Mineral de hierro tras la ejecución

PAULINO CÁRDENAS

El contralmirante de la Marina, José Luis Corro Chávez, fue abatido a balazos el pasado miércoles por la noche en Lázaro Cárdenas, donde el hoy occiso era titular de la Capitanía de Puerto. La versión oficial es que al parecer el móvil del asesinato fue el robo y que los matones venían de Guerrero. Pero para los michoacanos fue la mafia de los Templarios la que ejecutó al alto mando de la Marina, que ha hecho suyo ese puerto para transportar clandestinamente por vía marítima a China mineral de hierro, a cambio de armas y precursores químicos para elaborar drogas sintéticas y enviarlas a Estados Unidos. Es el segundo alto mando de la Armada de México asesinado en Michoacán, ya que en julio de 2013 fue ultimado el vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet.

La versión no oficial habla de que el mando naval fue interceptado por varios hombres armados cuando se trasladaba a bordo de su camioneta, una Tacoma Toyota de modelo reciente. Por la fuerza, lo obligaron a bajar de la unidad y le dispararon a quemarropa en varias ocasiones para posteriormente darse a la fuga en la unidad de Corro Chávez. El cuerpo del capitán del puerto quedó tirado sobre el andador Emiliano Zapata, de la colonia Ejido, a espaldas de las oficinas regionales de Telmex y a poca distancia de la avenida Melchor Ocampo, una de las más transitadas de esta cabecera municipal. La víctima es el segundo mando en importancia de la Secretaria de Marina en el puerto michoacano, detrás del comandante de la décima zona naval.

Trascendió que el mando naval acababa de salir de la vivienda de unos amigos a los que había visitado. Minutos después de que se escucharan las detonaciones, vecinos de la zona dieron parte a las autoridades. Al lugar de los hechos arribaron voluntarios de la Cruz Roja, quienes trasladaron a Corro Chávez al Hospital Naval, pero perdió la vida durante el trayecto. Por su parte, el procurador de Michoacán, Martín Godoy, dio otra versión y dijo que el probable móvil del crimen fue el robo del vehículo en que viajaba. “Todo parece indicar que le querían quitar la camioneta” al contralmirante, dijo el funcionario.

Señaló que al filo de las nueve de la noche del pasado miércoles, en una colonia en el centro de Lázaro Cárdenas, el contralmirante Corro Chávez fue a visitar a una persona, con su esposa e hijos, y fue interceptado por unas personas, sacaron de la camioneta a su cónyuge e hijos y al querer despojarle de su vehículo se da un disparo, lo retiran del volante, toma la camioneta y se dan a la fuga el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado señaló que hay dos detenidos, aunque señaló que fueron tres las personas que participaron en el crimen del contralmirante.

El contralmirante Corro Chávez asumió funciones cuando se militarizó el puerto en diciembre de 2013. Es el segundo alto mando de la Armada de México asesinado en Michoacán, ya que en julio de 2013 fue ultimado el vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet. El puerto de Lázaro Cárdenas es, y seguirá siendo por mucho tiempo, bastión principal de los Caballeros Templarios, ya que es por sus muelles por donde atracan y zarpan barcos que controla la mafia templaria para intercambiar armas y precursores químicos para elaborar drogas sintéticas, por mineral de hierro que es extraído de minas michoacanas que son ricas en ese material que en China es muy codiciado porque con él se elabora fierro para la construcción, que ha estado en auge en aquella nación. Además del puerto de Lázaro Cárdenas, los templarios tienen el dominio del puerto de Manzanillo, Colima, para los mismos efectos.

Apenas el pasado día 27 en la madrugada fue detenido el líder de los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez alias ‘La Tuta’, pero eso no bastará para decir que ese cártel haya dejado de operar. Al contrario, suele suceder que cuando el capo principal es atrapado o abatido, la organización criminal se fortalece porque para empezar hay reacomodo en los mandos principales, que es lo que sin duda está sucediendo en Michoacán con ese cártel a partir de que fue aprehendido el dirigente templario.

Ciertas zonas de Michoacán tiene en su subsuelo riqueza siderúrgica que está bajo el control de los Caballeros Templarios. Y el puerto de Lázaro Cárdenas se ha convertido en punto clave para exportar, incluso de manera ‘legal’, el tráfico de mineral de hierro a través de embarcaciones que son grandes contenedores donde echan el material y lo transportan no solo a China sino incluso a varios países de Europa cuando se trata de trasladar droga sintética. El auge de los templarios con ese negocio ha sido mucho, y es por ello, a pesar de que las autoridades de la Marina tienen tomado el control del puerto, la salida de mineral de hierro sigue, bajo el control de la gente de ‘La Tuta’.

A la muerte de Nazario Moreno dirigente de la Familia Michoacana al escindirse esta organización y surgir la de los Caballeros Templarios, quedó al frente de este cártel Enrique ‘Kike’ Plancarte, quien tuvo la visión de comenzar el negocio de la ‘exportación’ de mineral de hierro a China, para lo cual entró en negociaciones con las mafias de aquella nación y acordó enviar ese material, a cambio de armas chinas y precursores químicos para elaborar en Michoacán cristal y otras drogas sintéticas muy codiciadas entre los viciosos norteamericanos a quienes enviaban -y envían- los estupefacientes también por vía marítima.

Las minas de hierro de Michoacán estaban bajo el control de los Templarios y con ello satisfacían la demanda china, lo que contribuyó a aumentar las exportaciones del mineral a 4 millones de toneladas hasta octubre de 2013, desde entre 1 y 1.5 millones de toneladas que se enviaban en años anteriores. Desde entonces la ‘exportación’ de mineral de hierro de los Templarios se ha convertido en una de las principales fuentes de dinero de ese grupo criminal.

Ese bastión, que el gobierno ha querido arrebatarle a la banda de ‘La Tuta’, quien surgió como líder nato y absoluto de los Caballeros Templarios a la muerte de ‘Kike’ Plancarte a finales de marzo de 2014 en el municipio de Colón, Querétaro, sigue en abierta disputa. De ahí que la versión de que la ejecución del contralmirante de la Marina, José Luis Corro Chávez, fue abatido a balazos el pasado miércoles por quererle robar su camioneta, se queda corta. Lo que está en disputa es el puerto de Lázaro Cárdenas para seguir enviando mineral de hierro a China. Y como se ve la disputa es a morir.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Mineral de hierro tras la ejecución

Archivado bajo Mineral de hierro tras la ejecución

Los comentarios están cerrados.