Autobús, clave del caso Ayotzinapa

PAULINO CÁRDENAS

Según el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), un autobús de la línea ‘Estrella Roja’ sería la clave del caso de la desaparición de los estudiantes. ¿Por qué? Porque como se recordará, el 26 de septiembre de 2014 varios grupos de estudiantes de la normal Raúl Isidro Burgos secuestraron varios camiones para boicotear el informe de la entonces titular del DIF de Iguala, María de los Ángeles Pineda Villa, esposa del entonces alcalde de ese municipio, José Luis Abarca.

Uno de esos camiones no era urbano, sino foráneo, el ‘Estrella Roja’, el cual vendría cargado con droga o dinero camuflado, para entregar a la red que manejaba la pareja Abarca-Pineda para los Beltrán Leyva. De ese camión la PGR no dio cuenta en sus investigaciones señaló el mencionado grupo de expertos que acaba de presentar su sexto informe al gobierno de México sobre las causas de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Presentó una nueva tesis sobre la causa del ataque contra los normalistas de Ayotzinapa la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre en Iguala sobre la cual refiere: “Su acción de tomar autobuses (…) podría haberse cruzado con la existencia de drogas ilícitas (o dinero) en uno de los autobuses, específicamente en (…) el Estrella Roja”.

Al enterarse del secuestro de ese autobús, dieron órdenes a los policías de perseguir el vehículo en donde viajaban los normalistas, que luego sufrieron desaparición forzada y hasta la fecha nadie sabe cuál fue su destino. Ese camión ‘Estrella Roja’ podría ser la clave del caso Ayotzinapa.

El informe del grupo de expertos del GIEI señala también que la ‘verdad histórica’ presentada por el entonces procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, de que los cuerpos de los estudiantes habrían sido incinerado y sus restos echados a un río, no tiene validez ni el soporte científico suficiente, por lo que no lo da por válido.

Ese grupo destacó las investigaciones realizadas en Estados Unidos contra el cártel Guerreros Unidos que opera en varios municipios de Guerrero con sede en Iguala que es un centro estratégico de distribución de droga para EU. Aunque no lo mencionó, hay otro grupo conocido como ‘Los Rojos’ que está vinculado, igual que los Guerreros Unidos, al cártel de los Beltrán Leyva.

Incluso corre la versión de que el sobrenombre de ‘Los Rojos’ viene porque es en la línea ‘Estrella Roja’, uno de los autobuses comerciales por el que los grupos de sicarios al servicio de los cárteles transportan droga y pacas de dinero, producto de la venta de narcóticos que trasladan por ese corredor hacia EU.

El 8 de diciembre de 2014, en el Estado de Ilinois, se presentó un caso contra Pablo Vega, su cuñado Alexander Figueroa y otros. Al primero lo consideran el jefe en Chicago del cártel Guerreros Unidos. De acuerdo con la Fiscalía “Pablo Vega trabajó con varias fuentes de narcóticos en México para importar cantidades al mayoreo de heroína y cocaína de México a Illinois, a menudo escondiendo los narcóticos en autobuses comerciales de pasajeros que viajaron de México a Chicago”. Según las informaciones recogidas por el grupo interdisciplinario, Iguala es un lugar de tráfico de heroína muy importante.

Según la información pública, una parte de ese tráfico se haría mediante el uso de algunos autobuses que esconden dicha droga de forma camuflada. Los estudiantes tomaron 5 autobuses, y la propia existencia de uno de los autobuses ‘Estrella Roja’ no fue presentada en la investigación. Además, ese grupo de expertos rechaza la versión de la PGR de que los estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula. En su entrega, presentaron una lista de 20 recomendaciones al gobierno federal entre las que destaca investigar como el móvil de la agresión el transporte de estupefacientes en camiones en Guerrero.

Por todo ello, el presidente Enrique Peña Nieto ordenó a las dependencias del gobierno federal atender las recomendaciones realizadas el domingo por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) sobre el caso Ayotzinapa. “He dado indicaciones para que las investigaciones de los trágicos sucesos de Iguala tomen en cuenta los elementos aportados por el GIEI”, publicó el mandatario en su cuenta de Twitter.

En otro mensaje indicó: “También le he dado indicaciones a las dependencias del gobierno para que analicen cada una de las recomendaciones” presentadas por ese grupo interdisciplinario. En la misma red social, Peña Nieto agradeció el trabajo de los expertos independientes y el apoyo de la CIDH para la investigación de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero el 26 de septiembre de 2014. Bien haría el presidente en que las indagatorias se renueven con la perspectiva y sugerencias del GIEI.

Y más valdría que, en lugar de comenzar a tratar de desvirtuar esas investigaciones de ese grupo de expertos independientes, las autoridades se avoquen a repara los errores y omisiones que hubo para llegar a la ‘verdad histórica’ que a nadie convenció y que más pareció desde entonces una verdad histriónica. Una investigación exhaustiva, profesional y completa podría dar resultados muy satisfactorios para los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos o mejor dicho 42, porque uno de ellos apareció ejecutado y con señales de tortura y el rostro desfigurado.

Dijo el mandatario federal que los resultados que arrojó el GIEI serán valorados por la Procuraduría General de la República, y que aunque existes diferencias en las diligencias, se podrán superar con nuevos peritajes, que serán realizados por forenses del más alto nivel. También señaló que estaría dispuesto a reunirse nuevamente con los familiares de los normalistas desaparecidos. Ojalá. El tiempo apremia. Está por cumplirse un año de esa tragedia que sigue teniendo a Peña contra la pared. Y en muchas partes del mundo se aprestan a recordar y hacer exigencias.

 

 

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Autobús, clave del caso Ayotzinapa

Archivado bajo Autobús clave en caso Ayotzinapa

Los comentarios están cerrados.