¿Torturaron al Chapo y lo mataron?

PAULINO CÁRDENAS

¿Por qué el gobierno de Enrique Peña Nieto ha ocultado las grabaciones con audio y sólo ha mostrado a los medios una videograbación, sin sonido, de los minutos previos al supuesto escape del Chapo Guzmán? Según un peritaje de la Procuraduría General de la República hecho el 12 de julio, se escuchan golpes de metal contra el piso de concreto en la celda de Guzmán Loera, desde minutos antes de que éste desapareciera de la vista de la cámara de seguridad y supuestamente escapara por el famoso túnel.

En la comparecencia que tuvieron el pasado 16 de julio el secretario de Gobernación y sus acompañantes no entregaron las grabaciones con audio. Lo anterior lo señala la periodista y escritora Anabel Hernández para el semanario Proceso. El que esto escribe pregunta: ¿Además de dichos ruidos de golpes de metal contra el piso de concreto, las grabaciones habrían registrado gritos o quejas de dolor que hubiesen quedado grabados acaso del propio narcotraficante a quien estuvieran sacrificando; ultimando o torturando hasta morir?

Porque hay una hipótesis al respecto derivado de una versión que corrió la noche de la “fuga” en los corredores del penal: que El Chapo había fallecido en su celda, según el narco apodado el Teo que se encuentra en el penal de Atlacomulco. ¿Por eso no han querido entregar a la Comisión Bicamaral de Seguridad las grabaciones con audio? ¿Por qué solo les dieron las imágenes sin sonido, igual que a los medios de información? Se dice que dichas grabaciones tienen audio, según el peritaje de la PGR.

¿Además de los golpes de metal en el piso habrían quedado grabados también los gritos del capo sinaloense a la hora que presuntamente lo hubiesen ultimado? ¿Por eso el hermetismo? El propio abogado del capo sinaloense, Juan Pablo Badillo, supo que “se habían convocado a mercenarios extranjeros que vinieran a abatirlo en México”. Aseguró que desde antes de su “fuga” no había tenido contacto con Joaquín Guzmán Loera. Indicó que al Chapo le preocupaba ser extraditado por la violación a sus derechos humanos.

Y hasta la fecha no ha dado señales de vida. Y desde el día de los hechos el gobierno no ha vuelto a hablar del caso en los medios. Algo raro hay detrás. El pasado 13 de julio el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, al mostrar el video en conferencia de prensa afirmó que no había indicios de que El Chapo fuera a escapar; pero nada dijo de los golpes supuestamente escuchados.

Hasta la fecha, Gobernación sigue sin dar ese audio a los legisladores. ¿Qué es lo que no quieren que se escuche? Por lo que se ve, el Ejecutivo está en un predicamento ante el Legislativo. Hasta ahora el gobierno de Enrique Peña Nieto ha ocultado dichas grabaciones y sólo ha mostrado a los medios una videograbación, sin sonido, de los minutos previos al supuesto escape del narcotraficante.

La comparecencia ante los integrantes de la Comisión Bicamaral fue bajo juramento por parte de Miguel Ángel Osorio Chong, Arely Gómez, Eugenio Ímaz, Monte Alejandro Rubido y otros mandos menores. Si ‘olvidaron’ mencionar que la grabación del monitoreo al capo sinaloense antes de que desapareciera de su celda, y el peritaje dice que la grabación sí tenía sonido, entonces los funcionarios federales que comparecieron están en un predicamento, ya que habrían mentido a los legisladores, bajo juramento de decir verdad.

Ante esa omisión, hay que recordar lo que aquí hemos publicado en días recientes, de lo que habría dicho el narcotraficante apodado el Teo, Teodoro García Simental que escuchó el día de la desaparición del capo sinaloense. El Teo es uno de los principales líderes y operadores del cártel de Sinaloa en Tijuana, que ocupa la celda número 3 en la misma área de criminales peligrosos donde estaba Joaquín Guzmán Loera, presuntamente dijo que esa noche corrió la voz de que el capo sinaloense “había fallecido” en su celda. Según su relato ministerial, contó:

“A las veintiuna treinta horas aproximadamente”, afirmó el Teo, “nos gritaron del otro pasillo que el señor Joaquín Guzmán Loera no respondía y le estaban hablando, por lo cual suponían le había pasado algo respecto a la salud, y estaban pegándole todos a las puertas para que los oficiales fueran a ver”. El Teo dijo a la PGR que a las diez de las noche llegaron más funcionarios; cerca de 20 señala su declaración.

“…Estaban haciendo maniobras, desconociendo que era lo que hacían, he hicieron una especie de valla los oficiales para que no observáramos nosotros hacia el pasillo dos estancia veinte, ya que varias estancias del pasillo uno son de puerta de reja, donde se puede acercar a la reja y se puede observar hacia el otro pasillo”. Minutos después “nos dijeron que Joaquín Guzmán Loera había fallecido”, reveló el narcotraficante a la PGR.

¿Algunas de las grabaciones registró los gritos del Chapo cuando lo habrían estado ultimado según una de las hipótesis? ¿Lo habrían torturado? ¿Lo habrían golpeado con algún metal? Poco a poco van surgiendo piezas para armar en la imaginaria el rompecabezas de un probable atentado contra el líder del cártel de Sinaloa.

Uno, por lo que declaró el Teo; dos, porque se escucharon golpes de metal en el piso de concreto en la celda del Chapo según un peritaje, y tres, porque no se han dado a conocer las grabaciones con audio, ni siquiera a los legisladores y de hecho hubo omisión y mentira a la Comisión Bicamaral.

La mayoría cree que lo de su “fuga” por un túnel fue sólo una artimaña para desviar la atención de la opinión pública. Bien valdría la pena que el gobierno mejor diera a conocer las grabaciones para descartar supuestos y que se dijera la verdad pericial, no la ‘histórica’ que es la que al parecer están preparando ante las presiones de fuera. El hecho es que el capo no ha dado señales de vida.

 

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Torturaron al Chapo y lo mataron?

Archivado bajo ¿Torturaron al Chapo hasta morir?

Los comentarios están cerrados.