Que siempre sí viene el Papa

PAULINO CÁRDENAS

Que siempre sí el papa Francisco piensa venir a México a visitar a la Virgen de Guadalupe sobre la cual, hace un tiempo, en julio del año pasado, le atribuyeron haber dicho que la aparición de la Guadalupana en el cerro del Tepeyac había sido una fábula, lo cual causó estupor y sorpresa entre los feligreses mexicanos que profesan esa religión y consideran a esa virgen como su madre religiosa. Aquella noticia la desmintió el Vaticano.

Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, confirmó que el Sumo Pontífice desea visitar el año próximo el santuario donde se venera a la virgen morena en la Basílica de Guadalupe, sin que se tenga fecha precisa de esa gira apostólica. Aclaró que sus comentarios no correspondían a un ‘anuncio oficial’. Sin embargo, indicó que para ese proyecto ya “comenzaron los pasos concretos”.

Hace menos de un mes el mismo líder católico confesó que había considerado seriamente un viaje a México antes de su gira Estados Unidos y que incluso había considerado visitar Ciudad Juárez, pero asumió que no visitar a la Virgen de Guadalupe habrá sido una ‘cachetada’ para los creyentes mexicanos.

Durante una conferencia con los periodistas que lo acompañaron a bordo del avión papal el 22 de septiembre, en su recorrido de Santiago de Cuba a Washington, el Papa confesó también que inicialmente su paso por Cuba no estaba previsto.

“(Mi visita a la isla) fue un poco casual, porque yo pensaba entrar en los Estados Unidos por México al principio; la primera idea, Ciudad Juárez, el límite, ¿no? Pero ir a México sin ir a la Guadalupana… hubiera sido una bofetada, pero eso pasó, fue una cosa que pasó”, explicó.

Reveló que cuando el 17 de diciembre de 2014 se anunció la conclusión del proceso reservado de negociaciones entre cubanos y estadunidenses, exclamó: “No. Voy a entrar a Estados Unidos por Cuba, y la elegí por este motivo”. Eso dijo. No obstante, hubo otras consideraciones por las que evitó venir a México.

De manera extraoficial se dijo que Francisco no venía a nuestro país porque propuso al gobierno la celebración de una misa en memoria de los 43 estudiantes desaparecidos y por quienes han sido víctima de las atrocidades del crimen organizado, y se le dijo que no.

Que no era el momento porque se acercaba el primer aniversario de esa desaparición y celebrar una misa tendría una connotación en contra del gobierno ya que se diría que hasta el Papa tuvo misericordia de los normalistas desaparecidos.

Se dice que por eso el Pontífice no quiso pisar tierra mexicana que ciertamente sería Ciudad Juárez, en donde se han cometido alevosos crímenes especialmente contra mujeres, lo cual habría de invocar en sus oraciones el máximo prelado de la Iglesia católica. Su visita, pues, sería políticamente inoportuna.

Se había especulado sobre la posible visita del Papa a México desde el año pasado. Sin embargo, fue cuando surgió aquella declaración en la que el Pontífice decía que los males que padece México parecen ser cosa del diablo, por su devoción religiosa. Y para rematar, surgió a la luz pública lo que le escribió a un amigo diputado, paisano suyo, mencionándole que habría que evitar la ‘mexicanización’ del narcotráfico en su natal Argentina.

Esto ‘ofendió’ al gobierno que encabeza Peña Nieto quien le ordenó al entonces canciller José Antonio Meade, ponerse en contacto con la representación diplomática del Vaticano en México, para aclarar puntos. Hubo una disculpa del Papa quien dijo que nunca trató de ofender a los mexicanos con lo que dijo, aclarando que no quiso decir lo que sí dijo.

Luego, en una entrevista televisiva señaló que tenía información, de fuentes religiosas en México, de que el 90 por ciento del pueblo mexicano no se sintió ofendido por lo que dijo que había que evitar la ‘mexicanización’ del narcotráfico en Argentina, como sucede en nuestro país. Cierto es que ningún mexicano se ofendió con tal verdad irrefutable. Más bien fue el gobierno peñanietista el que no aguantó el comentario del líder de la Iglesia católica.

El caso de la violencia en México ha sido característica de la actual administración por la tibieza con la que ha actuado el gobierno federal en ese rubro o por las complicidades que hay entre los narcos y las autoridades que supuestamente deberían de perseguirlos.

Si bien han sido aprehendidos algunos cabecillas de bandas criminales vinculadas al tráfico de drogas, también es innegable que esas actividades siguen llevándose a cabo porque son organizaciones que no necesariamente requieren de que haya un líder para operar.

Ahí están como ejemplo los cárteles de Sinaloa y otros con los que Felipe Calderón pactó según ‘La Barbie’ que, aún sin Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán -quien dizque se ‘fugó’ de la cárcel del Altiplano- no solo sigue operando sino que sus actividades se han extendido a mas naciones en las que ya surtían la droga, y ahora abrieron mercado en decenas de países.

En fin, que el Papa, asegún anunció el portavoz del Vaticano, parece haber decidido venir a México el año próximo, cuando también tiene planeado ir a Chile, Argentina y Uruguay.

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Que siempre sí viene el Papa

Archivado bajo 1

Los comentarios están cerrados.