La última victoria priísta

PAULINO CÁRDENAS

La última victoria federal priísta no es la que vendrá, sino la que logró en el 2012. Porque si, como dicen las malas lenguas, será una mujer a quien lancen como abanderada del tricolor para 2018, será garantía de una contundente derrota. Y no es por el hecho de que sea una mujer la aspirante, sino de quién se trata. Las mismas malas lenguas dicen que se trata de Claudia Ruiz Massieu, sobrina del ex presidente Salinas de Gortari.

Igualaría los pronósticos en cuanto al panismo ya que también se trata de otra mujer como candidata, Margarita Zavala, y, sobre todo, por tratarse de quien la apadrina, su desprestigiado esposo, por lo que desde ahora tiene garantizada la derrota. Eso le abriría de par en par las puertas de Los Pinos a Andrés Manuel López Obrador con el apoyo de su partido, Movimiento de Regeneración Nacional, Morena. Y no se dude que el PRD de Agustín Basave se le sume.

Todo un ejército de textoservidores que paga el gobierno o los que escriben y quieren quedar bien con éste a ver qué le sacan, siguen manejando dos infundios que repiten y repiten para que se haga creer que son verdades. Una, es la de que quieren hacerlo ver como un populista desenfrenado al afirmar que quiere que los tabasqueños no paguen sus servicios de luz, y otra la de decir que Margarita Zavala le está haciendo daño y que por eso se quejó de que la golpeó políticamente.

Ni una ni otra. Respecto al primer infundio que el gobierno cree que dejándole caer todo el peso de los medios vendidos va a surtir el efecto que quiere, no fructificará; la desinformación ya la aclaró el propio Andrés Manuel. En el segundo caso, él se limitó a decirle a los medios venales que no marchen. Fue más bien la esposa del tabasqueño la que se encargó de responderle a quien le presta su nombre a su esposo con la pretensión de que regrese a Los Pinos.

Todo México está enterado que el propio Peña Nieto y el dirigente del partido en el gobierno, Manlio Fabio Beltrones, comenzaron desde hace más de un año una campaña en contra del tabasqueño; una campaña de odio con la que tratan de reciclar aquel viejo cuento de que era un peligro para México, cantaleta que fue usada en todos los medios en 2006 y en 2012.

Por ese querer reciclar esa historia, es que López Obrador ha vuelto también a reciclar la historia que publicó The New York Times de que Manlio Fabio estuvo vinculado con el narcotráfico. Critican que lo haya hecho, pero callan que es en respuesta a que quieren volver con el cuento chino de que el tabasqueño haría un gobierno populista lo que sería un peligro para México.

Lo más importante de esto es que a la gran mayoría de los mexicanos les ha quedado claro que quienes han hecho un gobierno ilusorio basado en los selfies para la egoteca presidencial, como si eso fuera gobernar, es un timo. Se sabe en México que quienes han sido un peligro para México son los depredadores del PRI, que logran un cargo de elección popular y de inmediato se dedican a tratar de ejercer el tráfico de influencias y hacer negocios, a establecer empresas privadas con prestanombres que están en nómina, haciendo del encargo una mina de oro para su provecho.

Además con todo descaro tienen vínculos con las mafias del narco que necesitan seguir operando sus actividades en cada entidad de que se trate, por lo que poderoso caballero que es don dinero lo resuelve prácticamente todo para sus fines. Obvio es que la Santa Impunidad siempre está de su lado. Con todo y eso, los textoservidores siguen cobrando dinero fresco o favores en especie a cambio de hablar maravillas de la ‘mafia del poder’.

Incluso hay quienes tratan de desvincular al ex presidente Carlos Salinas de Gortari como el gran cerebro de todo lo que hace y deja de hacer el priísmo y el primer priísta del país, cuando todo mundo en la clase política sabe que desde su búnker donde vive planea estrategias, ordena a tras mano que quiten gente de cargos clave para poner a los suyos sin que nadie chiste nada.

Porque, además, hay que decirlo, Salinas es el único que piensa en el gabinete de Peña Nieto aunque le quieran otorgar méritos de los que carecen, a Luis Videgaray, a Aurelio Nuño o a Miguel Ángel Osorio. Tan preocupados andan en el PRI y en Los Pinos de que Andrés Manuel ahora sí gane la presidencia de la República, que están tratando de inventar hasta lo que no para evitarlo.

Incluso la Ley Beltrones pretende regular la aparición de López Obrador en los spots porque creen que eso es lo que lo ha colocado arriba en las preferencias electorales en donde incluso andan pagándole caro el favor a ciertas encuestadoras para hacer creer que Miguel Ángel Osorio Chong va a la cabeza y Margarita Zavala -léase Felipe Calderón- en segundo lugar, Rafael Moreno Valle en tercer lugar, Luis Videgaray en cuarto lugar y AMLO en quinto lugar.

Eso no se lo cree ni el más ignorante de los ciudadanos. Les molesta y vuelve a resultarles incómodo López Obrador para los planes priístas de perpetuarse en el poder como sucedió cuando consiguió, con todas las trampas electorales que inventó y perfeccionó, mantenerse en el mando federal durante más de siete décadas.

Les enerva que el tabasqueño sea una opción viable para muchos mexicanos que siguen creyendo en que se requiere el menos malo de los políticos, para que enderece este país. Para muchos el menos malo se llama Andrés Manuel, es tabasqueño y estiman que ahora sí ganará la presidencia de la República. Los mexicanos ya no caerán en el engaño del 2006 ni del 2012.

El PRI ya demostró que es una mafia que llega a robar y hacer negocios y no a gobernar. De eso es de lo que millones de mexicanos están hasta la madre. Por eso ganó Vicente Fox en el 2000. Por eso los mismo priístas temen que AMLO lo logre en 2018.

Anuncios

Comentarios desactivados en La última victoria priísta

Archivado bajo La última victoria priísta

Los comentarios están cerrados.