Reforma energética incidirá en agro

PAULINO CÁRDENAS

Más de 2 millones de hectáreas de tierras ejidales y comunales serán ‘rentadas’ para la exploración y explotación de hidrocarburos, bajo el nuevo esquema que contempla la reforma energética. Las rondas Cero y Uno tendrían trabajos en 2,570 núcleos agrarios, distribuidos en 2 millones 041,631 hectáreas; la mayor parte se localiza en Veracruz, Tabasco y Coahuila.

La ronda Cero se refiere a las áreas donde Pemex solicitó quedarse en exclusiva para sostener la plataforma de producción de México, antes de que el Gobierno lanzara la primera licitación de zonas donde la iniciativa privada participará. Ese proceso inició en marzo del año pasado cuando la empresa mexicana presentó su propuesta a la Secretaría de Energía (Sener).

La ronda Uno es la etapa en la que quedarían definidas las primeras zonas donde la iniciativa privada entrará a la producción de crudo, ya sea en alianza con Pemex a través de los contratos de producción y utilidad compartida, o las licencias que permitirán a los privados ir solos en cada proyecto de exploración y explotación de hidrocarburos.

Una vez concretado ambos procesos, el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Raíces Nacionales (Indaabin) trabaja en una metodología para establecer un tabulador sobre las tarifas de arrendamiento de los predios que serán explorados y explotados en las rondas Cero y Uno.

De acuerdo con César Cantú, valuador asociado al Indaabin, con la reforma energética, no habrá expropiación de las tierras: “Hay renta en uso, se realiza este proceso de renta porque la nación lo requiere, se le paga al propietario un valor justo y se establece una ocupación temporal”.

De acuerdo con información de El Economista, al respecto, el senador del PAN, Francisco García Cabeza de Vaca, miembro de la Comisión de Energía en el Senado, comentó que una vez que  la Comisión Nacional de Hidrocarburos licitara las áreas correspondientes a las rondas Cero y Uno comenzaría el proceso de negociación entre los tenedores de la tierra y las empresas participantes.

Los avalúos se estarían realizando sólo a petición de los propietarios de los predios, y pueden ser tanto en el Indaabin como con otros valuadores. A su vez, las empresas pueden hacer otro avalúo y si existe una diferencia de 15 por ciento entre ambos, la Secretaría de Energía (Sener) hace un promedio del valor de la tierra en cuestión.

En caso de que en 30 días no haya acuerdo entre ambas partes (dueño de la tierra y empresa), la Sener solicitará a la Sedatu que se establezca “una servidumbre de paso”, esto es, cuando un predio se encuentra en medio de otros sin dar acceso.

Según información de la Sener, las rondas Cero y Uno tendrían trabajos en 2,570 núcleos agrarios, distribuidos en 2 millones 041,631 hectáreas; la mayor parte en Veracruz, Tabasco y Coahuila.

En la Ronda Cero están consideradas 4.8 millones de hectáreas de 142 municipios de 11 estados: Campeche, Chiapas, Coahuila, Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

Sin embargo, sólo 1 millón 600,000 hectáreas son de superficie ejidal o comunal. La mayoría de los ejidatarios está en Veracruz (900,000 hectáreas) y Tabasco (500,000), según cifras de la Sener.

La Ronda Uno abrirá a la inversión privada, nacional o extranjera, los recursos de hidrocarburos no considerados en la Ronda Cero, a través de licitaciones que iniciarían en 2015. En estas licitaciones podrá participar solo Pemex o en asociación con otras empresas.

En esta etapa están contempladas 1 millón 100,000 hectáreas de 68 municipios de ocho entidades: Campeche, Chiapas, Coahuila, Hidalgo, Puebla, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz. No obstante, sólo 441,631 hectáreas son de propiedad social. La mayor parte está en Veracruz (317,000 hectáreas) y Coahuila (62,000).

Es la Cuenca de Burgos la región que despierta uno de los mayores atractivos en la reforma fiscal, ya que en la zona se detonaría una derrama económica por hasta 64,000 millones de dólares al 2020. La Cuenca de Burgos abarca 12 municipios de Tamaulipas, 10 de Nuevo León y 12 de Coahuila.

Lo que habrá que ver es si, aún con la salvedad de que las tierras ejidales serán solo para renta dentro de los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos, esta disposición se respeta con el tiempo, ya que el Gobierno federal podría decretar su expropiación anteponiendo como razón la utilidad pública.

Se considera causa de utilidad pública, y en consecuencia, objeto de expropiación por causa de utilidad pública, todas las fuentes de riqueza y de trabajo existentes, en este caso en territorio donde se juzgue necesario para los proyectos de la reforma energética.

Lo otro que habrá que ver es si con dicha reforma se empiezan a cumplir las metas de elevar la producción de México hasta los 3 millones de barriles diarios hacia 2018.

Por lo pronto el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Raíces Nacionales trabaja en una metodología para establecer un tabulador sobre las tarifas de arrendamiento de los predios que serán explorados y explotados en las rondas Cero y Uno.

Anuncios

Comentarios desactivados en Reforma energética incidirá en agro

Archivado bajo Reforma energetica incidirá en agro

Los comentarios están cerrados.