Peña lucha solo contra el mundo

 PAULINO CÁRDENAS

Lo que hay que reconocerle al presidente Enrique Peña Nieto es el aguante que ha tenido para soportar todo el mundo que le ha caído encima en el último año de su gobierno, de los casi dos y medio que lleva su gestión. Hoy vive el peor de los mundos y el mandatario federal lo capotea prácticamente solo, ya que nadie de su gabinete lo defiende como debiera; salen a justificar sus planes y programas, y sus reformas que han sido de imaginaria en cuanto a sus bondades, pero nada más.

Los priístas, entre los que se cuentan a los legisladores de las bancadas del tricolor en el Congreso, sus correligionarios e incluso el propio dirigente del Revolucionario Institucional, han salido a defenderlo, pero tibiamente. De hecho, el presidente es hoy por hoy el ciudadano más solitario del país, ya que ha quedado en el epicentro de una furiosa campaña mediática que exige su dimisión por varias causas y razones. Obvio que eso no llegará a verse. Pero el golpeteo es verdaderamente duro.

En menos de un año al jefe del Ejecutivo federal se le han acumulado asuntos, de índole negativo todos, que lo han dejado rumiando en las esquinas del interior de Palacio Nacional y de Los Pinos. El hombre, hay que decirlo, ha creído en sus propios sueños y esa fe casi ciega lo ha llevado a no percatarse de la realidad que realmente vive el país. Incluso muchos consideran que los informes que recibe de sus colaboradores sobre la situación del país, son maquillados. Por eso es frecuente escucharlo hablar de un México que no existe.

Si bien al principio de su gobierno a Peña le elogiaban la habilidad para convencer a la oposición de que aprobara sus propuestas de reforma a través del Pacto por México, hoy es algo que quedó olvidado y que ya pasó al anecdotario de su gestión sexenal. De aquellos tiempos de gloria que incluso algunos medios financieros lo encumbraron como el ‘salvador de México’ porque había roto con el tabú para lograr la reforma energética, logrando ganarse el reconocimiento como artífice del ‘mexican moment’.

¿Qué pasó para que todo ese andamiaje de presidente exitoso se derrumbara? No tantas cosas, pero sí muy adversas para él. Incluso hay quienes sugieren que le echaron mal de ojo y que debería, en uno de sus viajes al estado de Veracruz, de llegar hasta Catemaco para que le hagan una limpia profunda. ¿Por qué? Si se hace un rápido recuento de lo que le ha venido sucediendo, sus asesores tendrían que pensar seriamente en llevarlo al territorio de los brujos. Vea usted por qué.

Por dar un punto de arranque como referente, su mala racha comenzó con la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural ‘Raúl Isidro Burgos’ en Ayotzinapa, Guerrero, la noche del 26 de septiembre de 2014. A la PGR se le hizo bolas el engrudo, por decir lo menos, y nunca pudo dar pie con bola para aclarar lo que realmente sucedió, por lo que el procurador de entonces, Jesús Murillo Karam, tuvo que recurrir a su ‘verdad histórica’ en la que nadie creyó.

Luego el caso se complicó por tampoco atender el llamado de los guerrerenses sobre un gobierno encabezado por Ángel Aguirre Rivero, de abuso de poder, de negocios familiares y de supuestas complicidades con bandas criminales, que el gobierno federal se negó a investigar. Por eso les saltó el caso del alcalde de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca y de su esposa María de los Ángeles Pineda, a quienes se les acusó como presuntos culpables de la desaparición de los 43 normalistas.

Vinieron las críticas del ex comisionado plenipotenciario que nombró para dizque pacificar Michoacán, Alfredo Castillo, que acabó siendo un fracaso a quien de ‘premio’ le acaban de dar la Comisión Nacional del Deporte. Estuvieron las matanzas que hasta la fecha siguen, y en donde han hallado fosas clandestinas en varios estados de la República, como Guerrero, Tamaulipas, Morelos, Coahuila, Durango, Sinaloa, Veracruz, entre otros estados.

Y por si algo le faltara a Peña, el papa Francisco salió con aquello de que había que evitar en Argentina, su tierra natal, la ‘mexicanización’ del narco como sucede en nuestro país, lo que provocó un desaguisado diplomático con el Vaticano. El pontífice había dicho también que lo que sucedía en México parecía ser cosa del diablo porque sus habitantes son muy católicos y creyentes en la virgen María, cuya aparición no había existido.

Vino luego la pifia de la Universidad Panamericana, su alma máter, cuya visita había sido programada y la institución, previendo que no fuera a darse otro caso como el del Ibero, envío un comunicado a la comunidad universitaria en la que solicitaba que después de cierta hora, todos debían desalojar el plantel. Eso fue mal visto por la comunidad estudiantil y en las redes criticaron el asunto, alcanzado tal grado de escándalo que al final el evento fue cancelado.

Luego vino esa desafortunada fotografía que tomó Víctor Medina del periódico La Crónica de Baja California, en donde, durante una ceremonia en la que Peña hablaba de una “estrategia para preservar nuestro fondo marino”, teniendo como fondo una embarcación en el puerto de San Felipe, en donde de las siglas de a embarcación, BR-43, aparece la imagen de Peña y al fondo de lee solo -43, como recordatorio de la desaparición de los normalistas en Ayotzinapa.

Y más recientemente, en la ceremonia de alfombra roja para distinguir a las 100 personas más influyentes del mundo, según la revista Time, el periodista Jorge Ramos dijo en su turno, que quería decir unas palabras en español, con dedicatoria, en contra del presidente Peña Nieto, a quien acuso de corrupto por haber adquirido la ‘casa blanca’ de Las Lomas, de un empresario al que le había otorgado contratos durante su gobierno en el estado de México.

El caso es que a Peña Nieto le ha llovido sobre mojado, y ha tenido que afrontar solo esta etapa de acusaciones y críticas, varias de las cuales han sido fortuitas, aunque otras francamente deliberadas. Lo malo para él es que aún no llega ni a la mitad de su sexenio. Solo un milagro podría ayudarlo a enderezar la nave.

Anuncios

Comentarios desactivados en Peña lucha solo contra el mundo

Archivado bajo Peña lucha solo contra el mundo

Los comentarios están cerrados.