Ruiz Esparza, ¿caso para Virgilio?

PAULINO CÁRDENAS

Para muchos mexicanos, el nuevo audio que se ha hecho público del titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, con el ex directivo de la empresa constructora española OHL, que cuadra perfecto en el esquema de un conflicto de interés, si fuera acusado por ello no habría problema ya que para eso está Virgilio Andrade Martínez en la secretaría de la Función Pública, cuya prioridad al frente de a esa dependencia del gobierno federal es la de otorgar el perdón a los funcionarios que caen en la tentación de cometer actos ilícitos amparados en el cargo.

Cuando ocupaba el cargo de secretario de Infraestructura con Peña Nieto en el estado de México, el hoy funcionario de Comunicaciones y Transportes tuvo varias conversaciones telefónicas con directivos de la empresa constructora española OHL e incluso con ex funcionarios mexicanos de alto nivel que ahora juegan a favor de sus intereses con información privilegiada que tienen del gobierno federal. Algunas de esas conversaciones han trascendido, como la que acaba de hacerse pública.

Es parte del juego de intereses para beneficio personal o de ‘el grande’ -como se refirió Ruiz Esparza a Peña Nieto en la última conversación hecha pública- que rayan en jugarle a las contras al propio gobierno federal con tal de quedar bien con las empresas consentidas del poder en turno. Tal parece ser el caso de Ruiz Esparza. En una conversación telefónica, al retomar el caso de la empresa Infraiber que trae pleito con OHL y que de hecho denunció públicamente a esta empresa constructora por irregularidades en el sistema del aforo vehicular del Circuito Exterior Mexiquense, quedó de manifiesto el conflicto de interés.

En el nuevo audio el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, le señala al ahora ex director de Relaciones Institucionales de OHL, Pablo Wallentin, que la empresa de tecnología aplicada Infraiber, “no tiene cómo defenderse porque no tiene ni acción contra el gobierno del Estado (de México), porque no hay nada que le haya dado derecho a Infraiber, porque no se firmó ni se ha firmado, entiendo, con ningún otro concesionario”. La conversación fue difundida para confirmar el presunto favoritismo del gobierno federal a la compañía española.

La llamada que supuestamente se dio el 7 de abril pasado, se menciona a la compañía Infraiber, que tiene un contrato con el gobierno del Estado de México para realizar de forma independiente el monitoreo del aforo vehicular en las autopistas de concesión, y cuyo contrato fue cancelado. En una parte de la conversación se escucha: Pablo Wallentin: “es exacto lo que estás diciendo, pero con una claridad total”. Ruiz Esparza: “entonces, siendo así, el Estado de México tiene todo el derecho a defenderse”.

Es un hecho que Ruiz Esparza prácticamente asesora durante esa conversación a Wallentin sobre los siguientes pasos que tomará el gobierno del Estado de México, tanto la secretaría de Comunicaciones como al Conserjería Jurídica para desestimar las acusaciones de Infraiber y declarar nulo el convenio con esta empresa responsable de administrar el sistema de aforo vehicular en el Circuito Exterior Mexiquense.

“OHL no tiene nada qué ver con el tema”, sentencia Ruiz Esparza. “Salvo que en la concesión le pusieron una obligación al gobierno del Estado de México con OHL, que habla de 50 centavos, pero no dice por cruce. A lo mejor son 50 centavos por toda la autopista. Digo, fue una pendejada firmarlo así”, argumenta el actual titular de la SCT y que fue responsable de las concesiones del Estado de México con OHL durante el gobierno estatal de Peña Nieto.

En clara referencia a la campaña de denuncias de Infraiber en un sitio en internet y en desplegados en la prensa, Ruiz Esparza se explaya: “Ahora, ¿qué hacemos para que este hijo de puta pare de chingar? Pues es otro pedo. ¿Me explico? Pues ahí, sí, no tenemos forma. Nosotros tratamos de hablar con él para ver qué chingados quería”.

Ruiz Esparza le confiesa a su interlocutor que ante el escándalo de la concesión al Circuito Exterior Mexiquense “he tenido que tragar tantita caca, eh, luego les comento”. En una entrevista radiofónica, el pasado martes 8, Ruiz Esparza admitió que tuvo esta conversación, pero que los audios están grabados y manipulados ilegalmente. El titular de la SCT indicó que el convenio del Estado de México se le adjudicó “indebidamente” a Infraiber”.

Afirma que no existía la forma para que los concesionarios “validaran la entrada en vigor del convenio para poder supervisar el aforo durante 20 años a un costo de 50 centavos por vehículo”, abundó Ruiz Esparza. Para el titular de la SCT la conversación con el directivo de OHL no se trató de una asesoría sino de un intercambio de opiniones en las que se “aclararon temas”.

Hasta aquí el caso. Ya con el antecedente de la exoneración de culpas que hizo el tal Virgilio del presidente Enrique Peña Nieto y del titular de Hacienda, Luis Videgaray, por el caso vinculado al Grupo Higa, la empresa preferida del gobierno, de la famosa ‘Casa Blanca’ de las Lomas de Chapultepec, y la de descanso ubicada en el exclusivo club de golf de Malinalco, estado de México del funcionario encargado de dar y quitar dineros del erario según su criterio, lo de Ruiz Esparza sería pan comido.

En un tris quedaría absuelto. No requeriría de tantos meses de hacerle al cuento para decir que andarle dando tips a quien fuera director de Relaciones Institucionales de OHL, Pablo Wallentin, para allanarle el camino de las licitaciones de esa otra empresa constructora preferida del gobierno del estado de México durante la administración de Peña Nieto, compañía que cometió en el sistema del aforo vehicular del Circuito Mexiquense, no es ningún conflicto de interés.

Es capaz el tal Virgilio. Eso en el caso de que ese asunto trascienda. Si no, no hay problema, el caso quedará en la impunidad, como muchos otros. Estamos en México, paraíso de la impunidad.

Anuncios

Comentarios desactivados en Ruiz Esparza, ¿caso para Virgilio?

Archivado bajo Ruiz Esparza ¿caso para Virgilio?

Los comentarios están cerrados.