Es múltiple la crisis de gobierno

PAULINO CÁRDENAS

Harto de los lamentos de los mexicanos por la crisis múltiple de gobierno que no ha podido remediar nada en lo económico ni en seguridad y que las falsas promesas han propiciado la creciente carestía de productos de primera necesidad y el estancamiento del país, el mandatario mexicano debe estar hasta el queque. Pero no es solo eso. Hay una diversidad de crisis no resueltas que deben tener de malhumor de manera permanente al mexiquense. Pero se niega a hacer cambios.

Está la crisis de la baja de los precios internacionales del barril de petróleo, más la devaluación por goteo del peso frente al dólar, más la insistente política del engaño en asuntos de economía y de seguridad, más lo que le espera al país con la nueva recesión global que se avecina al parecer a paso veloz sobre el orbe según lo acaba de pronosticar Citigroup, más las pillerías de los gobernantes del ‘nuevo’ PRI de las que están hartos lo gobernados.

Las críticas al régimen priísta que dizque ‘sabe cómo hacerle’ y al grupo en el poder que no da una, no paran. Vienen peor de fuera esas críticas que de dentro. Aquí hay cierto control de quienes escriben lo que les dicta la mano que mueve las plumas, pero de afuera se leen comentarios mucho más explícitos llenos de verdad y de adjetivos fuertes con los que se califica al mal gobierno del régimen peñanietista.

The Economist, por ejemplo, señaló que luego de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa la repuesta de Peña Nieto fue un decálogo anticrimen, que “está teniendo un progreso vacilante” en el Congreso. Se refiere particularmente el semanario inglés al mando único, pero apunta que “la política no es la cura a todo que el gobierno parecer creer que es”.

Señala que fuerzas policiales estatales no han demostrado ser menos corruptas o más efectivas que las municipales. Funcionarios incompetentes sirven en ambos niveles. Cuatro de los siete policías estatales arrestados por las recientes desapariciones en Veracruz han reprobado los exámenes de confianza”.

“Si Peña quiere fortalecer el estado de derecho, los políticos corruptos, al igual que los criminales pistoleros, tendrán que ser llamados a cuentas (…) El propio Peña ha sido avergonzado por denuncias de conflicto de interés relacionadas con el financiamiento de la casa de su esposa; una investigación -amañada diríamos nosotros- lo limpió de cualquier irregularidad”.

Vino la semana anterior a México el vicepresidente Joe Biden dizque a ofrecer disculpas por lo que se ha dicho de nuestro país en Washington desde que comenzó el sexenio de Peña Nieto. Pero no desaprovechó la oportunidad para arremeter de nuevo. El segundo de a bordo de Barack Obama dijo en síntesis que en México prevalece la tortura, la violencia y la impunidad.

“Hemos sido testigos de demasiados ejemplos de tortura y violencia utilizadas para intimidar a periodistas mexicanos y civiles, ejecuciones extrajudiciales, cárteles actuando con impunidad y demasiados padres llorando por la pérdida de sus hijos a manos de la violencia”, declaró en entrevista con el periódico Reforma.

Como si en Estados Unidos ese problema hubiese sido abolido, manifestó que los derechos humanos son un tema prioritario en la relación de Estados Unidos con México. “Ésta es una de las metas claves de la Iniciativa Mérida, y nos encontramos trabajando estrechamente con el gobierno mexicano y la sociedad civil mexicana para promover el Estado de derecho, la transparencia, la anticorrupción y la rendición de cuentas en cada nivel de la sociedad mexicana”.

Para muchos esa fue una abierta amenaza de que si se le siguen cerrando las puertas a los organismos que buscan indagar violaciones a los derechos humanos como al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la ONU, la ayuda económica y técnica que ofrece ese país a través de los acuerdos suscritos en la Iniciativa Mérida, podría verse afectado.

El GIEI se había quejado de que el gobierno había tratado de obstaculizar su labor de investigación y que le han coartado la posibilidad de entrevistar a algunos mandos y efectivos del 27 Batallón de Infantería de Iguala que habrían tenido conocimiento exacto de los hechos la noche del 24 de septiembre del 2014. Su segundo mandato para continuar investigando está por vencer en dos meses y temen que no se renueve por una tercera vez.

Y apenas habló Biden en su reunión con Peña Nieto, ayer domingo la Procuraduría General de la República anunció que reanudaba con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) el inicio de los trabajos relacionados con el nuevo estudio pericial de los residuos de fuego en Cocula, Guerrero, vinculados con el caso de la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

El grupo de especialistas internacionales y de peritos mexicanos, con una reconocida trayectoria académica y profesional en la materia analizarán el entorno del basurero municipal ubicado en ese municipio y emitirán un nuevo dictamen. La PGR señaló que una vez concluido este nuevo estudio pericial los expertos emitirán un informe conclusivo por consenso que deberá ser entregado antes del próximo 31 de marzo.

De cualquier forma, hay cierto resquemor de los integrantes de ese quipo de especialistas de la ONU. Hace unos días había señalado que les había llegado la información de que el gobierno de Peña Nieto tendía preparada ‘una quinta versión’ del caso Ayotzinapa. Se infiere que con esa quinta versión, el gobierno de Peña Nieto quiere cerrar definitivamente ese tema que sigue teniendo a su gobierno crucificado de cara a la nación y al mundo.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Es múltiple la crisis de gobierno

Archivado bajo Es múltiple la crisis de gobierno

Los comentarios están cerrados.