AMLO es el enemigo a vencer

PAULINO CÁRDENAS 

Aunque oficialmente se niegue, el partido en el gobierno seguirá utilizando hackers para atacar al dirigente de Morena, Andrés Manuel López Obrador, con la finalidad de evitar que gane la presidencia de la República en 2018. De hecho esa campaña de ataques y agresiones contra el tabasqueño ya comenzó desde hace tiempo. Es obvio que para el PRI, AMLO es el único enemigo a vencer.

Todo porque el tabasqueño sigue encabezando las preferencias electorales y eso preocupa sobremanera al partido en el gobierno. López Obrador sabe que lo seguirán hostigando, desacreditando y cometiendo actos de provocación en su contra como ya ha sucedido en varias entidades, con el afán de evitar que vaya creciendo su raiting.

El alto impacto mediático que ha causado Bloomberg Businessweek de que el presidente Enrique Peña Nieto ganó las elecciones de 2012 con la ayuda de un grupo de hackeadores encabezado por el colombiano Andrés Sepúlveda, ha corroborado lo que millones de mexicanos tenían como firme sospecha.

La gente sabe que no solo fue con el hackeo y el manipuleo en redes sociales con el uso de ‘bots’ para crear tendencias e instalar softwares de espionaje en las sedes de sus rivales de campaña para que Peña Nieto ganara la elección presidencial.

Tampoco fue únicamente hackeando teléfonos inteligentes, clonando webs y enviando correos electrónicos masivos o realizando “intercepción digital, ataque descifrado y defensa” según refiere la revista norteamericana como logró ganar Peña. Los recursos que utiliza el PRI para hacer ganar a sus candidatos es muy amplia y muy diversa.

Aunque la versión de Sepúlveda dada a Bloomberg Businessweek la desmintió ese mismo jueves la Presidencia, para millones de mexicanos es más creíble lo que apunta la revista según confesiones del hacker colombiano, que el desmentido oficial.

En un comunicado salido de Los Pinos se sostiene que el triunfo del abanderado priista obedeció “única y exclusivamente al respaldo libre, informado y mayoritario del electorado mexicano”. ¿De veras?

Por supuesto que nadie del gobierno peñanietista va a aceptar la versión del hacker colombiano. En el mencionado reportaje se dan pelos y señales de cómo fue la forma de operar de Sepúlveda y su equipo, no solo para espiar sino para desacreditar a los contrincantes del entonces candidato priísta en la carrera por la presidencia en 2012.

Espiar a sus contrincantes Andrés Manuel López Obrador, del PRD, y Josefina Vázquez Mota, del PAN, en esa sucia maniobra, costó 600 mil dólares se afirma en la publicación. Detalla Bloomberg que Sepúlveda estaba en la nómina de Juan José Rendón, un consultor político que trabaja para el PRI desde hace 16 años.

“En México, la maestría técnica de Sepúlveda y la visión de Rendón para una maquinaria política implacable se juntaron, nutridas por los enormes recursos del PRI”, refiere el texto firmado por Jordan Robertson, Michael Riley y Andrew Willis.

Rendón rechazó haber usado al hacker colombiano para actividades ilegales. Admitió conocerlo, pero niega el tipo de relación que el hacker dijo tener con él.

En tanto Presidencia en su comunicado rechazó “cualquier relación entre el equipo de la campaña presidencial de 2012 con Andrés Sepúlveda, o que se haya contratado al consultor J.J. Rendón”. También rechazó “el uso de la información y metodologías planteadas” en el artículo difundido por la revista norteamericano.

Se asegura en Los Pinos que la planeación, dirección y ejecución de la campaña presidencial de Peña Nieto fue realizada por dirigentes, militantes y simpatizantes del PRI. Pero según Andrés Sepúlveda, él lideró un equipo de seis hackers que robaron estrategias de campaña de sus rivales.

En el reporte de la revista titulado “Cómo hackear una elección” Sepúlveda revela que ha hecho ese trabajo de hackeo para varios candidatos de distintos países en América Latina.

Un dato relevante es que señala que la campaña de Peña Nieto para lograr la presidencia de México la califica como “una de las campañas más sucias de América Latina en los últimos tiempos”.

Actualmente, Sepúlveda está en prisión, cumpliendo una condena de 10 años por cargos que incluyen el uso de software malicioso, conspiración para cometer crímenes, violación de datos personales y espionaje, todos relacionados con hackeo durante las elecciones presidenciales de Colombia en 2014.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador dijo que aunque “no es ninguna novedad, no deja de ser repugnante y malvado” el espionaje que ha habido en su contra para favorecer a Enrique Peña Nieto en la campaña presidencial de 2012.

“Esa práctica perversa también la padecimos cuando la mafia impuso a (Felipe) Calderón en el 2006 (correos electrónicos que salían de Los Pinos para calumniarnos, el ‘peligro para México’, en fin, ‘el haiga sido como haiga sido’).

Aseguró el tabasqueño que la contratación de estos ‘expertos’ y el uso de robots cibernéticos “para atacarnos en internet”, es parte de la estrategia tanto de Margarita Zavala (léase Felipe Calderón), como de Miguel Ángel Osorio Chong y Manlio Fabio Beltrones, entre otros.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en AMLO es el enemigo a vencer

Archivado bajo AMLO es el enemigo a vencer

Los comentarios están cerrados.