¿El Chapo vive o lo ultimaron?

PAULINO CÁRDENAS

Las agencias anticrimen norteamericanas están desconcertadas porque El Chapo Guzmán no ha dado señales de vida. Desde que desapareció del penal de Almoloya, nada se ha sabido de él. Las fuentes de inteligencia norteamericana señalan que al capo sinaloense parece que se lo tragó la tierra. Y quizá sea literal.

Porque el propio abogado del capo sinaloense, Juan Pablo Badillo, supo que “se habían convocado a mercenarios extranjeros que vinieran a abatirlo en México”. Aseguró que desde antes de su “fuga” no había tenido contacto con Joaquín Guzmán Loera. Indicó que al Chapo le preocupaba ser extraditado por la violación a sus derechos humanos.

Las versiones que se han manejado de su desaparición del penal del Altiplano, son muchas. Una de esas hipótesis en la que empiezan a creer los agentes norteamericanos es que haya sido ultimado en su celda y su cadáver pudo haber sido sacado sigilosamente del penal, por lo que inventó la increíble historia de su “fuga”.

Quizá el cuerpo hasta pudo haber sido sacado por el famoso túnel que ya estaba construido de tiempo atrás. Se especula que lo pudieron haber ultimado porque sabía demasiado de sus cómplices de cuello blanco.

A su regreso de Francia, el secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong defendió la forma en que el gobierno estaba llevando el caso diciendo que los penales mexicanos tienen los mismos estándares de seguridad que los de Estados Unidos.

Dijo entonces que el penal de Almoloya “cuenta con bardas perimetrales, aduanas peatonales y vehiculares; torres de vigilancia internas y externas, además de 26 filtros entre puertas y controles desde el área de aduana hasta la de tratamientos especiales”.

Afirmó que “en el exterior de este penal desde hace un año y medio existe un operativo de vigilancia adicional del Ejército Mexicano y de la Policía Federal”. ¿Luego entonces? ¿Qué fue lo que pasó? Lo que pudo haber pasado es que en ausencia del presidente Peña Nieto y de Osorio que comanda la seguridad en México, El Chapo pudo haber sido abatido en su celda. ¿O acaso envenenado?

El autor material pudo haber sido cualquiera dentro del penal, desde un custodio hasta un reo. Lo que sería interesante saber es quiénes habrían sido los autores intelectuales. ¿O habría sido un solo autor? ¿A quién se le ocurriría haberlo ultimado en ausencia de medio gabinete? A una gente maquiavélica por supuesto.

El narcotraficante Teodoro García Simental alias el Teo, uno de los principales líderes y operadores del cártel de Sinaloa en Tijuana, que ocupa la celda número 3 en la misma área de criminales peligrosos donde estaba Joaquín Guzmán Loera, presuntamente dijo que esa noche corrió la voz de que el capo sinaloense “había fallecido” en su celda.

Peritos y ministerios públicos de la PGR que estuvieron en el penal del Altiplano el 12 de julio para iniciar las primeras pesquisas sobre la segunda “fuga” del líder del cártel de Sinaloa, interrogaron a varios custodios y presos del área de Tratamientos Especiales del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) No.1 El Altiplano. Entre ellos al Teo.

Según su relato ministerial, contó: “A las veintiuna treinta horas aproximadamente”, afirmó el Teo, “nos gritaron del otro pasillo que el señor Joaquín Guzmán Loera no respondía y le estaban hablando, por lo cual suponían le había pasado algo respecto a la salud, y estaban pegándole todos a las puertas para que los oficiales fueran a ver”.

El Teo dijo a la PGR que a las diez de las noche llegaron más funcionarios, cerca de 20. “…estaban haciendo maniobras, desconociendo que era lo que hacían, he hicieron una especie de valla los oficiales para que no observáramos nosotros hacia el pasillo dos estancia veinte, ya que varias estancias del pasillo uno son de puerta de reja, donde se puede acercar a la reja y se puede observar hacia el otro pasillo”.

Minutos después “nos dijeron que Joaquín Guzmán Loera había fallecido”, reveló el narcotraficante a la PGR.

La mayoría cree que lo de su “fuga” por un túnel fue sólo una artimaña para desviar la atención del público. Se cree que el capo sinaloense pudo sobornar a mandos, custodios y guardias para escapar por la puerta principal.

Otra versión que ha corrido es que en realidad el líder del cártel de Sinaloa no se escapó porque nunca estuvo en la cárcel y a quien detuvieron en Mazatlán en febrero de 2014 era un doble.

Otra creencia es que el gobierno tenía un pacto con Guzmán Loera para dejarlo en la cárcel un tiempo y no fuera extraditado, pero se habría negado a cumplir alguna parte del acuerdo, por lo que pudo haber sido ultimado.

Una más, que se le permitió escapar porque el gobierno lo envió a negociar un acuerdo con los jefes de las otras organizaciones que trafican drogas. Otra: que El Chapo Guzmán se ofreció ir a la cárcel para protegerse de los intentos de asesinato por los rivales del narcotráfico, y entró cuando él quiso salir, salió.

El caso es que por hipótesis no ha parado la cosa. Pero mientras no aparezca por ningún lado, la versión de que Joaquín Guzmán Loera pudo haber sido ultimado, cobra cada vez más visos de verdad. El propio abogado del capo sinaloense, Juan Pablo Badillo, supo que “se habían convocado a mercenarios extranjeros que vinieran a abatirlo en México”.

Y el Teo declaró haber oído aquella la noche del 11 de julio que corrían la voz en los pasillos del penal, que El Chapo había fallecido. Lo cierto es que el líder del cártel de Sinaloa no ha dado señales de vida desde aquella fecha.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿El Chapo vive o lo ultimaron?

Archivado bajo ¿El Chapo vive o lo ultimaron?

Los comentarios están cerrados.