Cobijo oficial a priístas corruptos

PAULINO CÁRDENAS

En este mismo espacio, el pasado 17 de enero (‘Peña ordenó asistir a Moreira’), señalamos que antes de iniciar su gira por varios países árabes y de ir a Davos, el presidente Enrique Peña Nieto había ordenado a la canciller Claudia Ruiz Massieu Salinas echarle la mano ‘con todo’ a Humberto Moreira, quien acababa de ser detenido en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, España.

En un juicio que sigue abierto según medios españoles, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal del país Ibérico acusa al ex gobernador de Coahuila y ex dirigente nacional del PRI por los delitos de lavado de dinero al parecer procedentes del narcotráfico, malversación de recursos del erario estatal y federal, cohecho y organización criminal presuntamente vinculado a Los Zetas.

Según fuentes citadas por el diario local digital El Español, la razón por la que Los Zetas mataron en 2012 a su hijo José Eduardo Moreira, de 25 años, fue porque el ex gobernador de Coahuila “estaba moviendo dinero” sin el control de la organización criminal. Por lo pronto siguen indagando en Estados Unidos y España la triangulación de dinero que presuntamente hacía el ex dirigente priísta.

La orden presidencial que le dio a la canciller mexicana antes de viajar a los países árabes era hacer todos los trámites necesarios en aquel país para salvaguardar los derechos del presunto delincuente que entre otras cosas en México ha sido acusado de desfalco al erario de Coahuila durante su administración, por más de 34 mil millones de pesos.

Casi de inmediato quedó en libertad condicional. ¿De que artes se valió la canciller? ¿Participó en ello la embajadora Roberta Lajous? El periódico español El País, en su edición de ayer, retoma el caso y señala lo mismo. Indica que Moreira no estuvo solo durante los ocho días que estuvo encerrado en la prisión de Soto del Real cerca de Madrid.

Afirma que el gobierno mexicano puso a su disposición toda la maquinaria diplomática y legal de su embajada en España para intentar conocer su situación hasta el más mínimo detalle, atender a su familia y sacarlo de la cárcel.

Para los mexicanos no resulta sorprendente que entre priístas se traten de proteger unos a otros. Es verdaderamente vergonzoso que haya ese cinismo entre delincuentes de cuello blanco. Pero así es.

Con esa protección venida del máximo mando del país, corruptos como los gobernadores de Veracruz, Javier Duarte o de Chihuahua, César Duarte, de antemano saben que están a salvo. El sagrado manto de la impunidad los protegerá.

Quizá no todos tengan la suerte de ser acogidos por el ‘nuevo PRI’ como a quien fuera su dirigente de porque no todos se pusieron con su cuerno durante la campaña de Peña Nieto o desde antes.

El caso de Humberto Moreira es un tanto diferente porque fue dirigente del PRI de marzo a diciembre de 2011, cargo que dejó tras verse involucrado en un escándalo por la supuesta contratación irregular de deuda pública durante su Gobierno en el estado de Coahuila.

En 2013 trascendió que residía en Sant Cugat del Vallés, localidad próxima a Barcelona, a la que, según sus propias declaraciones, se trasladó después del asesinato de su hijo José Eduardo a principio de octubre de 2012, al parecer a manos de presuntos miembros del grupo criminal de Los Zetas.

Habría sido una venganza ese crimen porque en la actual administración del hermano de Moreira, Rubén Moreira, fue asesinado el sobrino del Z-40. Este hecho pudo estar relacionado con el asesinato del hijo del ex gobernador de Coahuila Humberto Moreira, acaecido horas más tarde.

Cinco personas armadas, entre ellos Alejandro Treviño Chávez, sobrino del número dos del cártel de Los Zetas, Miguel Treviño Morales, El Z-40, fueron abatidos en un enfrentamiento con elementos del Grupo de Armas y Tácticas Especiales, en Piedras Negras, Coahuila, el miércoles 3 de octubre de 2012.

Treviño Chávez era hijo del hermano de El Z-40, José Treviño Morales, quien fue detenido en Estados Unidos en junio del 2012, acusado de lavado de dinero con un negocio de cría de caballos en un rancho de Nuevo México.

El enfrentamiento donde murió Treviño Chávez ocurrió a las 14:40 de aquel miércoles, cuando elementos del Grupo de Armas y Tácticas Especiales realizaban un operativo de vigilancia en la colonia Lomas del Norte, en Piedras Negras.

Humberto Moreira, su esposa y sus hijas se fueron a refugiar en Sant Cugat del Vallés, Cataluña. Se dijo que había sido becado para realizar estudios en Barcelona. Allá ahora es cónsul otro priísta, a quien Miguel Ángel Yunes Linares quiere meter a la cárcel si llega a ganar la gubernatura de Veracruz: Fidel Herrera Beltrán… Igual que a Javier Duarte de Ochoa.

En fin, que la danza de priístas corruptos no para. Y por lo que se ve, en los casos que se requiera o que así sea la voluntad del presidente Enrique Peña Nieto, su gobierno pondrá a la disposición de los delincuentes de ese partido, toda la maquinaria legal para que no sean enjuiciados y sus casos queden impunes. Sigan votando por el PRI dicen los antipeñistas.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Cobijo oficial a priístas corruptos

Archivado bajo Cobijo oficial a priístas corruptos

Los comentarios están cerrados.