Incomodarán mensajes del Papa

PAULINO CÁRDENAS

Algunos apuntes que hará el Papa durante su estancia en México, tanto en sus homilías como en sus discursos oficiales, sin duda harán que cuando menos se sonroje el presidente Peña Nieto y todo su gabinete, porque se sabe que el Pontífice no tiene pelos en la lengua. Y le gusta hacerlo en lenguaje coloquial. Pero cuando habla en serio, habla en serio.

Hace unos días  la corresponsal de Televisa, Valentina Alazraki, le preguntó si ya estaba listo para su viaje a México, y le dijo el Pontífice: “¿Qué no sabe que se suspendió el viaje?” Francisco se rió cuando vio la cara de sorpresa de la reportera.

También acababa de decir que en México no probaría ni el tequila ni el chile, cuando al saludar a elementos del Estado Mayor Presidencial que preparan la seguridad del Pontífice uno le peguntó si los probaría la famosa bebida y ese típico condimento durante la visita que realizará a nuestro país. “!Ni tequila ni chile!” dijo.

El papa Francisco es practicante de la sencillez y predicador de las enseñanzas de Francisco de Asís que siempre vio por los pobres. Por eso eligió el nombre que lleva como Papa cuando fue ungido como representante máximo de la Iglesia católica.

No le da miedo sacarle los trapitos al sol a los males que padece la gente por los malos gobiernos. Lo ha hecho hacia dentro del Vaticano con la pederastia y con quienes han hecho mal uso de los dineros y riquezas de ese estado.

Jorge Mario Bergoglio es el Papa de los pobres y de los más necesitados, que más de una vez ha lavado los pies de los presos y que ha comido con los que no tienen hogar. Maneja un automóvil barato, carga sus propias maletas y hay un portafolios que en sus viajes nunca suelta.

En diversas ocasiones, sin proponérselo, ha incomodado a la clase política y empresarial, al criticar injusticias, desigualdades y el desdén que padecen los pobres por parte de sus gobiernos.

Las críticas a la corrupción, a la impunidad, a la expansión del crimen organizado y a las colusiones de los capos del narco con funcionarios deshonestos, será sin duda motivo de críticas por parte del Pontífice. ¿Y al sistema de justicia? También le tocará su alusión. Ya se verá.

En sus días de estancia en México, del 12 al 17 de este mes, el papa Francisco visitará diversas entidades en donde hay problemas de desigualdad y sobre todo en donde priva la inseguridad, la pobreza y el olvido. Estará en el DF, en Ecatepec, en Morelia, en Tuxtla Gutiérrez, en San Cristóbal de las Casa y en Ciudad Juárez.

Alguien dirá que el Papa suele tratar cordialmente temas de moral y no de política, pero es obvio que si trata asuntos de moral incida necesariamente en lo que no es moral, y lo que no es moral es inmoral. Y la inmoralidad es característica de los políticos.

El Papa Francisco, el primer Pontífice latinoamericano de los 266 que ha tenido la Iglesia Católica, es enemigo de los protocolos. En torno a la organización de su visita a México pidió evitar dispendios, derroches y fastuosas construcciones para sus eventos y recorridos para su gira pastoral.

Se sabe que Francisco acostumbra abogar por la esperanza y rechazar la indiferencia, y suele señalar a los que son responsables o son omisos con sus obligaciones. Eso, evidentemente, incomodará a quienes les quede el saco dentro del país.

Un tema que suele abordar es el de la conservación del medio ambiente. Sin duda ya estará enterado de la devastación del manglar Malecón Tajamar de Cancún, con la complicidad de Semarnat, Fonatur, Profepa y el alcalde Paul Michell Carrillo de Cáceres del municipio Benito Juárez, y la obvia complacencia del gobierno federal.

Jorge Mario Bergoglio es el Papa de los mensajes. Habrá que ver lo que diga sobre la inseguridad, el crimen organizado, el avance del narcotráfico por las complicidades de funcionarios corruptos con los capos y del caso Ayotziana, entre otros muchos que han dado la vuelta al mundo.

Los padres de los estudiantes desaparecidos siguen gestionando una posible reunión con el Papa len Morelia, lo que incomodaría sobremanera al gobierno peñanietista.

En Ciudad Juárez habrán grupos a los que Francisco sin duda les habrá de dirigir un mensaje de solidaridad y esperanza por los crímenes que se han cometido contra las mujeres, al igual que el derramamiento de sangre que se ha dado en muchas entidades del país.

En esa frontera del norte del país seguramente se referirá a los migrantes que entran por la frontera sur de México hacia Estados Unidos, en busca de hallar una mejor vida, muchos de los cuales mueren en el intento o acaban siendo víctimas de las mafias criminales.

Inseguridad, corrupción, impunidad y los abusos de poder serán sin duda temas que estarán presentes tanto en sus homilías como en los discursos del máximo representante de la Iglesia católica. Eso no arreglara las cosas en México. Pero sí incomodará a la clase política.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Incomodarán mensajes del Papa

Archivado bajo Incomodarán mensajes del Papa

Los comentarios están cerrados.