¿Murió El Chapo en su celda?

PAULINO CÁRDENAS

Ante la hipótesis no demostrada por parte del gobierno de que El Chapo pudo haberse fugado de la cárcel de Almoloya por un túnel, ha surgido la versión de que el capo sinaloense pudo haber muerto en su celda la noche del 11 de julio pasado. Teodoro García Simental alias el Teo, uno de los principales líderes y operadores del cártel de Sinaloa en Tijuana, que ocupa la celda número 3 en la misma área de criminales peligrosos donde estaba Joaquín Guzmán Loera, presuntamente dijo que esa noche corrió la voz de que “había fallecido” en su celda el capo sinaloense.

La historia que contó el Teo podría contradecir el argumento oficial de que El Chapo habría escapado por un túnel. Peritos y ministerios públicos de la PGR que estuvieron en el penal del Altiplano el 12 de julio para iniciar las primeras pesquisas sobre la segunda “fuga” del líder del cártel de Sinaloa, interrogaron a varios custodios y presos del área de Tratamientos Especiales del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) No.1 El Altiplano, entre ellos a Teodoro García Simental.

La historia que cuenta podría tener una interpretación: que Guzmán Loera salió, no por el túnel de un kilómetro y medio de largo que daba a una casa en obra negra, sino por la puerta principal, pero muerto. “A las veintiuna treinta horas aproximadamente”, contó el Teo, “nos gritaron del otro pasillo que el señor Joaquín Guzmán Loera no respondía y le estaban hablando, por lo cual suponían le había pasado algo respecto a la salud, y estaban pegándole todos a las puertas para que los oficiales fueran a ver”.

El Teo dijo a la PGR que a las diez de las noche llegaron más funcionarios, cerca de 20. “…estaban haciendo maniobras, desconociendo que era lo que hacían, he hicieron una especie de valla los oficiales para que no observáramos nosotros hacia el pasillo dos estancia veinte, ya que varias estancias del pasillo uno son de puerta de reja, donde se puede acercar a la reja y se puede observar hacia el otro pasillo”.

Minutos después “nos dijeron que Joaquín Guzmán Loera había fallecido”, reveló el narcotraficante a la PGR.

Señaló que a los internos de Tratamientos Especiales se les hizo raro que nunca llegó personal del equipo médico y que los oficiales se quedaron ahí como hasta las doce de la noche. Fue entonces que los presos, muchos de los cuales tienen televisión según permite el reglamento, se enteraron que Joaquín Guzmán Loera se había fugado.

En el expediente de la fuga, al que muy pocos medios tuvieron acceso, custodios declararon a la PGR que cuando pasadas las 21:30 horas fueron a verificar si Guzmán Loera estaba o no en su celda, 38 minutos después de que desapareció de la vista de la cámara de seguridad que lo vigilaba, vieron que sobre la cama del Chapo había un bulto a lo largo de toda la cama, bajo el cobertor, como dando a entender que parecía que alguien pudiera estar acostado ahí. En la descripción que hacen nunca señalan que alguien haya levantado la cobija para ver qué había ahí.

Los hechos narrados por el Teo a la PGR abren la posibilidad que cuando los funcionarios hicieron la valla para bloquear la vista a los internos pudieron haber sacado a Guzmán Loera de su celda y él no habría tomado el riesgo de usar el túnel de más de 1.5 kilómetros de largo y arriesgarse a no terminar su recorrido. Esa es una hipótesis. Otra es que haya salido por la puerta principal, pero muerto.

Por eso es que el gobierno de Peña Nieto debería informar con veracidad lo que realmente ocurrió antes, durante y después de la desaparición del capo de a cárcel del Altiplano ubicada en Almoloya, estado de México. Entre más tiempo transcurra en que se diga la verdad, más evidencia de que esa desaparición o fue pactada o encierra el misterio de que El Chapo pudo haber muerto y sacado con sigilo del penal.

Para sostener su propia hipótesis de que el capo escapó por un túnel, el marte 14 de julio las autoridades permitieron que camarógrafos de noticieros entraran a la casa en construcción donde comenzaba -o terminaba- el túnel, e incluso permitieron tomas de una motocicleta por donde dizque se habría dirigido kilómetro y medio hacia el inmueble en obra negra, después de haber bajado por el baño de su celda.

Hubo la entrega a los medios de un video en donde se ven escenas de un supuesto Chapo que caminaba hacia la regadera en donde había un hoyo que supuestamente era un foso que conducía al famoso túnel. Todo parece una puesta en escena deliberada, como estilaba hacerlo Genaro García Luna con sus montajes para la televisión, como fue el caso de la joven francesa Florence Cassez.

Desde el mismo lunes 13 en la noche, luego de su regreso de Francia, el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong defendió la forma en que el gobierno estaba llevando el caso diciendo que los penales mexicanos tienen los mismos estándares de seguridad que los de Estados Unidos.

Dijo que el penal de Almoloya “cuenta con bardas perimetrales, aduanas peatonales y vehiculares; torres de vigilancia internas y externas, además de 26 filtros entre puertas y controles desde el área de aduana hasta la de tratamientos especiales”.

Añadió Osorio Chong. “En el exterior de este penal desde hace un año y medio existe un operativo de vigilancia adicional del Ejército Mexicano y de la Policía Federal”. ¿Luego entonces? ¿De que sirvió tanto cuidado? El caso es que la hipótesis de la ‘fuga’ nadie la cree. Más bien habría sido un escape arreglado o, como señala la última hipótesis, que pudo haber salido por la puerta principal, pero muerto.

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Murió El Chapo en su celda?

Archivado bajo ¿Murió El Chapo en su celda?

Los comentarios están cerrados.