AMLO dirigirá Morena

PAULINO CÁRDENAS

Como parte de su estrategia para alcanzar, ahora sí, la presidencia de la República en 2018, se estima que mañana sábado el ex candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, asumirá la dirigencia del partido de su creación, Movimiento Regeneración Nacional. Se prevé que será electo por los 300 participantes al II Congreso Nacional Ordinario de Morena que comienza hoy en la ciudad de México.

El pasado 26 de agosto Morena lanzó la Convocatoria respectiva renovar a los 21 integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, incluidos su presidente y secretario general. El pasado 24 de octubre se anunció que Martí Batres dejaba la presidencia nacional para asumir la dirigencia del partido en el Distrito Federal, con miras a contribuir al triunfo de López Obrador en la próxima elección presidencial.

Con su nuevo cargo, López Obrador vuelve a poner loquitos a quienes quieren impedirle el paso para sacarlo de la jugada y evitar que no aparezca en las boletas electorales de los comicios federales a celebrarse dentro de dos años y medio. Desde que los diarios Reforma y El Universal publicaron sendas encuestas en las que coincidían en que el tabasqueño aventajaba en las preferencias electorales para el 2018, en el PRI ni en Los Pinos no pudieron dormir en paz.

La ventaja que llevaba el Peje según Reforma, era del 42 por ciento en la intención del voto. Incluso en la modalidad de “el más conocido, el más popular y el que atrae en estos momentos la mayor intención de voto”, el tabasqueño se llevó de calle a todos, entre ellos a Margarita Zavala, Miguel Ángel Mancera, Jaime Rodríguez alias El Bronco, Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray. De todos no se hace uno.

Se presume que esa cifra que lleva de ventaja López Obrador podría incrementarse al paso del tiempo y sucederle lo que al panista Vicente Fox que se fue tendido solito hacia el triunfo de la presidencia de la República en el año 2000 y cuando el PRI quiso reaccionar ya era demasiado tarde. Cierto que los mexicanos ya estaban hartos del PRI y por eso el candidato con botas arrasó en las urnas.

Algo similar se teme que pueda suceder con el tabasqueño que esta vez podría cumplirse su mantra preferido: “La tercera es la vencida”. Esa es la grima que trae atravesada Manlio Fabio Beltrones y Peña Nieto junto con sus ocurrentes asesores que a ninguno deja dormir en paz. Por ello es que el dirigente del partido en el gobierno federal trama enviar al Congreso una iniciativa de ley que “evite” que AMLO se siga promoviendo en spots televisivos.

El propio Manlio Fabio acepta que el tabasqueño no viola ninguna disposición de ley, pero quiere frenar su avance a como dé lugar. Desde hace más de un año que visualizaron que los mexicanos ya estaban hartos de priísmo gangsteril, y que buscarían otra opción de cambio para 2018, fue cuando se percataron que las miradas de muchos ciudadanos estaban volteando a ver al tabasqueño y a su Morena como esa opción.

Fue cuando Peña Nieto -o Carlos Salinas como aseguran muchos- se avocó a pronunciarse por Manlio Fabio para dirigir el PRI, y comenzara hacerle la guerra de odio a López Obrador, como sucedió entre ambos para que no ganara en 2006 y lo mismo en 2012 con la desgastada cantaleta de que era ‘un peligro para México’. Lo mismo empezó a decir Peña Nieto al señalar que no deberían los mexicanos hacerle caso al populismo.

El propio mandatario federal priísta le ha venido endilgando el ‘sanbenito’ de ‘populista’ al tabasqueño -sin mencionarlo por su nombre-, advirtiéndole a quienes han querido escucharlo, que ‘son malos’ los regímenes populistas, cuando en realidad ha sido su partido el que lo ha sido durante décadas. Incluso el mexiquense se atrevió a ir a exponer su mismo teorema ante la máxima representación de las Naciones Unidas en Nueva York.

Esa ocurrencia desconcertó a la mayoría de los que escucharon a Peña quejarse de AMLO en la sede de la ONU, lo que despertó curiosidad y muchos mandatarios y jefes de gobierno se preguntaron por qué tanto miedo a que cambiase la estafeta de mando con un representante de otro partido, cuando en México se pregona la alternancia del poder como dizque el gran bastión de la democracia.

El propio Andrés Manuel López Obrador acusó al dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, de impulsar una ley en su contra, la que, dijo, ‘no pasará’ en el Congreso. El tabasqueño comparó la iniciativa impulsada por el PRI, con el desafuero promovido en su contra rumbo a la elección presidencial de 2006.

“Es como otro desafuero con miras al 2018. Por cierto, en esa ocasión, Beltrones, quien era presidente de la Cámara de Diputados, se alió a Vicente Fox porque no querían que mi nombre apareciera en la boleta electoral de 2006, comentó López Obrador. De ahí aquel mote que les encaramó el tabasqueño del PRIAN.

“Quieren sacarme por completo de los medios de información: ya sea prohibiendo que aparezca mi imagen o estableciendo que se van a tener que comprar los tiempos en radio y televisión”, denunció el líder del Movimiento Regeneración Nacional en su cuenta de Facebook.

Advirtió: “Voy a empezar a denunciar este atentado a la libertad y a la democracia en organismos internacionales de justicia y de derechos humanos”. La “Ley Beltrones” no pasará advirtió el tabasqueño. Y menos ahora que estará dirigiendo el partido de su propia creación.

Sobre ese posicionamiento AMLO cuenta con un aliado: el presidente nacional del PRD, Agustín Basave, quien advirtió que este partido no aceptará una reforma electoral “con dedicatoria” que pretenda cancelar los tiempos oficiales para la difusión de los partidos políticos y sus candidatos.

Anuncios

Comentarios desactivados en AMLO dirigirá Morena

Archivado bajo 1

Los comentarios están cerrados.