Podría darle Peña vuelco al caso

 PAULINO CÁRDENAS

 Hay expectación por ver si el presidente Enrique Peña Nieto pudiera darle un vuelco de 180 grados al caso Ayotzinapa, reencauzando las investigaciones y reconociendo que no hubo tal ‘verdad histórica’ y por tanto se da borrón y cuenta nueva a las investigaciones en las que a partir de ahora podrían participar de manera prominente los expertos independientes que pusieron en evidencia los argumentos del ex procurador Jesús Murillo Karam a quien se atribuye haberle dicho al jefe del Ejecutivo, “si caigo yo, caes tú”, al informarle que en unos días -quizá hoy cuando se reúna con los familiares de los 43- se avocaría a desmentir su “verdad histórica” sobre la desaparición de los 43 normalistas en Iguala.

El mandatario federal se habría molestado después de haber sido informado paso a paso por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la ‘verdad histórica’ con la que el ex titular de la PGR quiso dar por terminado el caso, porque ya estaba cansado de tantas presiones. De hecho lo dijo en la última conferencia de prensa: “Ya estoy cansado”. También le habrían explicado al jefe del Ejecutivo federal las omisiones, pifias y mentiras en torno a las investigaciones llevadas a cabo por órdenes del ex procurador.

Entre ellas que se habría obligado a presuntos delincuentes a autoinculparse de haber participado en la incineración de los estudiantes en Cocula y haber dicho que sus cenizas fueron echadas al río San Juan. Este argumento lo echó abajo el Grupo Interdisciplinario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo que habría causado un choque fuerte entre el primer mandatario y el ex procurador. Según una versión publicada el pasado lunes 21 por la agencia Apro bajo la firma de Álvaro Delgado, Murillo Karam le habría confiado a allegados tras el derrumbe de su “verdad histórica” sobre los 43 normalistas de Ayotzinapa, haberle dicho a Peña: “si caigo yo, caes tú”.

Otro round que pudo haberse echado el jefe supremo de las Fuerzas Armadas habría sido con el titular de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, quien se ha opuesto rotundamente a que los investigadores independientes de la CIDH entrevisten y visiten el 27 Batallón de Infantería ubicado en el cuartel de Iguala, epicentro en donde se dio la desaparición forzada de los 43 jóvenes normalistas. Quizá hoy Peña Nieto pudiera anunciar que les será permitido, con las salvedades del caso, el acceso a los investigadores del Grupo Interdisciplinario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pudiera ser.

El caso Ayotzinapa es emblemático de lo que acontece con las desapariciones forzadas en México, han dicho diversos organismos no gubernamentales internacionales. Parecería que en México, “quienes están en el poder se enfocan en cubrir las huellas” de las desapariciones, señaló la representante para las Américas de Amnistía Internacional (AI), Ericka Guevara Rosas, advirtiendo que si no se corrige el rumbo de la investigación sobre las agresiones contra estudiantes de la Escuela Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’, el presidente Enrique Peña Nieto será visto en el mundo como “facilitador de estos horrores”.

Una nota de Apro firmada por Gloria Leticia Díaz, señala que a unas horas de que el mandatario mexicano se reúna con los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, el 26 y 27 de septiembre de 2014, Guevara Rosas cuestionó “la inquebrantable determinación del gobierno mexicano de convencer al mundo de que los estudiantes fueron asesinados por una banda de narcotraficantes y sus restos quemados en un basurero”. Esa situación, dijo, es un reflejo de que en México “quienes están en el poder se enfocan en cubrir las huellas” de las desapariciones.

En vísperas del primer aniversario de los hechos ocurridos en Iguala y por los cuales hay 111 personas detenidas, entre ellas el ex alcalde José Luis Abarca, la representante de Amnistía Internacional difundió un comunicado para destacar que “el manejo negligente” de los responsables de la investigación por la desaparición forzada de los estudiantes “expone un escandaloso encubrimiento orquestado en los niveles más altos de gobierno”.

Al considerar que la tragedia de Iguala “es uno de los peores escándalos de derechos humanos en la historia reciente de México”, Guevara Rosas emplazó a Peña Nieto a tomar acciones determinantes para corregir el rumbo de la investigación, toda vez que la “verdad histórica” sólo representa “una distracción de cualquier otra valiosa línea de investigación”.

En estos hechos, abundó, los responsables de la investigación dentro de Procuraduría General de la República (PGR) “deberían explorar el rol de los militares y agencias responsables de hacer cumplir la ley en la tragedia, después de que no tomaron acción a pesar de ser conscientes de lo abusos contra los estudiantes mientras se estaban llevando a cabo”. El caso Ayotzinapa es muestra lo que sucede en México con las desapariciones forzadas, ni duda cabe.

Hoy, cuando el presidente Peña Nieto se reúna con los familiares directos de las víctimas del caso Ayotzinapa, el mandatario federal tiene la oportunidad de reivindicarse ante la nación y mitigar un poco la serie de deudas que tiene con los mexicanos. Esta será la segunda reunión entre el jefe del Ejecutivo y los familiares de las víctimas desde que desaparecieron. El 29 de octubre del año pasado, padres de los normalistas y el presidente Peña Nieto se reunieron por primera ocasión en Los Pinos.

Esta vez la reunión se realizará en el Museo Tecnológico de la capital mexicana, que estará fuertemente resguardada. Está programada para las 13:00 horas y será a puerta cerrada. Ojos y oídos en México y muchas naciones del mundo estarán pendientes de ese encuentro. Y el sábado próximo será el primer aniversario de esos hechos. Ese día fue decretado por la Cámara de Diputados, Día Nacional de la Desaparición Forzada. O sea, no se indaga pero se celebra. Ese es México.

Anuncios

Comentarios desactivados en Podría darle Peña vuelco al caso

Archivado bajo Podría darle Peña vuelco al caso

Los comentarios están cerrados.