¿México en la mira de ISIS?

PAULINO CÁRDENAS

Al menos desde noviembre pasado, México fue identificado por el Estado Islámico como aliado de Estados Unidos, nación que busca exterminar al islamismo radical armado. La frontera de nuestro país con el vecino del norte representa una atractiva zona neurálgica desde donde pueden organizarse ataques a instalaciones estratégicas del vecino del norte por parte de ISIS.

La otra es que células del EI podrían entrar como Juan por su casa a la Unión Americana. Esto es porque cuenta con fronteras muy vulnerables, tanto por el sur como por el norte. Un ejemplo es el tráfico de drogas y de personas porque hay autoridades coludidas con los cárteles de la droga y las mafias del crimen organizado.

Bien a bien no se sabe si el gobierno mexicano cuente con protocolos para reaccionar ante cualquier acto terrorista como los que acaban de suceder en Bruselas. La respuesta oficiosa sería ‘por supuesto que sí’. El gobierno de México en turno suele decir que ‘todo está bajo control’, aunque en realidad no lo esté.

Si los servicios de inteligencia de los llamados países del primer mundo no han podido anticiparse a los atentados terroristas, los del nuestro menos. El caso del Chapo Guzmán es un ejemplo. Tuvo que ser Kate del Castillo la que diera primero con el capo que andaba prófugo. Por eso la emprendió el gobierno contra la actriz.

Después de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en la capital francesa el grupo terrorista ISIS conocido también como Estado Islámico (EI) hizo circular un video donde situaba a México como uno de sus 60 enemigos declarados por el hecho de ser aliado de Estados Unidos.

El odio islámico es porque había dotado de armas y ayudado a combatir al EI en Siria, Irak y Turquía. Ese odio es también por los ataques norteamericanos a Afganistán y en Paquistán en donde habrían ultimado a Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda, el 1 de mayo de 2011.

Como se recordará, en los atentados de París -que fue una venganza por la caricatura que había vuelto a ridiculizar en enero del año pasado la revista satírica ‘Charlie Hebdó’ a Mahoma, el profeta del Islam-, murieron dos mexicanas. Acababa de suceder un ataque de tropas egipcias en una zona supuestamente declarada como clave para operaciones terroristas, en donde resultaron 8 connacionales muertos.

Aquel mes de noviembre, luego de los atentados en la capital francesas, se le preguntó a la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu Salinas, si la seguridad de los mexicanos estaba garantizada, pero eludió dar una respuesta directa y se salió por la tangente señalando que todos los mexicanos condenaban los ataques terroristas.

Dijo, sí, que su cancillería estaba brindando todo el apoyo a las víctimas y sus familiares. En aquella ocasión la respuesta de la canciller no dejó claro si los mexicanos deben estar preparados para ataques terroristas in situ en los próximos meses. Se limitó a reafirmar su discurso de condena y señalar que se asistiría a las víctimas mexicanas y sus deudos.

Desde entonces quedaron en alerta los principales países de la Unión Europea aliados con el gobierno de Washington; por su parte el gobierno de Francia declaró entonces que esa era una ‘guerra declarada’ a la que había que combatir de la misma manera. Tan fue así, que a las pocas horas hubo ataques aéreos a instalaciones militares de ISIS en Siria en donde murió mucha gente inocente, igual que sucedió en París.

Pese a que ya estaban encendidos los focos rojos en naciones europeas como Francia, Reino Unido, Alemania, España, Holanda, Dinamarca e incluso Australia, y por supuesto en Estados Unidos y Canadá, la sorpresa fue en la capital de Bélgica en donde el pasado lunes hubo dos ataques terroristas en Bruselas.

Sucedieron esos ataques terroristas sin que los servicios de inteligencia de ninguno de los países aliados hubiesen podido detectar anticipadamente que se preparaban. Las autoridades belgas aducen que uno de los detenidos escribió que tuvieron que adelantar los atentados porque los autores supusieron que ya habían sido descubiertos y que ya andaban tras ellos.

Pero en México la cosa es diferente. Aquí no hay apuros ni temores de un atentado. Hasta se dice, como fue el caso después de los atentados de París, que los mecanismos de alerta y los focos rojos ‘están encendidos’ ante cualquier situación de emergencia que se pudiera presentar.

Ojalá que así sea, porque México está clasificado por ISIS como aliado de EU. Ser frontera con el vecino del norte vuelve a nuestro país muy vulnerable. Aunque si se le pregunta a las autoridades dirán que aquí no hay problema, que todo está bajo control. No hay, pues, de qué preocuparse. En México, ya se sabe, nunca pasa nada… aunque todo pase.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿México en la mira de ISIS?

Archivado bajo ¿México en la mira de ISIS?

Los comentarios están cerrados.