En Veracruz perdería el PRI

PAULINO CÁRDENAS

Sobre la sacudida que se dio de Fidel Herrera Beltrán en Veracruz mandándolo de cónsul a Barcelona, hay dos versiones; una habla de que el acuerdo al que llegó con Peña fue que lo mandara a ese paraíso español, desde donde podrá cuidar los intereses que tiene el mandatario priísta y varios funcionarios de su gobierno con OHL. Otra versión dice que fue para quitarlo de en medio en el proceso de selección para la gubernatura en ese estado que está comenzando con rebatiñas para la elección de gobernador.

Ambos asuntos pueden ser ciertos, por lo que Peña habría tomado esa decisión con doble propósito. Por culpa del ex mandatario estatal Herrera Beltrán y del actual, Javier Duarte de Ochoa, el PRI podría perder Veracruz, un estado cuyos votos son fundamentales para la elección presidencial que viene en 2018. Junto con el estado de México y el DF, los votos veracruzanos son vitales para las aspiraciones de que el priísmo pudiera repetir en el poder federal.

El gober pernicioso sabe que su suerte está echada y por eso ha comenzado a atacar a su propio partido. Quiere imponer a Alberto Silva Ramos en el PRI estatal al precio que sea, Duarte es hábil en las artes de sobornar con dinero, porque sabe que con dinero baila el perro.

Los dos priístas, el ex mandatario y el que está en turno, han dejado en la inopia y con herencias horripilantes al estado y eso será un paquetote para el que venga a gobernar, por dos años primero, y luego a quien elijan como gobernador por seis años para empatar los comicios con las elecciones federales.

Si a eso se suma la rebatiña que se traen en el centro Manlio Fabio Beltrones, Luis Videgaray y Aurelio Nuño, cada quien con su propio ‘gallo’ para gobernar ese estado, la cosa se pone políticamente peor.

De priísmo una gran mayoría de veracruzanos no quiere saber nada. Y el año próximo hay elecciones para dos años y en dos años para la gubernatura de seis. El pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) validó la reducción a dos años del mandato del gobernador de Veracruz, para que en 2018 las elecciones de la entidad concurran con las federales.

Los ministros validaron la reforma a la legislación electoral de esa entidad para que el 5 de junio de 2016, fecha en que se elegirá gobernador, inicie un periodo de dos años, por única ocasión. Estas modificaciones previeron la reducción del periodo para que en 2018, cuando se celebren nuevos comicios, sean concurrentes con los federales y sea elegido un mandatario estatal por un periodo de seis años.

Pero el priísmo corre el riesgo de perder el mando estatal. Ese partido hiede, igual que su gober que trae encima mil apodos unos perfectamente merecidos. Para la ‘limpia’ de imagen del PRI que pretenden desde el centro no va a dar tiempo.

Sobre Fidel pesa la sombra del narco, de los Zetas para ser exacto, cártel con el que ha tenido vínculos según 14 testigos protegidos que lo vinculan con Francisco ‘Pancho Colorado’ acusado en EU por lo mismo a 20 años de prisión cuya condena por ahora fue revocada por un tribunal de Nueva Orleans; y lo que publicó la revista Forbes de que Fidel era una de las 10 personas ‘más corruptas de México’. Para los veracruzanos era el Z-1. Al llegar a Barcelona como cónsul lo primero que hizo fue desmentir esos señalamientos.

Ese nombramiento de Peña Nieto quiso obviar el trámite del Senado y por eso lo nombró cónsul ‘de carrera’ y no cónsul general. Dicen que con su labia, osadía y astucia, Fidel logró convencer a Peña de ponerlo en Barcelona desde donde cuidaría los intereses de OHL emporio español que presumiblemente ha beneficiado a algunos bandidos de cuello blanco que están en su gobierno empezando por él mismo.

Ese consulado es de medio tiempo. De esa manera, se dice, Fidel podría atender los negocios de Obrascon Huarte Lain (OHL) que es un grupo internacional de concesiones y construcción con más de 100 años de historia. Está presente en 30 países, a base de transas, cochupos y dádivas como sucede con la cúpula gubernamental y lo que sucedió en el estado de México cuando fue gobernador Peña Nieto, lo mismo que ha sucedido en otras entidades del país con esa misma empresa al igual que con el Grupo Higa y Oceanografía.

Miguel Ángel Yunes Linares, aspirante a la gubernatura por el PAN, dibuja a Fidel en un solo trazo: dice que como cónsul en Barcelona, aumentará la delincuencia en España. Y a Duarte de Ochoa le autorizaron pagar la deuda de su antecesor con deuda federal. La que él acumule al final de su gestión de cuatro años, que es multimillonaria, le tocará padecerla al que lo suceda, del partido que sea. El actual gobernador ha cometido tantos trastupijes y abusos de autoridad incluso algunos de orden criminal cuya autoría intelectual le atribuyen, que parece tener asegurado un lugar en la cárcel, dicen los veracruzanos.

Hay un tabasqueño que trae la bendición papal y la mira puesta en Veracruz ya que quiere aprovechar tanta porquería y abusos que hay en ese estado para colarse a la pelea por el poder estatal. Ya probó suerte en Xalapa y en Coatzacoalcos con buenos resultados el pasado 7 de junio. El PRI está muy desprestigiado y el panismo, si sigue desunido, le allanará el camino a Morena. Andrés Manuel López Obrador sí sabe lo que vale Veracruz para efectos de elección presidencial. Priístas y panistas, en su alocada lucha por el poder, parece que lo han perdido de vista.

Anuncios

Comentarios desactivados en En Veracruz perdería el PRI

Archivado bajo 1

Los comentarios están cerrados.