El petróleo, en manos priístas

PAULINO CÁRDENAS

La reforma energética solo ha servido para repartirse entre distinguidos miembros de la mafia del poder los primeros campos petroleros a través de las correspondientes Rondas de licitación pública. Esos recursos que sigue insistiéndose oficialmente que son de todos los mexicanos, están quedando en manos de un puñado de cuates, todos pertenecientes al depredador clan priísta que se despacha con la cuchara grande, como siempre lo ha hecho.

Ese es parte del gran engaño de las reformas ‘estructurales’ que nacieron con el Pacto por México, un acuerdo metaconstitucional que fue acordado entre el partido en el gobierno y su rabioso perro faldero el PVEM, con el PAN y el PRD. Ese acuerdo fue firmado al día siguiente de que tomó posesión Peña Nieto del mando federal. Pero a tres años de haberse suscrito, los cinco grandes acuerdos a los que se comprometió el mandatario priísta, ninguno se ha cumplido cabalmente.

Ni el referente a Sociedad de derechos y libertades; ni el de Crecimiento económico, empleo y competitividad; ni menos el de Seguridad y justicia; y mucho menos al rubro de Transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción; tampoco el compromiso de propiciar y consolidar una Gobernabilidad democrática. Respecto de las reformas ‘estructurales’ propuestas por el Ejecutivo al Legislativo, ha logrado que se aprueben 12 pero no están aterrizadas ni mucho menos consolidadas.

Algunas están en la etapa de implementación, mientras que otras todavía necesitan que se creen o modifiquen otras leyes para poder funcionar. La reforma educativa era con la que Peña Nieto quería vestirse de luces. Incluso fue un golpe mediático que concentró la atención en sus resultados, al meter a la cárcel a la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo. Incluso se ha recurrido a la fuerza pública para obligar a todo el magisterio a realizar evaluaciones para ser contratados o rechazados, pero dicha reforma no acaba de ‘cuajar’.

El magisterio disidente no la reconoce porque le quita privilegios con los que ha contado durante décadas con la complacencia oficial. Pero lo peor es el análisis que hizo el nuevo rector de la UNAM, Enrique Graue, quien señaló recientemente que aunque es un primer paso, “no es una reforma educativa; hasta este momento es una reforma en la forma de contratación de los profesores y evaluación de ellos”.

La reforma constitucional sobre ese rubro ha sido el nudo gordiano del proyecto pasa por reordenar el acceso y evaluación de los docentes, manifestó el rector. Añadió que esa reforma impone el concurso obligatorio, dejando atrás un modelo de plazas heredadas y control sindical producto del México clientelar anterior a la apertura democrática del 2000.

Lo principal, dijo Graue, es que “falta reformar la educación, los modelos educativos, los contenidos, materias (…) Eso es lo que es una reforma educativa y está por verse” (…) “Esperamos ver la verdadera reforma educativa pronto”, comentó en entrevista con el diario español El País.

Y en materia energética podría decirse que las cosas empiezan a verse peor de lo que suponían los que se opusieron desde el principio a esa reforma energética, argumentando que de aprobarse -como fue- le quitaría a los mexicanos la potestad de ese recurso, para dárselo a monopolios extranjeros con nuevas reglas de juego para explotar y comercializar ‘nuestros’ hidrocarburos, e imponer condiciones para hacerlo.

En las primeras Rondas de licitaciones públicas ya se dio el favoritismo: comenzaron a aparecer nombres de sobra conocidos del priísmo rampante y depredador, como el del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, el ex secretario de Hacienda Pedro Aspe Armella, y el de Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores priístas, entre los primeros ‘agraciados’ con el otorgamiento de campos petroleros a través de licitaciones dizque auditadas y ‘transparentes’.

Ese ‘apañe’ de los recursos petroleros en manos de un puñado de priístas con la evidente complacencia del jefe nominal federal de ese partido, es lo que, entre otros, venía criticando Andrés Manuel López Obrador, quien ha venido llamando ‘la mafia del poder’ a los depredadores del sistema, mayoritariamente del partido en el gobierno.

Habrá que ver las respuestas que comiencen a darse a partir del año próximo por parte de agrupaciones que reprueban ese estilo cínico y desvergonzado de apañarse recursos petroleros que dizque siguen siendo de todos los mexicanos. Y no solo por eso.

Están también las negligencias, la indolencia por actos de lesa humanidad que el gobierno mexicano ha dejado hacer y ha dejado pasar o en el peor de los casos, acude a utilizar la fuerza pública federal e incluso a las Fuerzas Armadas, para aplacar reclamos y manifestaciones públicas que el gobierno peñanietista siente como ofensas a su quehacer.

Tales han sido los reprobables casos de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, y las masacres de Tlatlaya, Tanhuato y Apatzingán donde las fuerzas represivas de los diferentes niveles de gobierno han masacrado al pueblo bajo la excusa de que eran narcotraficantes o pistoleros de algún cártel. Y hay más casos. Y hay más violencia desatada en casi todo el país.

Y hay cada vez más militarización para apoyar a gobiernos gorilescos como el de Veracruz y no para defender los derechos de los mexicanos. Y a ello hay que sumarle los abusos del poder para hacer negocios con empresas como Oceanografía, Grupo Higa y OHL, de lo que se ha derivado una demanda penal en contra de Peña Nieto por traición a la patria.

La demanda penal fue presentada por el activista Julián LeBarón y por el abogado Gilberto Lozano González, fundador del colectivo Consejo Nacional Ciudadano, que han reunido más de 57 mil firmas ‘físicas’ que fueron anexadas a la denuncia que personalmente entregaron la semana anterior en la PGR.

Ni duda cabe que la segunda mitad del sexenio estará lleno de pleitos entre la mafia incrustada en el poder y muchos mexicanos indignados cuyo número irá creciendo para sumarse a la lucha pacífica por sacudirle a México el rancio y pestilente sistema priísta lleno de corrupción y protegido por la impunidad.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en El petróleo, en manos priístas

Archivado bajo El petróleo en manos priístas

Los comentarios están cerrados.