¿Se valora la renuncia de Córdova?

 PAULINO CÁRDENAS

Aunque se diga que el país requiere un organismo sólido y confiable en las elecciones intermedias que se avecinan, el problema no es contra el INE. El repudio es contra el consejero presidente de ese organismo por lo que dijo a un líder indígena según un audio que se hizo público en las redes sociales en la que deja claro su antisemitismo, su antirracismo y su odio contra quienes no son sus iguales, mofándose de la manera de hablar del indígena. Los 11 consejeros del Instituto Nacional Electoral se unieron en torno al discriminador de indígenas.

Cerraron filas en su alrededor y reprobaron “todo intento por debilitar a la institucionalidad electoral”. Es una actitud desesperada porque trascendió que se estaba valorando ‘en las alturas’ la posibilidad de la renuncia de Lorenzo Córdova Vianello, a causa de un incidente que lo quieren tapar con argumentos legaloides, dejando a un lado el agravio contra los indígenas que le salió de las entrañas al funcionario, en un acto mucho más reprobable que si es legal o ilegal haber dado a conocer una conversación telefónica privada.

Su modo de expresarse ha puesto en entredicho al consejero presidente de cara a la nación lo que le restará confianza y credibilidad no solo al proceso electoral sino al resultado de las elecciones, máxime si como la oposición supone, ya están los ‘dados cargados’ a favor del partido en el poder. Muchos virtuales votantes presionan para que Córdova Vianello renuncie, por las ofensas y mofa que cometió contra un dirigente indígena como se escucha en el audio subido a YouTube y en las redes sociales sobre lo que dice en una conversación telefónica con el secretario general Ejecutivo, Edmundo Jacobo, filtrada a los medios.

Entre otras cosas se le escucha decir: “No mames cabrón, desde las dramáticas reuniones con los padres de Ayotzinapa hasta esto, no mames. No voy a mentir y te voy a decir como hablaba ese cabrón: Yo jefe Gran nación chichimeca, vengo Guanajuato, yo decir aquí o diputados para nosotros o yo no permitir tus elecciones”. Y dijo más. Si eso lo deja pasar Peña Nieto a él le cargarán epítetos iguales o peores que a Córdova Vianello. Por ello hay quienes señalan que ‘en las alturas’ se estaba valorando los pros y los contras de su renuncia.

Córdova, a sabiendas de que se escuchan pasos en la azotea del INE y su virtual salida, dio a conocer a manera de salvación: “En días pasados se han producido una serie de eventos que nos preocupan y alertan porque evidencian que existe una premeditada intención de lastimar al INE y erosionar su credibilidad pública  justo de cara a la realización de la elección y cuando estamos cumpliendo a fondo nuestras responsabilidades y ejerciendo nuestras atribuciones legales”. El repudio no es directamente contra el INE sino contra la actitud racista de su principal cabeza.

La pregunta que muchos ciudadanos se hacen es si el presidente Enrique Peña Nieto dará luz verde para que los consejeros del INE y los partidos políticos que participarán en las elecciones del próximo 7 de junio presionen para el consejero presidente Lorenzo Córdova Vianello deba renunciar por la ofensa y mofa que cometió en contra de un dirigente indígena. Si no lo hace se dirá que le rehuyó al tema y los comentarios irán más allá. Se dirá que en su fuero interno Peña piensa igual que Córdova. Si lo hiciere, se ganaría mucho en credibilidad de cara las elecciones intermedias.

La determinación de los consejeros de cerrar filas en torno a Córdova es una maniobra absurda ya que con ello están defendiendo la ignominia y eso al final de cuentas les significará un repudio igual que a su jefe discriminador de indígenas, que no es poca cosa en un país con millones de indígenas. Es cosa muy seria. Nada pasaría si renuncia Córdova. Ni siquiera en cuanto a funcionalidad del Instituto Nacional Electoral; todo seguiría trabajando como hasta ahora, mal si se quiere, pero ya sin tanta insensibilidad ni falta de carácter que ha mostrado el funcionario.

No se frenaría ni la metodología ni los criterios de sanción a partidos si aún los hubiera. Eso le daría a Peña un empujón en cuanto a confianza de cara a los electores, que lejos en estar de acuerdo con los comentarios y la burla que hizo el funcionario en contra del dirigente indígena, los virtuales votantes repudian a Córdova por llevar bajo la piel una alta dosis de racismo y discriminación. Incluso hay una versión en internet que recaba firmas para que renuncie.

Porque al margen de amiguismos y lealtades de conveniencia, el asunto no tiene muchas opciones de remediación. La disculpa que ofreció invocando que ‘es una ilegalidad’ haber hecha pública una conversación telefónica privada, podría ser equiparada a una conversación en la que se habla de un crimen con lujo de detalles, y por ser ‘ilegal’ la escucha, no hay que ventilarla públicamente ni dar parte a las autoridades. A los ciudadanos que ya escucharon el audio no habría molestado lo soez de su vocabulario, sino el tono con que hizo la mofa al hablar con el secretario ejecutivo del organismo,, quien incluso podría sucederlo.

Si bien a David Korenfeld, por menos, le aplicaron un fuerte multa y le aceptaron la renuncia como titular de la Conago, en el caso de Lorenzo Córdova parecería estarse sopesando la posibilidad de su renuncia como consejero presidente del INE. ¿Qué pasa si no renuncia? Que todos los males que tenga el proceso electoral y sus resultados les serán achacados a Córdova, sobre todo si los resultados de la contienda electoral trae ‘dados cargados’ a favor del partido en el poder. Aunque se dirá que con las nuevas reglas de juego del INE ‘eso es imposible’, en el juego del poder político claro que todo es posible. Si no renuncia Córdova la factura se la cargarían en automático a Peña Nieto.

Sostener a contrapelo a un funcionario en un organismo tan sensible como el INE, bajo cuya piel se esconde un potencial discriminador de etnias indígenas que no soporta a gentes que no sean sus iguales en el color de piel, en el vestir y en el hablar, es un ‘volado’ que se estaría jugando el mandatario federal, que cuando caiga la moneda él será el perdedor si no se deshace de él, pese al cierre de filas de otros consejeros que, como se ve, piensan que el racismo y la discriminación bien caben en la pluralidad democrática. Sería otra pesada piedra en el morral de Peña Nieto.

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Se valora la renuncia de Córdova?

Archivado bajo ¿Se valora la renuncia de Córdova?

Los comentarios están cerrados.