El Verde bajo sospecha

PAULINO CÁRDENAS

El INE volvió a imponerle oootra multa al Partido Verde por oootra transa en la que está involucrado -¿pero cómo no?- su ex dirigente Arturo Escobar; es un asunto que data de 2010. Se refiere a un gasto y procedencia de dinero ‘no aclarada’, por más de 11 millones de pesos, que nunca fueron informados a la autoridad electoral. El INE dijo que ese dinero es ‘de origen desconocido’.

Eso se presta a muy malas interpretaciones. ¿Pudo ser dinero de algún cártel? Por ese nuevo hallazgo delincuencial que le descubrieron al ahijado más apapachado del PRI y de Los Pinos, le impusieron al Verde Ecologista una multa por 88.5 millones de pesos, en lugar de cancelarle el registro definitivamente por tantas violaciones a la ley electoral y sus estatutos, como debería ser.

Por unanimidad, el Consejo General del INE aprobó aplicar esta sanción para castigar lo que la consejera Pamela San Martín calificó como una “maquinación para ocultarle a la autoridad” las infracciones cometidas por dicho partido. La compleja historia sobre esta investigación inició en 2010.

Al entonces Instituto Federal Electoral (IFE) le despertaron dudas una serie de pagos que hizo el Verde por unas escrituras de las que no había evidencia y halló que eran de un inmueble recibido a cambio de 763 mil 599 camisetas no entregadas, por las que se pagaron los 11.2 millones de pesos a la empresa Grupo Textil Joad, de la que era accionista Adrián Escobar, hermano del ex vocero del Verde Arturo Escobar.

En la sesión de ayer del Consejo General, Horacio Duarte, representante de Morena, señaló que no es la primera ocasión en que los hermanos Adrián y Arturo Escobar están inmiscuidos y se confabulan en actividades ilícitas en materia electoral y de delincuencia organizada. Y ni qué decir del perdón que se le dio a Escobar cuando se le encontró con dinero en efectivo en el aeropuerto de Chiapas (un millón cien mil pesos ene efectivo), exclamó.

Muchas preguntas van y vienen: ¿Por qué al Verde Ecologista le vale madres que le impongan una y otra y otra y otra multa por violaciones a la ley electoral y a sus estatutos? ¿De dónde sale tanto dinero? ¿De veras del erario? ¿El dinero que paga de multas, que han sido millones y millones, no proviene de algún cártel? Pero la principal pregunta es: ¿Por qué no le han quitado el registro a ese partido aliado principal del PRI y del gobierno peñanietista?

Son cuestionamientos muy atrevidos que ya andan circulando a lo largo y ancho de todo el país. Nadie se explica de dónde saca tanto dinero el Verde para pagar tantas multas, cuando lo fácil, lo lógico y lo estrictamente legal sería haberle cancelado el registro desde hace rato por pasarse por el arco del triunfo lo que está plasmado como obligaciones para todos los partidos en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

El Instituto Nacional Electoral debió cancelarle desde hace tiempo el registro al Partido Verde Ecologista de México por violaciones graves y sistemáticas a la Constitución y, en particular, a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales. Pero el presidente consejero del INE es un vil subordinado de ‘la mafia del poder’ como le llama López Obrador a quienes tienen el mando del poder político.

El responsable del INE se llama Lorenzo Córdova Vianello, es discriminador de indígenas y es un cero a la izquierda. Se dice que cuando quiso aplicarse como autoridad electoral proponiendo al Consejo la cancelación del registro al Verde Ecologista, fue cuando se divulgó una conversación telefónica en la que se expresó de manera peyorativa y soez de un dirigente de una comunidad indígena de Guanajuato.

Eso fue en mayo pasado. Se dijo también que Córdova fue advertido de que si insistía en aplicarle al Verde la cancelación de su registro, sacarían al aire más llamadas similares. Se dobló y se alineó, afirman. Solo multas al Verde, cuando mucho. Y como vil subordinado, y no como la más alta autoridad electoral, ha estado actuando desde entonces. Por eso es que el rumor popular ha ido creciendo. ¿El Verde le lava dinero a algún cártel?

Hay quienes se atreven a pensar que es la única explicación por la que, ante tantas anomalías, violaciones a la ley electoral y sus reglamentos, el INE no ha ocurrido a quitarle el registro al Partido Verde Ecologista; reconoce que hay algo ‘raro’ detrás. Y los mexicanos mal pensados empiezan a sospechar que esa ‘rareza’ debe corresponder al nombre de algún cártel que le gusta ir de la mano de los ganadores. ¿El Verde le está haciendo el favor a algún cártel, a cambio de ciertos favores para sí y para interpósito partido?

El investigador Edgardo Buscaglia en su último libro hace un análisis sobre el crimen organizado y sus vínculos con la corrupción política. Esta vez se concentra en los principios y las claves del lavado de dinero o blanqueo de capitales, actividad que sostiene el patrimonio de los grupos delincuenciales. Y explica cómo opera este lavado de dinero a escala internacional.

Afirma que los movimientos de dinero ilegal procedentes del crimen organizado que se producen en algún país. Normalmente parten de uno de dos orígenes: por un lado, está el capital ilícito que generan en el exterior organizaciones criminales extranjeras y que introducen en las fronteras del país en cuestión. Por otro, el dinero negro procedente de las actividades de delincuencia organizada que se realizan en territorio propio.

Preguntamos nosotros: ¿En alguno de estos casos encajaría el presunto lavado de dinero que estaría haciendo uno de los cárteles mas poderosos con uno de los partidos políticos más consentidos del sistema como ya sospechan muchos mexicanos? Porque ante lo que sucede con el Partido Verde no hay una explicación lógica.

Si esa sospecha llegara a confirmarse, ello tendría graves e inmediatas repercusiones que sacudirían a todo el sistema partidista de México y en la clase política habría un gran perdedor.

paulinocardenas.wordpress.com

‪@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en El Verde bajo sospecha

Archivado bajo El Verde bajo sospecha

Los comentarios están cerrados.