Normalista envió texto urgente

PAULINO CÁRDENAS

Antes de desaparecer junto con sus demás compañeros, el normalista Jorge Aníbal Cruz Mendoza envió a su madre a la 1:16 la madrugada del 27 septiembre, un mensaje de texto que decía: “mamá me puede poner una carga me urge”, según el informe presentado por el Grupo Interdisciplinario de Expertos y Expertas Independientes (GIEI), integrado por cinco representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Esto, junto con el caso del autobús de la línea ‘Estrella Roja’ que la PGR omitió incluir en sus pesquisas, entonces a cargo de Jesús Murillo Karam, pone en evidencia las investigaciones del caso. Se afirma que el funcionario ordenó tergiversar fuentes científicas para justificar su ‘verdad histórica’.

Además, ese grupo dijo que no había sustento científico para afirmar que los normalistas hayan sido incinerados en Cocula y echado sus cenizas a un río. El quinto autobús de la mencionada línea comercial que no aparece incluido en las indagatorias según el GIEI, podría darle un vuelco a las investigaciones si, como lo ordenó el presidente Enrique Peña Nieto, la PGR deberá realizar otros peritajes del caso tomando en cuenta las recomendaciones, hallazgos y recomendaciones de la mencionada comisión de derechos humanos para llegar a la verdad procesal, que no ‘histórica’, del caso.

En torno al tenebroso asunto de la desaparición forzada de los estudiantes de la escuela Rural Raúl Isidro Burgos que sigue teniendo sobre las cuerdas a Peña Nieto, el mandatario dijo estar dispuesto a sostener una nueva reunión con los padres de los 43 normalistas, sin precisar fecha. En un acto público en el estado de Puebla, el mandatario expresó su “total disposición” para sostener dicho encuentro, solicitado por los padres de las víctimas antes del 10 de septiembre próximo y con la presencia del Grupo Interdisciplinario.

Sobre el extraño caso del autobús ‘Estrella Roja’ del que ayer hicimos algunas consideraciones en este espacio, en el documento presentado por el GIEI habla que ese quinto autobús tomado junto con otros por los normalistas para ir a boicotear el informe de la entonces directora del DIF de Iguala, María de los Ángeles Pineda Villa, y que la PGR omitió su existencia en su informe con el que llegó a su ‘verdad histórica’, pudo haber traído droga o dinero camuflado, sin que los estudiantes lo supieran. La pregunta es: ¿por qué ese autobús desapareció de la escena y la Procuraduría General de la República (PGR) nunca investigó?

Los antecedentes de los hechos todos los conocen: En Iguala, Guerrero, el alcalde era José Luis Abarca Velázquez, ex comerciante de joyería, al cual se le acusa de estar coludido con el grupo criminal Guerreros Unidos a quienes aparentemente pagaba protección. Su esposa, María de los Ángeles Pineda, sería el enlace del gobierno municipal con el crimen organizado. Varios de sus hermanos fueron miembros del cártel de los Beltrán Leyva. A uno lo mataron se dice que por traidor.

Ese día 26 de septiembre de 2014 la esposa del alcalde había dado su informe como presidenta del DIF y para esa misma noche su esposo le organizó una fiesta para celebrar y anunciar la candidatura de su esposa a la alcaldía. Ello a pesar de que la pareja había sido acusada de participar en varios delitos y de que diferentes ramas del gobierno estatal tenían conocimiento de estas acusaciones, no había acción legal alguna en contra de ellos. Se dice que el entonces gobernador Ángel Heladio Aguirre era amante de la esposa de Abarca. También el mandatario presumía públicamente que Peña Nieto era su compadre, chisme que nunca se aclaró.

Los normalistas optaron por tomar varios autobuses para dirigirse a la fiesta y boicotearla. Tras el robo del último autobús en la central camionera de Iguala, los estudiantes hicieron que el chofer lo condujese hacia el anillo periférico de Iguala, para de allí enfilar hacia Ayotzinapa. Ello los haría pasar a una cuadra del festejo del DIF. Sin embargo, alertados por el aviso del chofer, la policía los comenzó a perseguir a tres cuadras de la central camionera, en un intento por impedir que la comitiva se acercase al festejo.

Se presume que ese camión es el famoso autobús de la línea comercial ‘Estrella Roja’ que no reportó la PGR según el informe de los expertos del GIEI. ¿O la Procuraduría General de la República lo omitió deliberadamente porque traería droga o pacas de dinero camufladas, sin que los normalistas lo supieran y por temor a que lo descubrieran los habrían desaparecido? Podría desprenderse de esa omisión esa hipótesis. La otra es que no se sabe si los habrían llevado o no a las instalaciones del 27 Batallón de Iguala a donde el Gobierno federal ni la Defensa han querido que se indague in situ.

Y en cuanto al mensaje de texto enviado al celular de su madre por uno de los estudiantes desaparecidos en la madrugada del 27 de septiembre, el informe de los expertos del grupo interdisciplinario de investigación de la CIDH reveló ciertamente la existencia de dicho mensaje que  el normalista Jorge Aníbal Cruz Mendoza envió un SMS. Reporta que hubo una primera llamada del joven normalista a las 22:16 horas del 26 de septiembre desde una antena cercana al Palacio de Justicia de la ciudad de Iguala de la Independencia lugar donde se encontraba el autobús Estrella de Oro 1531.

Precisa que el normalista recibió un mensaje a las 22:23:20 horas. No se sabe de parte de quién. Posteriormente, a las 01:16 horas del día 27 de septiembre, dice el documento, su madre recibió este mensaje: “mamá me puede poner una carga me urge”. De este mensaje no se tiene conocimiento de la coordenada, refiere el documento presentado por el GIEI de la CIDH. “Después del 28 de septiembre al 20 de octubre diversas llamadas y mensajes entraron al celular de Jorge Aníbal.

El GIEI no ha podido determinar si hay razones técnicas que expliquen estos hechos, pero ha solicitado la investigación de estos mensajes, debido a que según las declaraciones de inculpados los teléfonos habrían sido destruidos inmediatamente”, refirió. Se pregunta también por qué la PGR omitió informar del autobús ‘Estrella Roja’ que por cierto nadie sabe dónde quedó. Todo eso obliga al gobierno mexicano a ordenar una nueva investigación del caso. Y en todo caso llamar a cuentas al ex procurador.

Anuncios

Comentarios desactivados en Normalista envió texto urgente

Archivado bajo Normalista envió texto urgente

Los comentarios están cerrados.