Al PRI le tiemblan las corvas

PAULINO CÁRDENAS

A poco más de seis meses de las primeras elecciones que habrá para la recta final que concluirá en 2018, hay preocupación en las filas del PRI y sobre todo en la élite de mando de ese partido, porque aún no tienen definido aún quiénes serán bien a bien sus prospectos para los comicios del domingo 5 de junio del año que está por comenzar.

Apenas hay atisbos en donde algunos medios juegan el papel de catadores, para saber si al afirmar que la cúpula estatal priísta ya resolvió a favor de tal o cual prospecto, lo cual en estricto rigor técnico no tiene fundamente; son solo especulaciones mediáticas. Hay dos excepciones: el caso de los estados de Durango y Tlaxcala en las que ya hubo convocatoria oficial adelantada.

A partir del 6 de enero se emitirán las convocatorias para las otras 10 entidades en donde habrá elecciones en junio de 2016, para renovar el mismo número de gubernaturas. Serán las correspondientes a los estados de Aguascalientes, Zacatecas, Sinaloa, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas, Chihuahua, Veracruz y Puebla.

Manlio Fabio Beltrones, presidente del Comité Ejecutivo Nacional, informó que una vez que se publiquen las convocatorias, el partido dará un plazo de 10 días posteriores para que los interesados se registren ante sus dirigencias estatales.

Confió en que la primera semana de abril el PRI cuente con los todos candidatos de los estados donde el domingo 5 de junio se votará por la renovación de sus gubernaturas. “Las convocatorias señalarán con precisión el momento del registro de los candidatos que no será mayor de 10 días después de la emisión”.

De cualquier modo, se sabe que hay mucha efervescencia en las filas de ese partido, sobre todo los que suspiran por ser ungidos como candidatos del tricolor, quienes irán arropados por el testaferro electoral de ese partido, el Verde Ecologista, de tan mala fama pública por las transas de sus ex dirigentes, Jorge Emilio González alias el ‘Niño Verde’, y Arturo Escobar

Ambos han sido sedicentes adoradores del dinero y de las transas, pero cuentan con la protección de la ‘mafia del poder’ como le llama Andrés Manuel López Obrador a quienes ostenta por ahora el mando federal, y cuyos principales padrinos de esa mafia están en las cúpulas del PRI, de Los Pinos y del INE.

Por sus poderosas influencias seguirán zurrándose en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, protegidos por el sagrado manto de la impunidad. Así anda la democracia electoral en México. Ni con cadenas de oración los mexicanos se han salvado de esa vergonzosa monserga que es con la que el PRI busca repetir en el mando federal en 2018. Obvio, a base de transas.

Se dice que las claves para ganar serán las alianzas y la selección de candidatos. El PRD ya anda en lo suyo. Anda cerrando alianzas con el PAN en Veracruz, Tlaxcala, Durango, Puebla y Oaxaca, donde ambos partidos el buscan repetir el acuerdo electoral cuya fórmula los ha hecho ganar juntos en otros comicios.

Al respecto, el dirigente nacional del PRI cuestionó las “alianzas contra natura, casi de catafixia de Chabelo”, entre Acción Nacional y el de la Revolución Democrática para enfrentar las elecciones de 2016. Eso no denota mas que temor a que la fórmula les resulte al PRD y al PAN, que es menos deleznable que la alianza PRI-PVEM.

Esta sí una alianza detestable, deforme y repugnante que va contra la ética y buena moral, si es que esto existe en política y sobre todo en asuntos electorales. Esa alianza del PRI con un partido y dos de sus dirigentes acusados de delincuentes, uno por un crimen cometido con el ‘suicidio’ de una modelo en Cancún, y otro acusado de delincuente electoral por la Fepade pero quedando impune por obra y gracia de la Santa Impunidad.

Y no hay autoridad que castigue esos actos delictivos, eso sí es denigrante para un ‘nuevo’ PRI que dizque llegó sabiendo cómo hacer las cosas, principalmente hacer negocios al amparo del cargo. Y además esas fechorías les vale madres en ese partido, en Los Pinos y al lacayo consejero presidente del INE discriminador de indígenas. Luego entonces ¿por qué le tiemblan las corvas al PRI respecto a las elecciones de junio?

Porque, extramuros priístas, habrá dos personajes allegados a su jefe nominal, que definirán la selección de candidatos. Uno se llama Aurelio Nuño y el otro Luis Videgaray. A Manlio Fabio solo le avisarán cuando tenga que anunciar sus nombres. Aunque corren los rumores que es entonces cuando se dejará sentir la mano del padrino de padrinos y que apoya al dirigente del partido en el gobierno.

No tardará en comenzar a verse esa lucha por el poder. Y en medio de eso, viene un tabasqueño con la espada desenvainada para seguir abriéndole paso a su Morena. No es remoto que Andrés Manuel López Obrador y el dirigente perredista Agustín Basave, comiencen a buscar alianzas también, con miras a cerrarle el paso al PRI y a su monserga llamada Partido Verde Ecologista de México.

Por eso andan en el partido en el gobierno, en Los Pinos y en el INE, que no los calienta ni el sol. ¿Qué tal si procede la aprehensión de Escobar y le quitaran el registro al Verde? Sería el acabose del Revolucionario Institucional para las elecciones del 2016, las del 2017 en Coahuila, y las federales del 2018 donde será elegido nuevo presidente de México.

¿El ganador sería el que ha venido pregonando que “la tercera es la vencida”? ¿Por eso le tiemblan las corvas al PRI?

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Al PRI le tiemblan las corvas

Archivado bajo Al PRI le tiemblan las corvas

Los comentarios están cerrados.