El fantasma de los 43 en NY

PAULINO CÁRDENAS

El presidente Enrique Peña Nieto sabía que en su visita a Nueva York con motivo de su participación en la sede de la Organización de Naciones Unidas, podría haber protestas en su contra, y las hubo. Un grupo de manifestantes, a las afueras del hotel donde se hospedaba, llamó “asesino” al mandatario, todo esto como parte de la Acción Global por Ayotzinapa a un año de la desaparición de los 43 normalistas que no se ha esclarecido.

Mientras la guardia del presidente maniobraba para evitar cualquier roce con los manifestantes, los activistas gritaban vivas a Ayotzinapa y pedían su renuncia por su presunta responsabilidad en la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Ayotzinapa, Guerrero. Cada día van haciéndose más constantes las manifestaciones de repudio en contra del jefe del Ejecutivo federal mexicano, por encabezar un gobierno que prefiere esquivar los problemas que enfrentarlos.

Esa protesta de activistas que improvisó una protesta en las afueras del hotel donde se hospedaba en la Gran Manzana, ya se la esperaba el mandatario mexicano, de lo cual le había advertido sus asesores que sucedería casi por obvias razones. Dicha protesta estuvo a cargo de un grupo de migrantes mexicanos, en apoyo a un pequeño grupo de madres de los 43 normalistas desaparecidos que viajaron ayudados con recursos de amigos a Nueva York para ver al Papa y pedirle su intercesión ante el gobierno mexicano para saber dónde quedaron sus hijos.

Incluso se ha escrito el por qué el papa Francisco decidió no venir a México como trascendió que tenía planeado hacerlo cuando viajara de Cuba a Estados Unidos en su gira episcopal en este mes de septiembre, haciendo escala en Ciudad Juárez. Se afirma que el Papa le habría mandado decir a Peña que en su visita a territorio mexicano querría oficiar una misa en memoria de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, a lo que hubo una negativa del mandatario mexicano, por lo que Francisco prefirió no realizar esa breve visita a nuestro país.

Como sea, aprovechando la visita episcopal del máximo representante de la Iglesia católica a Estados Unidos, cinco madres de los estudiantes tratarían de tener una audiencia con el Pontífice, para lo cual habían hecho la gestión pertinente desde antes de que viajara a nuestro continente. El caso es que no solo tratarían de ver la Papa sino también intentarían ser recibidas y escuchadas por senadores y representantes del Congreso de este país.

Planeaban irse de Filadelfia a la Ciudad de Nueva York el pasado domingo 27 para hacerse presentes en Manhattan y manifestarse ante el edificio de las Naciones Unidas, donde ayer lunes 28 Peña Nieto hablaría ante la Asamblea General del organismo multilateral. Ellas son Hilda Legideño Vargas, madre de Jorge Antonio Tizapa Legideño; Blanca Luz Nava Vélez, madre de Jorge Álvarez Nava; Hilda Hernández Rivera, mamá de César Manuel González Hernández; Luz Mariah Telumbre Casarrubias, progenitora de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, y Angélica González González, madre de José Ángel Navarrete González.

El fantasma, pues, de Ayotzinapa, persigue a Peña Nieto. La razón es que los familiares de los normalistas desaparecidos sienten que traicionó su confianza con una investigación simulada dando por buena la ‘verdad histórica’ que manejó el ex procurador Jesús Murillo Karam, en la que nadie cree, la cual desentrañó el grupo interdisciplinario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Los hombres del presidente saben que la lucha emprendida por los padres de los 43 continuará hasta que aparezca la verdad de los hechos y se haga justicia contra quienes ordenaron y ejecutaron la desaparición masiva forzada de los estudiantes de la escuela rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero. Las voces que se han unido a ese reclamo en México y en el extranjero, va sonando cada vez más fuerte reclamando justicia.

Esos hechos, junto con otros donde ha habido derramamiento de sangre y en las que han estado involucradas las fuerzas del orden, civiles y militares, no dejarán en paz a Peña Nieto donde quiera que se pare. Mientras el mandatario federal no se decida a castigar a quienes resulten responsables del caso Ayotzinapa, los dolidos padres de los estudiantes lo seguirán inculpando, por omiso.

Esa es una de las razones por las que el jefe del Ejecutivo federal ha caído en las preferencias que realizan las empresas encuestadoras, aún las que reciben pago por favorecer y maquillar cifras. Tan está convencido de que ha perdido credibilidad y confianza incluso entre los que votaron por él, que un grupo de ‘notables’ ya andan en busca de la fórmula para evitar que en 2018, quien más ventaja lleva hasta ahora en las preferencias, el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ahora sí, gane la presidencia de la República.

Porque ni el PRI con su contlapache el Verde, ni con las alianzas que pudieran hacer la izquierda o el PAN, ninguno podrá alcanzar la victoria en los comicios para elegir al sucesor de Peña Nieto. Por ello es que ya andan en busca de que haya un candidato ‘independiente’ pero apoyado por la mafia del poder como le llama el tabasqueño a quienes han vivido al amparo de los cargos públicos que, en lugar de gobernar, llegan a hacer negocios a costillas del erario.

De eso es de lo que ya está harta la gente, millones de mexicanos a los que ha decepcionado el sistema de partidos que solo ven para su santo, con candidatos venales que roban y medran con el poder y ni quien los moleste, porque están amparados por la Santa Impunidad que prevalece en el país, que es uno de los grandes males que padecen los mexicanos.

Lo que le acaba de suceder al ex presidente guatemalteco Otto Pérez Molina ha puesto a pensar seriamente a los hombres del presidente en México y al propio mandatario. Por eso temen que llegue López Obrador al poder federal. Por eso esa campaña oficial de miedo que han emprendido contra el tabasqueño de manera tan anticipada.

Anuncios

Comentarios desactivados en El fantasma de los 43 en NY

Archivado bajo El fantasma de los 43 en NY

Los comentarios están cerrados.