Teles gratuitas… ¿qué hay detrás?

PAULINO CÁRDENAS

Desde ahora corren apuestas de que detrás de la entrega de televisores digitales por parte del gobierno a las clases menos favorecidas con el pretexto del “apagón analógico”, ha habido manejos indebidos que pronto aflorarán con nombres y apellidos, asunto que sin duda se convertirá en otro escándalo de corrupción. Oficialmente el plazo para el cambio de teles analógicas a pantallas digitales concluye hoy 31 de diciembre.

Se supone que los que no tengan televisores digitales no tendrán señal para ver programas en televisión abierta. Son millones los nuevos aparatos que el gobierno habría entregado pantallas cuyas cajas traen la leyenda ‘Mover a México’. La disposición de la SCT era que a la entrega de su televisor analógico la gente recibiría su televisor digital.

Con esa medida en el país dejarán de utilizarse alrededor de 40 millones de televisores analógicos que son las teles técnicamente obsoletas -las teles viejas pues-, que ya no captan la nueva forma de envío de señal. La entrega es a gente que está enlistada en el padrón de la Secretaría de Desarrollo Social.

Sin embargo, hay reportes en el sentido de que por problemas con los padrones de la Sedesol, en muchas ciudades una misma familia recibiera hasta tres aparatos televisivos porque forman parte de tres programas distintos de “apoyo” de esa dependencia.

Los partidos de oposición, entre ellos Morena, han criticado que el gobierno, aprovechando el acuerdo internacional del famoso ‘apagón analógico’, esté llevando agua a su molino con la entrega ‘gratuita’ de teles digitales porque supone una forma velada de atraer votos a favor del partido en el gobierno.

Ante esas críticas, desde mayo pasado la Secretaría de Desarrollo Social había señalado en un comunicado que esa entrega de televisores digitales “es constitucional”. Indicó que el Programa de Transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT), “es constitucional y ratificado” por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Detalló que la aplicación de este programa por parte de la SCT con base en el padrón de beneficiarios de la Sedesol fue una determinación de orden constitucional, ratificada el 31 de marzo por la Sala Superior del TEPJF.

Aunque para muchos observadores esa entrega gratuita debería suspenderse o ser sancionada por considerarse una abierta promoción del gobierno federal priísta con miras a próximas elecciones, hay oídos sordos a esos reclamos.

Como sea, la entrega gratuita de televisores digitales con la leyenda “Mover a México” por parte del gobierno ha seguido, y seguirá. Pero el problema radica en lo que ha habido detrás del otorgamiento de contratos de esos bienes por parte del gobierno.

Para empezar, solo hay un selecto grupo integrado por cuatro grandes empresas, que acapararon los más de 20 mil millones de pesos que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes destinó en las tres grandes licitaciones para adquirir casi 10 millones de aparatos televisivos que se repartieron a través de los padrones de la Sedesol.

Así lo señala Jenaro Villamil en una nota para la Agencia informativa del semanario Proceso. Escribe que hace tres semanas llegó un extraño cargamento al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México procedente de la compañía Emiratos Cargo, con una nota de entrega urgente antes del 20 de diciembre.

La empresa importadora de este cargamento fue Synnex de México SA de CV, fabricante de ordenadores y software y que, según su página oficial de internet, cuenta con sólo 10 empleados, pero fue beneficiada por la SEP con la compra de 709 mil tabletas para repartir en las escuelas primarias.

Synnex de México no figura en el selecto grupo de las cuatro grandes empresas mencionadas. Sin embargo, participó en la última licitación pública que se conoció de la SCT, en agosto de 2015, para la adquisición de un total de 3.5 millones de televisores. Antes de esta licitación hubo otras dos, convocadas por la SCT, para adquirir 5.8 millones de televisores.

Synnex pasó a otra etapa, junto con otras ocho empresas, sobre “análisis de sus ofertas”, según informó el 26 de agosto pasado Juan Francisco Labrada, director de adquisiciones de la SCT. El último día para la entrega oficial de los televisores fue el 20 de diciembre pasado.

Sin embargo, hay información contradictoria de la SCT que apunta en un sentido contrario: el reparto de televisores continuará y existe un “colchón” de miles de aparatos, según nota publicada este 29 de diciembre en La Jornada.

La SCT no ha aclarado a cuanto asciende el número de televisores que forman parte de este “colchón” ni cuáles son las empresas a las que se les compró vía adjudicación directa. Lo cierto es que detrás hay una cloaca.

Señala Villamil que el capítulo de la adquisición y reparto de las televisiones digitales no acabará con el “apagón analógico” cuyo plazo vence hoy. Más bien inicia otra etapa y puede destaparse una auténtica caja de Pandora.

Y será peor -señalamos nosotros- cuando salgan a relucir nombres de políticos famosos entre los que presuntamente está el del panista que fue secuestrado en 2010 durante siete meses, mas otros que irán apareciendo cuando empiecen a aflorar  los trastupijes que habrían implementado los gangsters priístas de cuello blanco encargados de esas entregas en todo el país que huelen a propaganda electorera adelantada. En su momento se verá.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Teles gratuitas… ¿qué hay detrás?

Archivado bajo Teles gratuitas… ¿qué hay detrás?

Los comentarios están cerrados.