Peña ordenó asistir a Moreira

PAULINO CÁRDENAS

El presidente Enrique Peña Nieto ordenó a la canciller Claudia Ruiz Massieu Salinas echarle la mano a Humberto Moreira en España para que se garanticen sus derechos humanos y el proceso que le iniciarán por los delitos de lavado de dinero al parecer procedentes del narcotráfico, malversación de recursos del erario estatal y federal, cohecho y organización criminal, ‘se ajuste al debido proceso’.

Las indicaciones las dio antes de iniciar la gira que realiza el mandatario con una numerosa comitiva por varias naciones árabes para luego llegar el miércoles a la reunión del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Y la titular de Relaciones Exteriores hizo lo propio con su gente, luego de saber que el ex presidente del PRI y ex gobernador de Coahuila ya estaba en prisión. Lo investiga la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal del país Ibérico.

La embajada mexicana en España se encargará pues de vigilar que se respeten “los derechos humanos” de Moreira y le brindará asistencia consular en caso de que le sea solicitada, “como ocurre en el caso de cualquier ciudadano mexicano, sujeto a requerimientos judiciales en el exterior”, señaló un comunicado.

Lo cierto es que, pese a que en las primera horas desde que se conoció la noticia a través de los medios, la Presidencia dijo no saber nada al respecto e incluso la dirigencia del PRI quiso deslindarse del caso en un comunicado diciendo que “las instituciones no son responsables de los actos de los individuos que la integran”, al final, por órdenes superiores tuvieron que reaccionar.

Habían dado las 14:00 horas del viernes y el gobierno mexicano declaraba no tener información sobre la detención en Madrid de Humberto Moreira Valdez, por blanqueo de capitales procedente del narcotráfico y otros delitos. “No tenemos información al respecto”, declaró el portavoz del gobierno, Eduardo Sánchez, al ser interrogado por reporteros.

Moreira, quien gobernó el estado de Coahuila de 2005 a 2011, fue detenido este viernes en el aeropuerto de Barajas y el juzgado número 5 de la Audiencia Nacional de España ordenó de inmediato su encarcelamiento. Sobre la detención del ex líder nacional del PRI en España, Humberto Moreira Valdés, el presidente Peña Nieto pidió no hacer juicios anticipados.

Durante la escala en Gander, Canadá, rumbo a su viaje a los Emiratos Árabes, el jefe del Ejecutivo dijo ante representantes de los medios, desconocer los hechos, asegurando que ya se le estaban otorgando los servicios consulares al ex dirigente del PRI y ex gobernador de Coahuila. Las mismas fuentes precisaron que el político pasará a disposición del juzgado de guardia de la Audiencia Nacional, un tribunal de instancia superior español.

Moreira fue presidente del PRI de marzo a diciembre de 2011, cargo que dejó tras verse involucrado en un escándalo por la supuesta contratación irregular de deuda pública durante su Gobierno en el estado de Coahuila. En 2013 trascendió que residía en Sant Cugat del Vallés, localidad próxima a Barcelona, a la que, según sus propias declaraciones, se trasladó después del asesinato de su hijo José Eduardo el 3 de octubre de 2012, al parecer a manos de presuntos miembros del grupo criminal de Los Zetas.

El asunto en este caso es que para los mexicanos no resulta sorprendente que entre priístas se traten de proteger unos a otros. El PRI, por órdenes de su dirigente Manlio Fabio Beltrones, se quiso deslindar de esa papa caliente de la detención de Moreira. Aunque había dicho que no había que adelantar juicios sobre su aprehensión en el aeropuerto de Barajas, ordenó que se hiciera un comunicado en el que trataba de deslindar a su partido de quien fuera su dirigente ya siendo presidente Peña Nieto.

Humberto Moreira Valdez fue gobernador del estado de Coahuila del 1 de diciembre de 2005 al 4 de enero de 2011, y presidente del PRI del 4 de marzo de 2011 al 2 de diciembre de 2011. Desde que Moreira Valdez dejó la gubernatura de Coahuila para ser presidente del Revolucionario Institucional, la oposición lo acusó de haber endeudado al estado.

El 25 de agosto de 2011, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó que había una deuda de 34 mil millones de pesos que adquirió el estado durante la gestión de Humberto como Gobernador. El 30 de junio de 2015 una corte del estado de Texas involucró a Moreira en operaciones de lavado de dinero a través de un prestanombres llamado Rolando González Treviño, quien aceptó declararse culpable e implicó al ex-gobernador.

Pese a los procesos en México y el extranjero, el gobernador siempre ha negado la existencia de denuncias formales y aseguró, en varias ocasiones, que las acusaciones serían parte de una campaña de linchamiento político y mediático. Sin embargo, las indagatorias dicen otra cosa.

La justicia de Estados Unidos ordenó una acción civil para bloquear los fondos de más de dos millones de dólares de la cuenta número 26-2673-031320, abierta en el Butterfield and Son Limited Bank de Bermudas, relacionado con la cuenta de Héctor Antonio Villareal Hernández, secretario de Finanzas del gobierno de Coahuila cuando Humberto Moreira era gobernador.

Cuando ejerció su cargo como servidor público tenía un sueldo de más de 8 mil dólares mensuales. El diario menciona que su sueldo, aunque es alto, no es suficiente para justificar la existencia de los fondos en Bermudas. Pero Peña Nieto ordenó asistirlo en España. Los priístas se cuidan las espaldas, pese a que el mandatario federal sabe mejor que nadie las cuitas de Humberto Moreira.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

 

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Peña ordenó asistir a Moreira

Archivado bajo Peña ordenó asistir a Moreira

Los comentarios están cerrados.