Conspirarían contra AMLO

PAULINO CÁRDENAS

Los empresarios del país ven muy probable que Andrés Manuel López Obrador gane la presidencia de la República dentro de tres años. Eso preocupa gravemente en Los Pinos y se suma a la presión que les ha venido causando prurito a quienes aconsejan a Peña Nieto, al ver que en las encuestas sobre las preferencias para la elección presidencial del 2018, el tabasqueño sigue estando a la cabeza con 38 por ciento a su favor muy por encima de cualquier otro aspirante. Y faltan tres años.

Eso coloca al tabasqueño ante el riesgo de que se esté preparando una conspiración en su contra por parte de lo que él mismo llama ‘la mafia del poder’, porque ya la campaña del miedo con la que lo quisieron anularlo y sacarlo de la jugada en dos ocasiones -ante Felipe Calderón en el 2006 y frente a Enrique Peña Nieto en el 2012-, ya no podría funcionar. Los mexicanos ya están curados de espantos.

Hay un grupo de leales a esa mafia del poder -son los ‘intelectuales’ a sueldo del gobierno o que gozan de privilegios únicos- que busca la forma de ‘neutralizar’ el lanzamiento de AMLO en el 2018, para lo cual andan pensando en apoyar ‘con todo’ a un candidato ‘independiente’ para que gane, pero condicionado a que les siga garantizando los privilegios que tiene esa clase política incrustada en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, por encima de sus obligaciones con el pueblo.

Los mexicanos ya aprendieron que las estrategias del miedo no van a surtir efecto ni a evitar mandar a volar al PRI con todo y su lameaquellos, el Verde. Si en el PRI no hay figuras para ser lanzadas con miras al 2018, menos entre las filas del PAN y mucho menos en las del PRD. Según los cálculos de los sabios de Los Pinos, a López Obrador hay que frenarlo ‘con todo’, apabullarlo. ‘Hay que pararlo a como dé lugar’ es la consigna.

Según ‘la mafia del poder’, hay que evitar que compita por tercera vez consecutiva como aspirante a la presidencia de la República porque esta vez sí podría ganar, por como andan las cosas de jodidas en el país. La consigna contra AMLO resulta muy peligrosa porque hay quienes no tienen empacho en decir ‘que lo maten’. Y hay quienes serían capaces de hacerlo con tal de no perder sus privilegios.

Y no vaya a ser que a Peña Nieto le quieran hacer el favor como se lo hicieron a Carlos Salinas de Gortari con Luis Donaldo Colosio después de aquel memorable discurso que dio en el Monumento a la Revolución el 6 de marzo de 1994. Lo de Lomas Taurinas ha sido el peor episodio en la historia del priísmo con aquel proditorio crimen. ¿Fue la nomenclatura?

Pues esa misma ‘nomenclatura’ -la mafia del poder- es la que estará maquinando la forma de eliminar, no solo de las boletas electorales, a López Obrador. Eso resulta muy peligroso porque alguien dijo lo mismo después del discurso que dio Luis Donaldo Colosio en el Monumento a la Revolución. Quisieron hacerle el favor a Carlos Salinas de Gortari porque de hecho no quería que llegara a Los Pinos, no solo por lo que dijo en su discurso, sino porque había señales de que quería romper con quien sería su antecesor.

Aquel crimen de quien acababa de decir que veía a un México con sed de justicia aterró a la mafia del poder. Por eso mataron a Colosio. Temieron que de llegar a la Presidencia, el sonorense hiciera efectivo cada concepto, cada palabra que dijo en su memorable discurso que causó furor a su favor en millones de mexicanos, y temor en la clase política empoderada de aquel entonces. Esa ‘mafia del poder’ teme que López Obrador, de llegar a Los Pinos, cumpla, paradójicamente, el anhelo del malogrado sonorense.

El tabasqueño hizo referencia a otro sonorense en agosto pasado. Dijo que Carlos Salinas de Gortari le había impuesto a Beltrones a Peña. En entrevista con el semanario Proceso, afirmó que el ex presidente terminó por doblarle las manos a Peña Nieto al imponer como presidente del PRI al sonorense Manlio Fabio Beltrones, a quien considera un incómodo adversario para los comicios de 2018:

“Salinas aprovechó la debilidad de Peña Nieto para meter a un hombre duro, un cuadro del aparato experimentado, de la nomenclatura priísta, para frenarme. De eso no tengo la menor duda”, dijo el tabasqueño. Le llama la atención que, faltando tres años para terminar el sexenio, Peña Nieto haya cedido: “Ya dejó de existir políticamente. Cedió el PRI al grupo de Salinas para que ellos busquen retener la Presidencia”.

Desde el año pasado han empezado acosos fuertes en su contra. Al menos en dos ocasiones miembros del Ejército lo ha detenido dizque para revisar su camioneta. Le han hecho inspecciones como si se tratara de un narcotraficante. También han querido boicotear sus presentaciones con infiltrados priístas a sueldo, lo que sin duda seguirán haciendo. Es parte de lo que sabe que viene contra él.

Incluso Peña Nieto comenzó a hablar desde el pasado 2 de septiembre de que hay que evitar la llegada del populismo, discurso que ha venido repitiendo y que incluso inopinadamente fue a decirlo a Nueva York en el seno de la ONU, lo que extrañó a muchos que se preguntaron de qué tamaño era el miedo a López Obrador si el mandatario mexicano fue a reflejarlo a la máxima tribuna mundial. Fue una especie de SOS, un evidente grito de desesperación.

El asunto es que sí hay miedo de que el tabasqueño ese 38 por ciento que tiene actualmente en las preferencias para llegar a la presidencia de la República apoyado con su partido, Morena, suba; hoy tiene un porcentaje muy por encima de cualquier otro aspirante de cualquier otro partido, a tres años de que se venga la avalancha del proceso sucesorio. Lo que priva en el ambiente es el temor de que la historia de Luis Donaldo Colosio se repita. ¿Por ello habría ido por la bendición papal?

Anuncios

Comentarios desactivados en Conspirarían contra AMLO

Archivado bajo 1

Los comentarios están cerrados.