PRI y oposición discuten por crimen

PAULINO CÁRDENAS

Desde ahora se da por hecho que el PRI y el Partido Verde se opondrán en el Congreso a que le hagan juicio político al gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, como propone el PRD. Ni siquiera aceptarán la solicitud del partido del sol azteca que junto con el PAN, PT y MC, los crímenes del periodista Rubén Espinosa, Nadia Vera y tres mujeres más sean atraídos por la PGR.

El paquete de las indagatorias se lo dejaron al jefe del gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, y más específicamente su procurador de Justicia, Rodolfo Ríos Garza. Refirió el fiscal capitalino que de acuerdo con las investigaciones, en el homicidio de las cuatro mujeres y un hombre se utilizó la misma arma de fuego, la cual no se encuentra relacionada con ningún otro hecho delictivo y en el lugar se hallaron cinco casquillos.

Se duda que ese múltiple crimen -donde hubo tortura, violación y tiro de gracia en un departamento de la colonia Narvarte capitalina-, llegue a ser solucionado. La falta de credibilidad es el factor. Ya comenzaron las sospechas porque, a unas cuantas horas de los hechos, ya fue detenido uno de los tres supuestos criminales. Y dizque ya confesó. Muy sospechosa la eficiencia que en otros casos no se ha visto. Y menos con tal rapidez.

Falta por detener a otros dos que se supone intervinieron en los asesinatos de la colonia Narvarte. Como van las cosas, lo más probables es que sean ‘presuntos culpables’ que pronto saldrían libres por falta de ‘méritos’. Lo que busca Mancera es deshacerse cuanto antes del grave compromiso que le echaron a cuestas. Por lo pronto el asunto judicial pasó a ser de debate político entre el PRI y su satélite el Verde, con los partidos de oposición.

Comenzaron a echarse en cara quiénes tienen la culpa de la crisis de derechos humanos, de criminalidad que hay en el país, de impunidad, además de criticar a las autoridades del DF por señalar a priori que el móvil había sido el robo, cuando tenían un crimen de un periodista en circunstancias agravadas de ejecución, junto con los crímenes de las otro cuatro mujeres, una de ellas violada.

“El asesinato de Rubén Espinosa es un problema político y también judicial. Es un tema político y una prueba de la crisis de derechos humanos”, sentenció el senador del PAN, Roberto Gil Zuarth, presidente de la Comisión de Justicia. “No es un tema del Distrito Federal” sino del Gobierno de Veracruz y de toda la federación porque los crímenes contra periodistas se han convertido “en un asunto del Estado mexicano”.

El PRD solicitará al Congreso que se inicie juicio político contra el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, por el clima de violencia que prevalece en ese estado de la República, en donde se ha cometido 14 ejecuciones de periodistas mas otro que no aparece. Se sospecha que la mano de su gobierno está detrás de esos crímenes. enjuicien.

El propio mandatario recomendó a los periodistas que ‘se porten bien’ sugiriendo, sin sustento alguno, que algunos podrían tener vínculos con el narco. Además, ha dicho saber quiénes están detrás de esos crímenes, pero no hace nada para impedirlo. Eso implica complicidad. Y mientras la Federación tampoco ordene una investigación, la impunidad seguirá.

El diputado Fernando Belaunzarán Méndez anuncio el pasado miércoles en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, que el Partido de la Revolución Democrática estudia presentar una demanda de juicio político contra el gobernador de Veracruz.

Recordó que desde 2000 a la fecha han sido asesinados 16 periodistas en Veracruz, once de ellos lo han sido en los cuatro años del gobierno de Javier Duarte, quien fue herencia política de Fidel Herrera Beltrán que lo antecedió; otro gobernador que también ha sido señalado con presuntos vínculos con el narco.

En la colaboración que publicamos ayer en este mismo espacio, señalábamos que en un reporte del sitio estadounidense InfoWarms, firmado por el periodista de investigación, Wayne Madsen, señalaba que a finales de junio de 2011 hubo una reunión secreta de una veintena de gobernadores mexicanos con Joaquín El Chapo Guzmán, en un lujoso hotel de Mazatlán aprovechando una supuesta reunión de la Conago en tiempos de Calderón.

Señala Madsen que los datos puntuales se los dio un informante -que por razones de seguridad conservó su nombre en el anonimato supuestamente del gobierno federal-, quien le contó que al llegar al hotel se sorprendió por la cantidad de policías federales que se encontraban en el lujoso resort Pueblo Bonito Emerald Bay en Mazatlán, portando rifles AK-74 conocidos como “cuerno de chivo” y varias camionetas Hummer color negro a la entrada.

Le manifestó que entre los mandatarios estatales mexicanos que se reunieron con el capo sinaloense, estaba el de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa. Se asegura que fue para agradecer a su ‘mecenas’ las inversiones que, entre otras cosas, había hecho en materia turística con la construcción de hoteles no solo en Veracruz sino en otros destinos turísticos como Sinaloa, Campeche y Quintana Roo.

Por lo pronto la exigencia porque se aclaren los asesinatos del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril y de la activista Nadia Vera Pérez -ambos radicaban en Xalapa la capital de Veracruz y quienes culparon en su momento al gobernador por si algo les pasaba- así como el de otras tres mujeres que fueron ultimadas el mismo viernes por la noche en el DF a donde huyeron, se multiplica en todo el país; incluso en el extranjero claman por lo mismo.

La mira está puesta en el gobernador Javier Duarte de Ochoa a quien la oposición quiere llevar a juicio político, en tanto el PRI y el Verde buscan que ni siquiera comparezca ante la Comisión de Justicia ni que sea citado por la PGR. El partido en el poder empieza a tender alrededor del mandatario veracruzano el sagrado manto de la impunidad. Ese asunto será una papa caliente para Manlio Fabio Beltrones si llega a la dirigencia del PRI.

Anuncios

Comentarios desactivados en PRI y oposición discuten por crimen

Archivado bajo PRI y oposición discuten por crimen

Los comentarios están cerrados.