Seguirá el desgobierno priísta

PAULINO CÁRDENAS

Para los mexicanos no hay esperanza de cambio en lo que resta del sexenio. La primera mitad ha sido de improvisaciones y ocurrencias; de pifias y altivez; de mano dura con los que reclaman y de fracaso en los dos rubros principales, el económico y en seguridad. Como han ido las cosas no se ve que asome la posibilidad de una mejora sustantiva.

Este gobierno ha preferido apelar a la demagogia, a las promesas no cumplidas con las mayorías y a amenazar con acallar las críticas. De hecho está harto de los mexicanos y podría endurecer su postura con quienes han venido protestando por tanta ineficiencia, ineficacia, insensibilidad e intolerancia gubernamental. Los primeros tres años fueron un fracaso de desgobierno priísta.

La revista Newsweek en español, en una edición especial, resume así el fracaso de Peña Nieto: “El salvador que no lo fue”, esto en alusión a la portada aquella de la revista Time que llevó el notable encabezado “Saving Mexico” (Salvando a México) en la que aparecía la foto del mandatario mexicano en una actitud de triunfo. Aquellos sueños de grandeza se esfumaron.

El autor del artículo, el periodista Albison Linares, da algunos datos duros. Dice que a la mitad del sexenio, el gobierno de Peña Nieto ha fracasado en su propósito de abatir los índices de pobreza. Por cada año de gestión, un millón de mexicanos ha engrosado la estadística de sobrevivientes, que hoy alcanza al 46.2% de la población.

“Su gabinete se ha visto inmerso en escándalos de corrupción e impunidad, que comienzan con la propia figura del presidente. Tres años bastaron para destrozar la esperanza que muchos depositaron en el retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI)”.

Newsweek hace alusión además al informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) de julio pasado donde reveló un incremento de dos millones de personas en los índices de pobreza de 2012 a 2014.

“Durante el mandato de Enrique Peña Nieto un millón de mexicanos ha ingresado anualmente en las mediciones de pobreza, lo que ubica la cifra de población vulnerable en 55.3 millones de ciudadanos, un 46.2 % del total nacional”, destaca la publicación.

También menciona los índices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) donde México aparece junto a Brasil y Turquía con los mayores porcentajes de pobreza. Hasta aquí lo que menciona Newsweek y que la agencia Apro reproduce íntegro el artículo.

Si hubiera un vocablo con la que pudiera definirse la primera mitad de la presente administración federal priísta sería la palabra ‘fatal’. Hay otras expresiones peores, pero esa resume mucho del fracaso de la administración federal priísta, ese ‘nuevo’ PRI que usó esa mentira como parapeto para llegar al poder. Pero de gobernar, nada. Ni saben, ni les interesó aprender.

La llamada ‘mafia del poder’ proponía un ‘cambio’, pero para que nada cambiara, para que todo siguiera igual, haciendo como que hacen, con dizque nuevas reformas ‘de fondo’, con nuevas propuestas de ley, pero todo a medias, todo simulado, sin intención verdadera de que se produzca un verdadero cambio ni en lo económico ni en lo social.

En lo político tampoco nada ha cambiado. Todo sigue con la misma porquería, la misma fórmula de engaño y engañifas de partidos, comenzando por el partido en el gobierno, anteponiendo sus intereses partidistas antes que los de la sociedad, con una oposición que había dejado de ser interlocutora de los mexicanos menos favorecidos.

Ni el PRD, ni los partidos satélite priístas, y menos el PAN, han sido capaces de dar pasos verdaderos hacia el cambio de paradigmas, ni como institutos políticos, ni en pro de un cambio social. Sus representantes en el Legislativo se la pasan alzando el dedo sin ver lo que aprueba, a favor del partido en el gobierno.

En correspondencia por esas aprobaciones a favor de las propuestas priístas, están las gratificaciones especiales, además de su generoso sueldo, aguinaldos y prestaciones. Sus dirigencias se la pasan deliberando cómo seguir colgados de la ubre disfrutando de las mieles del erario y pasarse la vida engañando a los ingenuos que todavía creen en sus banderas y sus propuestas.

Al final acaban haciendo negocios y trapacerías, como sucedió con el verde Arturo Escobar que se las daba de muy recto y honesto y acabó siendo una ficha peor que otros que se consideraban la masquiña política. ¿Gobernación no sabía la clase de ficha que era cuando lo nombró subsecretario? Obvio que acabará absuelto porque así es el sistema.

En lo que va del sexenio que encabeza Enrique Peña Nieto se han acumulado tantas fallas, pifias y abusos -ineficiencias, incapacidad de sus gentes y actos abusivos de poder, rapacidades incluso que rayan en el ámbito de lo penal, como los negocios que se han hecho al amparo del cargo, con empresas proveedoras del gobierno federal-, de lo que los mexicanos están hartos.

Y están los casos de los 43 normalistas desaparecidos de manera forzada, junto con otros eventos de sangre contra civiles en los que han estado involucrados las fuerzas gubernamentales. En cuanto a inseguridad, , bastaría señalar como ejemplo la dizque ‘fuga’ del Chapo Guzmán, a quien Peña Nieto le había encargado muy especialmente al secretario de Gobernación, que por ningún motivo sucediera otra fuga como la 2001.

¿Qué es lo que se puede esperar en los años que faltan? Sinceramente nada. El presidente Peña Nieto se ha empeñado en sostener a sus más ineficientes funcionarios en los dos principales cargos del gabinete. Por eso nadie cree que su gobierno logre dar un giro que enderece la nave, en lo que resta del sexenio, que de hecho son dos años porque el tercero es el ‘Año de Hidalgo’ y la efervescencia de la sucesión y la ‘cargada,  lo sepulta todo.

paulinocardenas.wordpress.com

‪@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Seguirá el desgobierno priísta

Archivado bajo Seguirá el desgobierno priísta

Los comentarios están cerrados.