Virtual desaparición de la CFE

PAULINO CÁRDENAS

El affaire Kate-Chapo-Penn le ha servido al Gobierno como distractor para ocultar asuntos, minimizarlos o soslayarlos. Por conveniencia, le sigue echando leña a ese caso, de hecho desde la supuesta reaprehensión del capo sinaloense. Uno de esos asuntos que mantenía en reserva el gobierno es la virtual desaparición de la Comisión Federal de Electricidad que comienza hoy; la pulverizan para ‘competir’ con empresas extranjeras según se publicó en el Diario Oficial de la Federación casi en sigilo.

La caída del precio del petróleo, la devaluación del peso y el ecocidio del manglar Malecón Tajamar de Cancún, por no hablar del caso Ayotzinapa y otros asuntos que el gobierno peñanietista ya echó al cajón de los olvidos, son temas que ha tratado de que no se hable de ellos, por lo que su oficina de chismes baratos prefiere seguir inventando historias contra la actriz mexicana que han servido para ‘romper paradigmas’ aprovechando la distracción.

A partir de hoy dará inicio oficialmente el Mercado Eléctrico Mayorista, “lo que representa un hito en la historia nacional”. Por primera vez, de manera oficial, termina el monopolio en el mercado eléctrico y las empresas demandantes de electricidad podrán solicitar grandes cantidades de flujo energético al Cenace (Centro Nacional de Control de Energía) un nuevo organismo independiente que nació tras la reforma energética para conducir el mercado.

Aprovechando la distracción de la recaptura del Chapo Guzmán que fue el 8 de enero, tres días después se publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo que significa el principio de una muerte lenta y penosa de la Comisión Federal de Electricidad. Es parte de la reforma energética que le quita todo carácter social a la Comisión Federal de Electricidad y la convierte en una empresa que está obligada a ser rentable según apunta José Contreras en su Expediente Político.

El acuerdo fue firmado por un funcionario de nivel medio de la Secretaría de Energía desde el 28 de diciembre del año pasado, pero el gobierno decidió publicarlo en el DOF hasta el lunes 11 de enero, precisamente cuando todos los medios nacionales y algunos internacionales estaban entretenidos con la recaptura del líder del Cártel de Sinaloa. Los términos que publicó el gobierno sobre la virtual desaparición de la CFE ameritan comentario aparte.

Por lo pronto durante la reciente reunión del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, trascendió que hoy dará inicio oficialmente el Mercado Eléctrico Mayorista y las empresas demandantes de electricidad podrán solicitar grandes cantidades de flujo energético al Cenace. Ese asunto lo había mantenido con bastante reserva el gobierno y de hecho cuando fue dado a conocer en Davos la delegación mexicana, encabezada por Peña Nieto, festinó la noticia.

La primera interesada que alzó la mano fue la española Iberdrola, con sede en Bilbao, empresa que se dedica a la producción, distribución y comercialización energética, en especial de electricidad. ¿Acaso por eso dejaron libre al ex gobernador de Coahuila y ex dirigente del PRI nacional Humberto Moreira el pasado viernes en Madrid aunque sin derecho a salir de España, dizque? Pronto se sabrá. Pero lo de Iberdrola -más otras cosas que se mantienen ocultas- pudo ser parte de la negociación para soltar al desfalcador coahuilense.

Pero también hay otros graves problemas que el gobierno soslaya y no les da importancia, como la estrepitosa caída del precio del petróleo que le empezó a pegar fuerte al flujo de divisas que entran al país por concepto de exportaciones de hidrocarburos, lo cual afecta al ingreso del gobierno, disminuye sus recursos y conlleva el riesgo inminente de más recortes al presupuesto y el despido laboral en el gobierno y las empresas privadas, entre otras muchas consecuencias.

Otro problema que el gobierno trata de minimizar es la imparable devaluación del peso frente al dólar que ha provocado que Banco de México sustraiga fondos de las reservas internacionales del país, por miles de millones de pesos, para proveer de liquidez al mercado cambiario y tratar de estabilizar a la moneda mexicana ante la volatilidad externa, mecanismo que no se sabe hasta cuándo parará.

Otro problema es que el gobierno soslaya complicidades como en el caso de la devastación del manglar del Malecón Tajamar en Cancún, en donde Semarnat y Fonatur se han confabulado para llevar a cabo ese ecocidio en aras del puro ‘bisne’, cuando el presidente Peña anda pronunciándose cada vez que puede dizque a favor de preservar los recursos naturales dentro y fuera del país.

Para colmo, hace poco, en entrevista con el diario británico Financial Times, el gobernador de Banco de México, Agustín Cartens, hizo una grave advertencia: Los países emergentes (como el nuestro) deben estar atentos a la amenaza de una crisis crediticia, derivada de la venta de acciones y bonos de inversionistas internacionales, lo que complicaría que las empresas solventen sus deudas.

“Los países emergentes deben estar preparados para una crisis potencialmente severa y de consecuencias violentas, debido a los estragos que pudiera causar el retiro de las políticas monetarias no convencionales en países ricos y la desaceleración de China”. Viene pues, una crisis “potencialmente severa y de consecuencias violentas”, adelantó. Y dijo más: “Los ajustes implementados por los bancos centrales tendrían que ser ‘violentos’, subrayó.

Pero al gobierno peñanietista, insensible como ha sido siempre, no le preocupan esos temas, sino solo los que considera como ‘éxitosos’ de su administración, la cual sigue caminando hacia la privatización de los bienes nacionales como fue el caso del petróleo y ahora la electricidad. ¿Hasta dónde llegará ese estilo personal de gobernar que afecta a los mexicanos? Porque cambio de rumbo no habrá.

paulinocardenas.wordpress.com 

@Paulinocomenta

 

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Virtual desaparición de la CFE

Archivado bajo Virtual desaparición de la CFE

Los comentarios están cerrados.