El mundo está en peligro

PAULINO CÁRDENAS 

Francia declaró la guerra a los terroristas del Estado Islámico (EI) después de que esa organización se atribuyera los atentados del viernes pasado que dejaron por lo menos 129 muertos y 352 heridos, 99 de gravedad. Las fuerzas armadas francesas respondieron este domingo a esos ataques, con un bombardeo masivo a un campamento del grupo terrorista cerca de la localidad siria de Raqqa.

Este lugar es considerado santuario de los yihadistas en ese país. Según la inteligencia francesa el principal objetivo fue “un puesto de mando” de ISIS que también servía como centro de reclutamiento y de depósito de armas y municiones. Los aviones también destruyeron un campo de entrenamiento del grupo extremista.

Las fuentes indicaron que en total se lanzaron una veintena de bombas desde diez cazas, un ataque de mayor envergadura de los que hasta ahora venía haciendo la aviación francesa en Siria. En respuesta, la coordinación de comandos terroristas del Estado Islámico que ordenó atacar la capital francesa señalaron que podrían continuar contra las capitales de naciones aliadas de EU.

En cualquier momento de cualquier día el Estado Islámico podría atacar capitales como Jersualén en Israel; Berlín, Alemania; Londres, Gran Bretaña; Roma, Italia, y Washington la capital de Estados Unidos que se han sumado a Francia junto con Turquía en ataques contra los yidahistas en Siria.

En Turquía -país que apoya a Estados Unidos y sus aliados en la guerra contra ISIS-, nación donde se celebra la cumbre del G-20-, el domingo fuera de agenda se reunieron de urgencia el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo norteamericano Barack Obama, para tratar brevemente el asunto de los ataques sufridos por comandos terroristas en Francia.

Putin ha venido apoyando al presidente de Siria, Bashar al Assad, mientras que Estados Unidos y naciones como Israel y Gran Bretaña han venido armando desde hace años a extremistas del Estado Islámico. Rusia, Irán, Siria y la organización Hezbolá han puesto en marcha una “sala de operaciones conjuntas” para coordinar su campaña para derrotar al EI.

De hecho desde Turquía hace tiempo se han organizado ataques a los comandos terroristas yihadistas ubicados en Siria. Se teme que ISIS pudiera atentar contra la ciudad de Antalya donde se celebra el G-20 que obviamente está convertida en un búnker y está superresguardada con fuerzas de seguridad turca y de la OTAN, por cielo, mar y tierra.

El G20 arrancó su sesión plenaria con un minuto de silencio por las víctimas de los atentados del viernes por la noche en París, Francia. El anfitrión, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, inició su discurso solidarizándose con el pueblo francés, del cual, dijo, entendía su dolor. Cuando el presidente turco llevaba cinco minutos de mensaje, la señal del circuito cerrado se cayó por un rato, lo que provocó nerviosismo entre los asistentes.

Volvió la calma y el mandatario turco señaló: “La economía es el área de mayor interés para el G20, pero nunca podría ser independiente de los asuntos sociales de otros países”. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Barack Obama, mantuvieron este sábado un breve pero aparentemente intenso encuentro en el marco de la cumbre.

Esa reunión sorprendió de algún modo porque ambos mandatarios ya se habían saludado como parte del protocolo. Aunque fue breve, no estaba previsto en la agenda oficial; ambos mandatarios conversaron a solas en una pequeña sala de lobby, poco antes de la primera reunión de trabajo de la cumbre.

“Vamos a redoblar esfuerzos para, en colaboración con el resto de los miembros de la coalición, llevar la paz a Siria y eliminar al Daesh (Estado Islámico) para que no pueda provocar más daño y sufrimiento del que ya ha hecho en París, Ankara y otros países del mundo”, dijo Obama, de acuerdo con un video en su página web.

Lo que Obama no dijo es que desde hace años Estados Unidos, Israel, Alemania, Italia y Gran Bretaña acordaron integrar una alianza para armar a Isis, con la asesoría de la DEA, MOSSAD y el M16 británico que son las agencias que propusieron la idea para ‘reventar’ a Siria. De hecho fue desde la administración de Ronald Reagan que se dieron los primeros pasos para lograrlo.

Es bien sabido que durante casi medio siglo Estados Unidos ha apoyado a Al Qaeda y a sus organizaciones afiliadas, desde el apogeo de la guerra afgano-soviética. La CIA creó campos de entrenamiento para al-Qaeda en Pakistán.

De 1982 hasta 1992, unos 35 mil yihadistas procedentes de 43 países islámicos fueron reclutados por la CIA para luchar en la yihad afgana contra la Unión Soviética. Pero lo mismo fueron haciendo el MOSSAD y el M16 británico, las agencias de inteligencia de Israel y de Gran Bretaña respectivamente, para los mismos fines.

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, afirmó: “Quiero decir a los franceses que estamos en guerra”, luego de que el grupo yihadistas autodenominado Estado Islámico se atribuyó los ataques del viernes en París.

El propio Papa Francisco se pronunció sobre esos ataques y dijo que es una afrenta que había que responder, y advirtió que parecía avecinarse la Tercer Guerra Mundial.

Anuncios

Comentarios desactivados en El mundo está en peligro

Archivado bajo 1

Los comentarios están cerrados.