La oda de Peña sonó a destape

PAULINO CÁRDENAS 

El presidente Enrique Peña Nieto encendió la mecha entre los priístas al declarar ante un influyente grupo de empresarios encabezados por Carlos Slim, que la mayoría que logró el PRI en los comicios del pasado 7 de junio, fue por los avances en el desarrollo económico. Dijo el jefe del Ejecutivo federal que el triunfo de su partido, con la ayuda del Partido Verde y Nueva Alianza, para mantener la mayoría en la Cámara de Diputados, obedeció principalmente a ese factor. Y quien se encarga de ese rubro es el vilipendiado Luis Videgaray Caso. ¿Esa declaración fue un simple espaldarazo? ¿Un vil destape superanticipado? ¿Una ‘pantalla’ para aquietar ánimos?

Para la clase política -sobre todo para los del Revolucionario Institucional-, esa oda al titular de Hacienda por parte de su jefe, aunque sin mencionarlo por su nombre, fue un claro destape, quien sería su ‘delfín’ para contender en 2018 como candidato de su partido por la presidencia de la República. Aunque algunos no lo entendieron así, a otros ‘suspirantes’  del gabinete los dejó fríos, de por sí deprimidos porque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, acababa de leerles la cartilla al decirles que no comieran ansias, que no eran los tiempos todavía de adelantarse para la carrera presidencial.

De hecho les puso el grillete y un esparadrapo en la boca para no alocarse con autodestapes ni insinuaciones siquiera, como sucedió con la bola de desesperados de la oposición que se apresuraron a manifestar sus ansias de ‘quieeero’, algunos con pocos méritos o sin ellos, para que la ciudadanía los empiece a tomar en cuenta. Quienes comenzaron con el desorden fueron Andrés Manuel López Obrador, Margarita Zavala, Miguel Ángel Mancera, el propio Jaime Rodríguez alias El Bronco y el científico Rodolfo Neri Vela. Le siguieron Rafael Moreno Valle y Manuel Velasco.

En el salón principal del Centro Libanés, en donde también estuvieron gentes del espectáculo y de la política, Peña Nieto contó: “Cuando me preguntan, ‘oiga, a su partido le fue muy bien en la elección que tuvo lugar el pasado 7 de junio’. A su partido y los partidos aliados, que han acompañado este esfuerzo del gobierno, esta agenda transformadora, lograron lo que no ocurría desde 1991, mantener una mayoría en la Cámara de Diputados’.

“Sí, es cierto. Y creo que mucho lo explica el que la sociedad está advirtiendo y entendiendo los avances que está habiendo en el desarrollo de nuestra economía. Así lo explica el nivel de empleo, la tasa baja en desocupación, el mayor consumo que está habiendo en nuestro mercado interno. En qué se traduce esto, en que la población está teniendo ingresos que les están permitiendo adquirir mayor número de bienes y servicios, que les está rindiendo de mejor manera su ingreso”.

En materia de empleos quiso comparar a su administración con la del panista Felipe Calderón: Dijo: “En los 30 primeros meses de la administración pasada, no sólo no se habían incrementado empleos, sino se habían reducido y se habían perdido, ya con los efectos de la crisis global, seguramente, de 2008, 113 mil puestos de trabajo. Si nos fuéramos más atrás todavía, con la administración de 2000 se habían perdido, en los primeros 30 meses, medio millón de empleos, lo cual resulta alentador que a 30 meses de distancia, las medidas y políticas que hemos implementado, hoy nos permitan tener más de un millón 300 mil empleos”.

Después de esas cuentas alegres, Jorge Antonio Serio, presidente del Centro Libanés, reiteró el respaldo de la comunidad de casi 500 mil mexicano-libaneses a las acciones del gobierno federal. Dijo: “Sabemos del esfuerzo enorme que usted realiza al frente de este país”. Añadió: “Nosotros, los mexicanos de ascendencia libanesa, al igual que usted, deseamos que impere la ley, pero no la ley de la selva, en la que unos cuantos escondidos en la impunidad y en el anonimato tienen secuestrado a nuestro querido México”.

Y dijo más: “Queremos, como usted, que regrese el México que podamos transitar libremente sin temor de asaltarnos, secuestrarnos o asesinarnos. Un México seguro para nuestros hijos y para todas nuestras familias”. Lo que muchos interpretaron de lo que puntualmente señaló Jorge Antonio Serio, fue: ¿De qué sirve estar supuestamente bien en el aspecto económico sin en materia de seguridad las cosas andan muy mal? Por un lado, políticamente la exaltación que hizo de los logros que según su visión ha tenido la economía, causó revuelo porque fue una oda a quien es responsable de ese rubro: Luis Videgaray Caso.

Pero por otro lado, lo que señaló el presidente del Centro Libanés dejó frío a quien lleva la responsabilidad de la seguridad que es alto miembro del gabinete señalado como otro de los delfines de Peña Nieto para sucederlo en 2018: Miguel Ángel Osorio Chong, quien sin duda desde que su jefe hizo esa exaltación pública del tema económico, no ha podido conciliar el sueño bien a bien. Fue el secretario de Gobernación quien, en la víspera de lo que pareció el destape de Videgaray por parte de Peña Nieto, paradójicamente fue mandado a decirle a los miembros del primer equipo presidencial -que en su fueron interno aspiraban autodestaparse como lo habían hecho varios desesperados de la oposición-, que no comieran ansias; que todo sería conforme a los tiempos políticos debidos.

Sin embargo, el presidente Peña Nieto al dar por hecho que los logros en la economía ya están a la vista sin que en realidad se vislumbre un panorama tangible, el caso es que a partir de esa declaración, hizo subir los bonos de Videgay Caso como aspirante real a suceder a su jefe, y a Peña Nieto le han empezado a preguntar si de veras tiene favorito desde ahora para 2018, y él esquiva con sonrisas pícaras la respuesta. Se dice que ha comentado que descarta que la efervescencia pueda afectar la gobernabilidad del país o robarle reflectores en la segunda mitad de su mandato.

Señaló que la atención debe estar en el quehacer del gobierno. Del PRI y la sucesión en la militancia priísta dice que todavía es muy temprano y que será muy respetuoso de las decisiones que tome su partido. ‘¿Pero tiene un favorito?’, le insisten en preguntar a Peña Nieto. Todo lo tendrá que resolver el partido, dice sonriente. No se anima a hacer más comentarios. Pero de que prendió la mecha política en el PRI, la prendió.

Anuncios

Comentarios desactivados en La oda de Peña sonó a destape

Archivado bajo La oda de Peña sonó a destape

Los comentarios están cerrados.