Crece el clamor: “¡Fuera Nuño!”

PAULINO CÁRDENAS

Aurelio Nuño Mayer titular de la SEP se abrió dos frentes de batalla con el tema de la reforma educativa; uno es con el sector estudiantil del Poli y sus trabajadores por la pretensión de querer meter al Instituto Politécnico Nacional bajo el control directo de una subsecretaría de la dependencia a su cargo. A este naciente movimiento estudiantil se han unido la UNAM y la UAM. Otro frente es con el magisterio disidente que rechaza la reforma educativa y está renuente a someterse a evaluaciones.

Este fin de semana comenzaron los disturbios en seis estados de la República contra la reforma educativa. En Chiapas, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Sinaloa y Chihuahua se encendió la chispa. Hubo manifestaciones, protestas, toma de casetas, quema de vehículos y encuentros entre policías federales y locales con maestros; hubo heridos y detenidos. Y como siempre, las autoridades se deslindaron de los disturbios.

Los detenidos fueron 18 maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que fueron trasladados al penal federal de Nayarit. Son 10 hombres y ocho mujeres, acusados de delitos de ataques a las vías de comunicación y daños, entre otros. El clima se mantiene tenso en las seis entidades. Es el preámbulo de lo que habían anunciado para el 15 de mayo, ‘día del maestro’.

Cierto que la evaluación continua debería ser regla para mejorar la educación, pero los maestros disidentes dicen que, igual, esa evaluación debe aplicárseles a los funcionarios públicos, para ver si de veras tienen la capacidad de seguir en el cargo. Se asegura que de aplicárseles, quedarían acéfalas prácticamente todas las secretarías del gobierno federal y en Los Pinos se quedarían solas las ardillitas.

En las seis entidades referidas salieron muy agresivas las fuerzas policiacas federales y locales a contener a los maestros de la CNTE. Llevaban la orden de detener ‘como sea’ las manifestaciones de los docentes que repudian la reforma educativa. Las dirigencias de los contingentes magisteriales han dicho por su parte que no cederán. Seguirán repudiando la reforma y no se someterán a las evaluaciones que les quiere imponer la SEP.

Ante ello, la advertencia del titular de la SEP de que habrá sanciones contra los que no se sometan a los designios del gobierno federal en esa materia. Vienen, pues, días aciagos entre Aurelio Nuño, los gobernadores de Chiapas, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Sinaloa y Chihuahua y el magisterio disidente. Y encima está la bronca del Poli.

En otro escenario, con un tema vinculante con la misma reforma educativa, las presiones contra el secretario de Educación Pública crecieron en cosa de horas a fines de la semana pasada por parte de estudiante del Instituto Politécnico Nacional a quienes ya se les sumaron contingentes de la UNAM y de la UAM.

La causa del naciente movimiento estudiantil fue el sorpresivo cambio de adscripción del IPN dentro de la SEP que pretende quedar asignado a la Subsecretaría de Educación Superior según fue publicado el pasado 6 de abril. Tanto estudiantes como trabajadores del Instituto hicieron eco de la modificación interna, pronunciándose en contra del mandato.

El anuncio de ese cambio de adscripción del IPN para que quede bajo la férula de una subsecretaría de la SEP, detonó molestias e inquietudes en un importante sector del Poli. Reunidos en asambleas, en una primera lectura coincidieron estudiantes y trabajadores politos que esa reasignación es una “provocación” de las autoridades de cara al proceso de conformación del Congreso Nacional Politécnico.

De esta manera, estudiantes y trabajadores del IPN decidieron convocar a “paros activos” y movilizaciones. El martes 12 la SEP difundió una “aclaración”, que se publicaría un día más tarde en el Diario Oficial de la Federación, asentando que el IPN volvería a depender de la oficina del secretario de Educación, y el director del Politécnico, Enrique Fernández Fassnacht, limitó el asunto a una simple confusión.

Pero la rectificación no fue suficiente y un sector de la comunidad elevó el reclamo a “paros activos” en algunas escuelas y a la realización de una movilización la tarde del jueves 14, que culminó entre consignas contra Aurelio Nuño de cara a las oficinas de la SEP, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

“No creemos que haya sido una confusión. El primer paso fue el 6 de abril y corrigieron hasta el martes 12. Si hubiera sido un tema de corrección lo hubieran hecho el viernes, no hasta que sintieron la presión y la agitación estaba por los aires, con el mitin del jueves pactado”, dijo a Apro Donovan Garrido, uno de los oradores en la protesta que sumó a cientos de trabajadores y estudiantes.

Fue en este clima de tensión que el propio Nuño abordó el tema este viernes, ante los medios de comunicación y declaró: “El IPN está regido por su propia Ley Orgánica, que establece que el instituto es un organismo desconcentrado dentro de la SEP, y de igual manera le otorgó autonomía para poder determinar sus propios planes y programas de estudio, así como las decisiones de gobierno interno de esta institución.

“Y por eso mismo, y aquí quiero ser muy claro, nada de esto ha cambiado; es decir, desde que el Politécnico fue fundado hace 80 años ha sido parte de la Secretaría de Educación Pública. “Es decir, la condición del IPN es y seguirá siendo exactamente la misma que ha tenido desde su fundación y sus últimos años desde el año de 81 se aprobó esa ley orgánica.”, dijo el ex jefe de la oficina presidencial. Pero no le creen. Por lo pronto el clamor crece: “!Fuera Nuño’¡”

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Crece el clamor: “¡Fuera Nuño!”

Archivado bajo Crece el clamor: “¡Fuera Nuño!”

Los comentarios están cerrados.