordenó darle carpetazo al asunto. El gobierno mexicano se conformó pues, con lo dicho por el Episcopado, que niega rotundamente que el Papa haya insultado a o denostado a México y a su gobierno, por la alusión que hizo de que ojalá que Argentina evite la ‘mexicanización’ del narcotráfico, lo que habrá caído como balde de agua helada en la residencia oficial, que una tras otra ha habido la concurrencia de asuntos negativos que tiene contra la pared al gobierno peñanietista.

Cuando no es el asunto de la inseguridad, es el del estancamiento de la economía o las llamadas de atención de la ONU por las desapariciones forzadas que siguen aumentando en México o por el asunto que sigue vivo de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, o la masacre de 22 presuntos delincuentes que fueron ejecutados por un comando militar de exterminio en Tlatlaya cuando según una testigo ya se habían rendido, en donde hubo siete detenidos a quienes les siguen un juicio que tiene impaciente y molesto al general secretario Salvador Cienfuegos.

Asímismo sigue pesando sobre las espaldas del principal huésped de Los Pinos el escándalo de las famosas casas de las Lomas de Chapultepec en la capital del país y la de Ixtapan de la Sal propiedad del presidente y su esposa, y la de Malinalco en el estado de México, que es la mansión de descanso del titular de Hacienda, las cuales fueron auspiciadas por empresarios que obtuvieron contratos con los gobiernos mexiquense y federal. Todo ello ha hecho que el prestigio de la nación ante el mundo anda por los suelos, después de creer que la apuesta de éxito con las reformas la tenían ganada. Y no.

Por eso es que un pleito con el Vaticano no convenía. Hubiera sido el gran error sexenal agarrar pleito con el Papa y echarse encima no solo al ejército de defensores que tiene en Roma el Sumo Pontífice sino en México en donde los obispos y la Mitra también tienen inquietudes electorales en pro y en contra de los candidatos, y quedaría en evidencia el régimen de cara a los mexicanos que en su gran mayoría profesan las religión cristiana y que son los mismos que irían a votar -se supone- el próximo 7 de junio, cuando queden colocadas las piezas clave que se moverán en el tablero de la sucesión presidencial de 2018.

Ahora sí que el Papa dirá misa, pero el gobierno de Peña Nieto no va a agarrar pleito con la Curia Romana ni con el llamado Príncipe de la Iglesia católica. Ni loco que estuviera, diría don Teofilito. De esa manera, queda para los anales de la historia sexenal ese affaire que pudo haber sido y no fue. Ahora, si detrás hubo otra cosa, algún mensaje, alguna advertencia -como lo señalamos ayer en este mismo espacio-, de hecho nadie lo sabrá. Por ahora.

Por lo pronto, los hechos violentos siguen dándose en México, por más que se insista con cifras supuestamente reales, que la violencia ha bajado en el país. Solo hay que ver lo que acaba de suceder en Acapulco. Hubo una noche de terror el pasado martes cuando un grupo de maestros disidentes de la Ceteg quisieron boquear el paso al aeropuerto y se los impidió una fuerza del orden. Hubo un muerto, decenas de heridos y más de cien detenidos.

Anuncios

Comentarios desactivados en EPN dio carpetazo a crítica del Papa

Archivado bajo EPN dio carpetazo a critica del Papa

Los comentarios están cerrados.