Vileza contra Kate del Castillo

PAULINO CÁRDENAS

Medios venales y textoservidores sometidos a los designios del gobierno están siendo utilizados vilmente por los ‘asesores’ de Peña Nieto para denostar y querer hacer polvo a Kate del Castillo y al actor y productor norteamericano Sean Penn. La orden sale de Los Pinos. La razón es Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. La operación se llama ‘Venganza’. La saña está enfocada específicamente contra la actriz mexicana. Ni siquiera en EU la acusan hasta ahora de nada. Ni a Penn.

Todo el enojo es porque la estrella principal de la serie La Reina del Sur sirvió de enlace para que, octubre pasado,contactara al capo sinaloense, ya que Sean Penn quería ver si producía una serie sobre el jefe del cártel de Sinaloa. Sin proponérselo, Kate le dio una cátedra magistral a todas las áreas de ‘inteligencia’ del gobierno federal y de las fuerzas armadas que contaban con tecnología de punta y presupuestos multimillonarios dizque para hallarlo, de cómo contactar y dar con la guarida del capo más buscado del mundo, . Sin tanto mitote, Kate logró que Sean contactara al capo. Llegaron hasta él y el productor de cine lo entrevistó.

Tres meses después, gracias a una denuncia ciudadana según comunicó Marina el viernes 8 de enero pasado, anunciaba Peña Nieto en su cuenta de twitter la recaptura del Chapo con la frase: Misión cumplida. The New York Times adelantó ese mismo día que la revista Rolling Stone publicaría al día siguiente, el sábado 9, un reportaje en donde se daba a conocer que Sean Penn había hablado largamente con Guzmán Loera en su guarida, y daba detalles de lo que se publicaría. La revista Rolling Stone ciertamente publicó el reportaje.

Y se hizo el escándalo que dejó mal parado al gobierno federal cuando quiso presumir que había sido detenido el Chapo gracias a una ‘ardua y sostenida estrategia de inteligencia’, lo cual no fue verdad. Más bien la reaprehensión del Chapo en un motel de Los Mochis, Sinaloa fue un chiripazo ya que se dio tres meses después, luego de la referida denuncia ciudadana de la que daba cuenta en un comunicado la Marina el mismo viernes 8 por la mañana, sin mencionar  que había detenido al Chapo.

Contaba que se había montado una operación en un motel de Los Mochis en donde había gente armada según la denuncia anónima y que un comando de la Marina rodeó el lugar, sus efectivos fueron recibidos a balazos, y aprehendieron a un asistente del Chapo apodado ‘Cholo Iván’. Se supone que en un seguimiento de persecución no muy claro, acabó siendo aprehendido el capo sinaloense dizque saliendo de una alcantarilla por donde trataba de escapar. El gobierno dijo horas después que la recaptura había sido gracias a “un cuidadoso e intenso trabajo de inteligencia”. Mintió.

El coraje fuerte fue porque el influyente diario New York Times, y luego la revista Rolling Stone, habían echado a perder la primicia de la detención con la que Peña Nieto y su gobierno querían pararse el cuello ante los ojos del mundo y no les salió. De tal tamaño fue el coraje en Los Pinos que hubo la orden de que los medios venales y los textoservidores del gobierno, comenzaran una campaña negra contra Penn y Kate, sobre todo ensañándose con la actriz mexicana inventándole hasta lo que no.

Que si ella y el Chapo son amantes, que él fue operado en Tijuana para aumentar su desempeño sexual; que el Chapo se derrite por Kate; que pasaron al menos una noche juntos; que él se siente Pepe el Toro conquistando a su ‘Chorreada’; que ambos tienen un negocio de tequila en Jalisco; que ella es su prestanombres en varios empresas en EU; que ella posee costosas moradas de superlujo en EU; que ella es la resbalosa; que lo de filmar una película fue puro pretexto para estar junto al Chapo. y la última, que ya había sido detenida por la PGR. Vilezas pues.

La orden a los medios venales fue aventarles estiércol hasta donde pudieran a los dos actores, obedeciendo dócilmente las órdenes del gobierno federal, para quedar bien con Peña Nieto. Y hasta la fecha sigue esa campaña. La consigna sigue siendo inventarle historias negras a la estrella de la Reina del Sur y endosarle un supuesto romance con el  jefe del cártel del Pacífico, así como denostar al actor y productor norteamericano Sean Pen, por el ‘delito’ de haber contactado al Chapo, haber llegado hasta su guarida y platicar con él más de ocho horas.

Lo que llama la atención es que el gobierno que encabeza Peña Nieto reaccionó de distinta manera en el caso de la detención del ex gobernador de Coahuila y ex dirigente del PRI nacional, Humberto Moreira, quien fue detenido el pasado viernes en España por la Fiscalía de ese país acusado de lavado de dinero al parecer procedentes del narcotráfico, malversación de recursos del erario estatal y federal, cohecho y organización criminal.  Ordenó atender de tiempo completo el asunto en España.

Pide de hecho que se vigile que el procesos se siga sin violar sus derechos, lo que en el caso de Kate del Castillo han sido violentados desde el principio como si fuera lo peor, e incluso con la amenaza de que sería detenida e investigada. Pero con lo que han hecho con ella los medios sometidos es que han enturbiado e antemano el ‘debido proceso’ si es que de veras el gobierno que encabeza Peña Nieto se decide a culpar a Kate del Castillo de encubrimiento, obstrucción de la justicia y presuntos vínculos con el narcotráfico.

Si eso llegara a suceder, a la hora que quisiera iniciarse un procedimiento legal en su contra, el solo hecho de haber sido ordenado desde Los Pinos la masacre mediática contra ella, se tendría que anular en automático porque de antemano habría quedado violado el debido proceso con esos ataques infundados y ordenados desde la cúpula del poder político.

Por ahora hay una cacería mediática a todo lo que da contra Kate e incluso contra Sean Penn. Y hay quienes creen que  la cacería judicial no tarda.  Habría acusaciones insólitas contra la actriz mexicana, mientras que para Humberto Moreira hubo la orden de asistirlo en todo y con todo para tratar de salvarlo del cadalso español. Allá sí fue detenido, porque aquí en México está protegido por el divino manto de la impunidad priísta.

Ojalá Peña Nieto no caiga en la tentación de llevar más allá del escándalo mediático el asunto contra Kate del Castillo, porque se las tendría que ver, si de veras hubiese un romance de ella con el capo sinaloense, con el cártel más poderoso de México. Y ahí si ta’cablón. Nadie cree que Peña sea tan osado, por decirlo políticamente correcto.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Vileza contra Kate del Castillo

Archivado bajo Vileza contra Kate del Castillo

Los comentarios están cerrados.