Dizque perseguirán a corruptos

PAULINO CÁRDENAS

Hoy martes será aprobada en el pleno del Senado la reforma constitucional que crea el Sistema Nacional Anticorrupción, que propone un nuevo marco jurídico para, dizque, investigar y castigar la corrupción de funcionarios públicos federales, estatales y municipales, y también contra empresarios a quienes les descubran corruptelas con servidores públicos. Se supone que con la nueva ley cada infractor deberá responder de sus actos. Si de veras el gobierno irá tras los funcionarios corruptos y empresarios que le entran a ese facineroso juego, habría de comenzar a construir cientos de cárceles, lo que no se ve por ningún lado. Eso quiere decir que esa nueva ley será de ‘mentiritas’.

¿A poco ahora sí será investigado tanto funcionario corrupto? El 27 de febrero fue aprobada dicha propuesta de ley en la Cámara de Diputados y el jueves pasado en comisiones en el Senado, para que este día sea votada en el pleno. Faltará ser aprobado en al menos la mitad más uno en los congresos locales, para que sea constitucional. Quienes no están muy de acuerdo son los que integran el sistema político mexicano que es donde está el centro del mal. En el Congreso los gobernadores mandaron a sus representantes legislativos a no dejar pasar esa ley que había propuesto en un principio Peña Nieto dentro de sus 13 compromisos al asumir el gobierno. ¿Qué pasó entonces?

Lo que sucedió es que a raíz de los escándalos de las ‘casas Higa’, cuyo dueño de esa empresa, Juan Armando Hinojosa Cantú, convertido en el “constructor consentido” de obras del estado de México cuando Peña era gobernador de esa entidad, bajo sus auspicios como proveedor agradecido logró que la pareja presidencial y el titular de Hacienda se hicieran de sendos lujosos inmuebles, lo que saltó a los medios convirtiéndose en la comidilla en las redes sociales. En su defensa, los más altos funcionarios del país dijeron que no había conflicto de interés.

Incluso, en una medida que resultó irrisoria, el mandatario federal priísta, al nombrar al nuevo titular de la Secretaría de la Función Pública, Virgilio Andrade, le pidió que ‘lo investigara’ para saber si había cometido o no conflicto de interés con el caso de la llamada ‘casa blanca’ de Las Lomas de Chapultepec. La presión social en las redes creció y fue brutal, al grado que ordenó a los legisladores priístas apurar la aprobación de la Comisión Nacional Anticorrupción. Incluso el coordinador de los diputados del PAN, Ricardo Anaya, le entró al quite.

Propuso cambiarle el nombre a la Comisión y que se llamara Sistema Nacional Anticorrupción, y fortalecer otras instancias que hay dizque para combatir la corrupción, como fue el caso de la nueva Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública que acaba de ser aprobada en la Cámara de Diputados, la cual se propone obligar a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como a órganos autónomos, partidos políticos, fideicomisos y fondos públicos, así como a cualquier personas física moral, o sindicato que reciba y ejerza recursos públicos, a que den acceso a su información.

De hecho la Comisión Nacional Anticorrupción nunca fue atendida por los legisladores del partido en el poder, porque iba de hecho en su contra y la de toda la pléyade de funcionarios del ‘nuevo’ PRI que llegaron a cometer los mismos actos de corrupción que se hacían durante el largo poderío del viejo PRI. Eso significa que la corrupción seguirá siendo un asunto inagotable, distintiva del sistema político mexicano. Hasta ahora, y desde siempre, los corruptos incrustados en el poder gozan de plena impunidad. A pesar de que los mexicanos saben quiénes son, la mafia del poder los protege.

Hay instancias como la Auditoría Superior de la Federación que depende de la Cámara de Diputados, que son meras figuras decorativas, gigante de la burocracia sin garras y sin dientes que solo sirve para señalar faltas y omisiones que nadie se ocupa de investigar y menos de castigar, ya que se trata de los recursos que manejan los mandatarios federales, los gobernadores y los presidentes municipales. Su información anual sirve para el escándalo mediático, pero nada mas.

Y ni quien sepa de la existencia de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción que se supone fue creada para el combate a la corrupción en la PGR. El caso es que la corrupción, junto con la Santa Impunidad, son dos flagelos que agobian al país, junto con otros rubros como la inseguridad y el estancamiento de la economía. Pese a que casi diariamente se sabe de funcionarios, gobernadores entre ellos, que cometen actos ilegales en contra del erario o aprovechan el cargo para beneficio propio, y aun habiendo denuncia penal de por medio, no pasa nada.

Pocos mexicanos creen que con la aprobación del nuevo ordenamiento legal y constitucional del Sistema Nacional Anticorrupción, ese problema comience a ser combatido. Los primeros que no obedecerán esas reglas serán los partidos políticos. Tampoco los gobernadores ni los alcaldes. Y menos los que están mero arriba y que saben del discreto encanto de la impunidad, porque para eso está el fuero. Los recursos del erario seguirán manejándose al gusto e intereses de los funcionarios que se creen tejidos a mano y saben que el cargo no les durará toda la vida. Por eso roban: porque saben que los cargos en el gobierno no son eternos.

Habrá que ver si ese nuevo sistema anticorrupción hace alguna mella a gentes como los líderes sindicales o a quienes seguirán corrompiendo a funcionarios para obtener contratos sin licitaciones o a quienes le entren a las transas. Los actos de corrupción seguirán, el robo de fondos públicos continuará, e incluso los vínculos con las mafias del narco no pararán solo porque habrá una nueva ley que, como muchas otras, no han servido para nada, y menos para ponerle un alto a las corruptelas que se dan en todo el sistema público mexicano. La Santa Impunidad es la patrona que los seguirá protegiendo. Otra cosa sería un milagro. Y hasta no ver, habrá que creer.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Dizque perseguirán a corruptos

Archivado bajo Dizque perseguirán a corruptos

Los comentarios están cerrados.