Narco aplica espionaje al gobierno

PAULINO CÁRDENAS

Cada gobierno en turno gusta de espiar y fisgonear en asuntos personales, interceptar correos electrónicos o escuchar comunicaciones telefónicas privadas a muchos grupos que considera hostiles, potencialmente peligrosos o que poseen información privilegiada o estratégica. Todo en aras, supuestamente, de la seguridad nacional. Tienen checado a medio mundo, pero en mucho menor grado a las bandas criminales que son de las que deberían saber cada movimiento y planes, de manera anticipada. Pero no. Más bien es al revés.

En Tamaulipas descubrieron por segunda ocasión en este año un Big Brother del narco que vigilaba los movimientos del Ejército, Marina y fuerzas federales y estatales. No deben ser las únicas en el país. De esa manera el crimen sabe a qué atenerse contra el acoso federal. E incluso de esa manera planean sus emboscadas los cárteles o se anticipan a operaciones federales como sucedió con el Cártel Jalisco Nueva Generación el 1 de mayo pasado.

Esas redes de espionaje descubiertas en Reynosa cubrían por lo menos 52 puntos estratégicos, los cuales estaban ubicados frente a instalaciones de la Octava Zona Militar, Marina, PGR y Fuerza Tamaulipas; eran cámaras de video colocadas en postes de CFE y Telmex. Sin duda en varias entidades del país tienen esas redes los grupos criminales para saber los pasos de las fuerzas que podrían ir sobre ellos. Se anticipan a los hechos.

Fue el caso del Cártel Jalisco Nueva Generación, cuyo líder Nemesio Oseguera Cervantes alias El Mencho, supo, con lujo de detalles y anticipadamente, los pasos que iba a dar el Gobierno federal con la Operación Jalisco el primero de mayo de este año. Tan estuvo preparado a tiempo que ordenó disponer vigilancia en las zonas por las que pasarían los helicópteros militares que iban de avanzada en esa misión. Uno de ellos, como se sabe, fue derribado por una lanzacohetes con un saldo de 9 muertos.

Otro caso fue el de un helicóptero Black Hawk de la Marina que fue atacado el pasado 5 de julio con balas de grueso calibre cuando realizaba un patrullaje al sur de Nuevo Laredo, Tamaulipas, muriendo seis civiles cuando los marinos repelieron la agresión. No se dijo de que grupo criminal pero se infiere que fue uno de los varios que se disputan la plaza, entre ellos Los Zetas y el Cártel del Golfo, con sus respectivas células ramificadas por zonas que son alrededor de doce por banda criminal.

Los gobierno mexicanos en turno siempre han gustado de espiar a grupos políticos, organizaciones de la disidencia y grupos que consideran estratégicos entre ellos algunos periodistas, pero las áreas de inteligencia y de seguridad nacional -Cisen, Policía Federal, Ejército, Marina y gobiernos estatales- se ocupan de todo pero no prioritariamente de vigilar los movimientos de los cárteles de la droga y de las bandas criminales. Esa es la percepción.

Hay la creencia generalizada de que las áreas de inteligencia y de espionaje del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) ni la oficina de ciberseguridad de la Policía Federal, están debidamente coordinadas con las del Ejército y de la Armada para detectar de manera anticipada acciones de los grupos criminales organizados. Han sido muy lamentables los casos de los ataques a comandos del Ejército, de la Marina y Policía Federal y estatales que son emboscados por grupos criminales, pudiendo evitarse si hubiese esa alerta permanente derivada de un espionaje eficiente coordinado con inteligencia de seguridad.

En términos generales los países realizan tareas de espionaje a diversos temas y personajes dependiendo su importancia y su valor para efectos de seguridad nacional o para enterarse de los ambientes que prevalecen sobre tal o cual tema. Pero no se limitan solo a asuntos como el terrorismo y la seguridad, sino también contemplan temas como el petróleo y la economía, según el periodista Glenn Greenwald, a quien Snowden entregó informes secretos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Como fue público en su momento, esta agencia espió en 2012 al entonces candidato Enrique Peña Nieto y nueve de sus asesores, se agregaron pruebas de que Estados Unidos también espió en 2010 al presidente Felipe Calderón y miembros de su gabinete. Los documentos difundidos de la NSA apuntan a que el espionaje iba a continuar de forma aún más “agresiva” sobre los funcionarios mexicanos, y el semanario alemán Der Spiegel sugirió que el espionaje seguía en marcha.

En teoría el gobierno mexicano anunció que exigiría una explicación al gobierno de Washington, pero después nada se supo. Barack Obama declaró en su momento que pediría a la Agencia de Seguridad Nacional moderación y juicio en sus tareas de espionaje. Se da por hecho que hasta la fecha no hay funcionario de alto nivel en México que esté fuera del alcance de las estrategias de vigilancia del gobierno vecino.

Pero el gobierno mexicano hace lo propio dentro del país. Una nota publicada en El Universal señala que piratas informáticos hackearon a la empresa de espionaje Hacking Team, con sede en Milán, lo que dejó al descubierto varios archivos en los que se evidencia que México es uno de sus clientes. Entre los datos filtrados hay listas de compradores del servicio, facturas y comunicaciones a través de correos electrónicos.

Destaca un recibo de este 2015 del Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (CISEN), que depende de la Secretaría de Gobernación, por un valor de compra de 200,000 euros. Otros clientes son: la Marina, Pemex y los gobiernos del Distrito Federal, Baja California y Yucatán. Habrá funcionarios y gobernadores que negarán saber de qué les hablan. Majes no son.

El programa de origen italiano que comercializa Hacking Team se llama Da Vinci, el cual, según la empresa, es capaz de desencriptar todas la comunicaciones de los “objetivos”, yendo más allá del monitoreo tradicional que ya realizan los gobiernos, y siendo capaces de hackear todos los sistemas de protección. ¿Pero al narco quién lo vigila con tal eficiencia?

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Narco aplica espionaje al gobierno

Archivado bajo Narco aplica espionaje al gobierno

Los comentarios están cerrados.