Que Hacienda recorte excesos

PAULINO CÁRDENAS

Se da por hecho que el Jefe del Ejecutivo federal va a volver a imponer su ley otra vez en la Cámara de Diputados en el tema del llamado Presupuesto Base Cero, por la mayoría que tendrá su partido con los votos de sus satélites en la próxima Legislatura. Desde ahora se está comenzando a discutir en San Lázaro si habrá la eliminación o modificación de programas con bajo impacto en los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo; si se aprueba la fusión de aquellos donde se ha detectado duplicidad; si se resectorizan algunos de ellos o si se fortalecen los que a juicio del gobierno son prioritarios para el desarrollo.

La causa del recorte que viene es que no se vislumbra la recuperación del precio del petróleo a nivel internacional. Y pese al handicap que llevará Peña Nieto ante los partidos de oposición a la hora de que se envíe a San Lázaro la propuesta presidencial para saber qué deberá sacrificarse y que no, éstos  querrán, entre tras cosas, que Hacienda recorte los excesos del gasto del Gobierno y de los gobernadores. O al menos eso es lo que habrán de manejar en la Cámara baja para presionar a los priístas y sus adláteres, a ver qué raja sacan.

El famoso Presupuesto Base Cero (PBC) a nadie acaba de convencer porque para implementarlo, dicen los expertos, se requiere de un análisis profundo del costo-beneficio de cada programa, para determinar aquellos que tengan mayor y mejor impacto sobre la sociedad. De ahí que se avizoran discusiones fuertes entre panistas y perredistas contra priístas sobre ese tema.

Un tema que será motivo de ello de inicio, son los criterios para determinar cuáles son los gastos superfluos del Gobierno federal que habría que eliminar, porque cada partido traerá su lista sobre los que Hacienda debería recortar para el ejercicio presupuestal 2016, los que sin duda discreparán con los que para el Gobierno federal serían prioridad, y por ende, intocables. El propio Centro de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados reconoce que lograr un Presupuesto como lo plantea el gobierno peñanietista, presentará importantes retos a la hora de los debates y que su armado tendrá dificultades.

Advierte el mencionado Centro que “específicamente, es difícil su implementación”, ya que para su elaboración requiere gran cantidad de tiempo y de papeleo y que si bien el presupuesto vigente depende mucho del de años anteriores o es muy rígido, el mencionado Presupuesto Base Cero podría ser poco efectivo en la reducción del gasto, opinan especialistas. Al final de cuentas, añaden, dicho Presupuesto de 2016 quizá no logre tener realmente una base cero y acabe siendo una reingeniería del gasto que puede arrastrar vicios de años anteriores.

Por lo pronto ayer Hacienda entregó a la Cámara baja el catálogo de programas presupuestarios para el próximo año con los rubros que sobrevivieron al análisis y recorte de las autoridades, aunque no se revelaron los montos por programa ya que éstos se conocerán, dicen, hasta septiembre próximo, cuando se de a conocer el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación. Pero el gran pleito, si es que va en serio la advertencia de la oposición -PAN y PRD-, será la eliminación de los gastos superfluos del Gobierno federal.

El pasado 20 de marzo, durante la 78 Convención Bancaria, el Primer Mandatario aseguró que el presupuesto gubernamental ya no corresponde a las necesidades del México actual. Había dicho que el próximo año habría un rediseño del presupuesto federal, así como una modernización de la administración pública federal. Indicó que para 2016 se haría un rediseño integral del Presupuesto de Egresos.

De hecho, aseguró, el proyecto de presupuesto del próximo año se construirá desde cero, lo que implicará una revisión a fondo, en lugar de una mera modificación inercial como ha ocurrido desde hace más de una década. “Esta evolución presupuestal necesariamente irá acompañada de una evolución de la administración pública federal”, dijo.

Desde entonces instruyó a todos los integrantes del Gabinete para que realizaran un análisis profundo de sus dependencias, con el fin de evitar duplicidades y encontrar áreas de oportunidad. “También dentro del Gobierno habremos de romper inercias y paradigmas. Vamos a cambiar y ajustar políticas públicas, programas gubernamentales que ya no corresponden a la realidad del país, ni a las nuevas demandas de la sociedad”, había advertido. “Se trata justamente de construir el Gobierno que merecen los mexicanos, un Gobierno renovado, moderno, más eficiente y capaz de hacer más con menos”, señaló.

Para ciertos analistas es complicado dar cuerpo a un Presupuesto Base Cero, porque existen las obligaciones irrenunciables que tiene el Gobierno como las nóminas de maestros y médicos. Es una nómina comprometida, lo mismo sucede con las obligaciones financieras del costo de la deuda y el gasto administrativo de renta. Son gastos que forman parte del costo fijo y partir de allí se puede decidir dónde se puede reducir, dónde se debe incrementar. Si este ejercicio es el que está haciendo el Gobierno, es adecuado; pero si no lo está haciendo, y simplemente se va a reducir parejo, entonces simplemente se cambia el nombre del presupuesto, pero seguiría siendo inercial.

De cualquier modo, el manejo de la baraja la tendrá el PRI con el Verde Ecologista y el Panal en la Cámara de Diputados, de manera que el Ejecutivo Federal podrá instrumentar a su gusto y a su modo el proyecto de presupuesto 2016, a partir de base cero o no. A final de cuentas el presupuesto lo hace la Secretaría de Hacienda, cuyo titular, Luis Videgaray Caso, el presidente Peña Nieto le tiene toda la confianza del mundo. Una muestra fue el cuasi destape que hizo del funcionario hace unos días, que dejó sin aliento a muchos soñadores.

Sobre el  el tema del llamado Presupuesto Base Cero, que se discutirá en la próxima Legislatura, desde ahora han comenzando los dimes y diretes. No es más que el inicio del ruido que se irá intensificando conforme se acerquen las fechas en que hayan que discutirse, analizarse y aprobarse el Presupuesto de Egresos 2016. Una de las banderas de la oposición, empezando por Morena y su dueño, es que a causa de ese recorte, habrá inminentes despidos. Bajo ese nuevo esquema de apretarse el cinturón, habrá, políticamente, perdedores y ganadores. Pero muchos, millones de mexicanos, serían los que más perderían en ese delicado tema que se avecina.

Anuncios

Comentarios desactivados en Que Hacienda recorte excesos

Archivado bajo Que Hacienda recorte excesos

Los comentarios están cerrados.