Matan a líder que buscaba a los 43

PAULINO CÁRDENAS

En México sigue azotando la violencia de bandas criminales. El pasado sábado fue ejecutado el líder de un grupo de autodefensas en Guerrero que se había impuesto la tarea de buscar a los 43 estudiantes normalistas que sufrieron desaparición forzada el noche del 26 de septiembre del año pasado y que luego desaparecieron. Su nombre, Miguel Ángel Jiménez Blanco. Fue encontrado con un balazo en la cabeza en el taxi de su propiedad. Tenía 45 años, esposa y tres hijos. ¿Habría encontrado algo en su búsqueda?

Ayudó a cientos de personas en su afán de hallar a sus parientes desaparecidos. Fue el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, lo que arrojó luz sobre los casos de otras miles de personas desaparecidas en este estado plagado por la violencia de bandas criminales. El cuerpo de Jiménez Blanco apareció en el asiento del conductor en el taxi del que era propietario. El vehículo estaba estacionado en la carretera que conecta a la Ciudad de México con el turístico puerto de Acapulco, a la altura del poblado de Xaltianguis.

A raíz de los hechos de Ayotzinapa e indignado por la ineficiencia, ineficacia, inoperancia por corrupción o colusión de las autoridades, había dedicado parte de su tiempo, junto con su esposa, a ayudar a la búsqueda de los estudiantes desaparecidos. Jiménez Blanco recorría regularmente los cerros de Guerrero cavando en busca de cuerpos y buscando pistas. Desde que el grupo empezó sus trabajos, se encontraron 129 cuerpos que han sido entregados a las autoridades para su identificación.

El líder de ese grupo de autodefensas señaló que, después del caso de Ayotzinapa, 300 familias se acercaron para decir que también tenían familiares desaparecidos. Creó un grupo llamado “Los otros desaparecidos de Iguala”. Este grupo está integrado en su mayor parte por mujeres que se encuentran cada domingo para buscar los restos de sus seres queridos que desaparecieron y no han sido hallados.

La búsqueda la han hecho en los alrededores de Iguala, en los cerros, en las cañadas, en parajes alejados de todo donde han encontrado fosas clandestinas. En varias entrevistas que le hicieron señaló que los cerros alrededor de Iguala son un cementerio. Los padres de los estudiantes desaparecidos, igual que millones de mexicanos, nunca han aceptado la ‘verdad histórica’ del gobierno de que los 43 normalistas murieron a manos de criminales que actuaron bajo las órdenes de la policía local corrupta.

Jiménez Blanco tampoco lo creía. Rechazaba la versión oficial sobre lo sucedido. Según esta versión, los cuerpos fueron quemados y los restos arrojados a un río. El líder de la búsqueda que fue ultimado el sábado de un tiro en la cabeza en el taxi de su propiedad, en 2013 fundó en Xaltianguis un grupo de autodefensas ante el acoso de narcotraficantes.

Ese grupo de autodefensas pertenecía a la organización de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero, (Upoeg), de la policía comunitaria. Jiménez encabezó una comisión de esa organización para la búsqueda de los 43 estudiantes de la escuela rural para maestros de la comunidad de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

La Upoeg surgió como una iniciativa que se replicó en el vecino estado de Michoacán, bastión del cártel Los Caballeros Templarios, señalados como responsables de extorsiones, secuestros y asesinatos; operaba no solo en aquel estado sino también en varias regiones de Guerrero. Tras la detención y abatimiento de los cabecillas de ese cártel, el gobierno federal decidió disolver las autodefensas en mayo de 2014 para que sus miembros pasaran a formar parte de un nuevo cuerpo oficial de policía rural.

La ejecución de Miguel Ángel Jiménez Blanco vendrá sin duda a remover mucho del resquemor que tienen los padres de los normalistas desaparecidos contra el gobierno. Bajo la consigna de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, han pregonado su indignación y dolor por todo el país e incluso en otras latitudes del extranjero. Una de las historias que se cuentan que pudo haber sucedido fue que hubo dos ataques a los estudiantes por parte de los policías municipales.

Ellos se habrían llevado a los 43 desaparecidos, entre los cuales habían algunos heridos, hacia algún cerro donde los hicieron caminar para luego asesinarlos y enterrarlos en fosas clandestinas. Se habla de que pudieron haber sido incinerados. Otra versión habla de que pudieron haber sido divididos en dos grupos y conducidos en vehículos, uno camino a uno de los cerros en los alrededores de Iguala y otro a un lugar desconocido en donde pudieron haber sido entregados al cártel Guerreros Unidos quienes los habrían ultimado y tirados a un río.

Como sea, el caso sigue en veremos. Es uno de los temas con el que peor le ha ido en imagen al gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto, igual que al país, que en el exterior ha cobrado fama de una nación con autoridades corruptas, con un gobierno simulador que se ha convertido en una verdadera amenaza para su pueblo y que eventos criminales como el de las desaparición de los 43 estudiantes normalitas no son hechos aislados; que son más cotidianos de lo que se cree.

¿Qué irán a decir las autoridades con la ejecución de quien lideraba la búsqueda civil de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa? ¿Que fue un vil asalto como en el caso de la ejecución del reportero gráfico Rubén Espinosa Becerril y de la activista Nadia Vera Pérez -que huyeron de Veracruz por amenazas de muerte y culpando al gobernador Javier Duarte si algo les pasaba-, así como el crimen de otras tres mujeres que fueron ultimadas en el mismo departamento del DF?

El asesinato de Miguel Ángel Jiménez Blanco no es cosa menor. Aunque las ejecuciones en México estén convertidas en una amenaza nacional, muchos grupos no cejarán de hacer protestas contra el crimen organizado y la connivencia que tienen los capos con criminales de cuello blanco incrustados en el gobierno federal, estatal y municipal, en los mandos de las Fuerzas Armadas y en todas las policías. Claro, con sus respetables excepciones.

Anuncios

Comentarios desactivados en Matan a líder que buscaba a los 43

Archivado bajo Matan al líder que buscaba a los 43

Los comentarios están cerrados.