Regaña Peña a su gabinete

PAULINO CÁRDENAS

 Varios son los motivos por los que el presidente Peña Nieto anda molesto. Hay malestar de a de veras y manifiesto en el mandatario federal priísta, quien reunió en Los Pinos a todo su gabinete -legal y ampliado- y les leyó la cartilla hace unos días, antes de irse de gira a dos países de Europa. A los asistentes les tocó ‘baño’, pero de agua helada, porque el mandatario descubrió -para muchos tardíamente- que algunos de ellos se les han estado saliendo del corral y actúan sin pedirle su parecer. Y les leyó la cartilla.

Cuenta Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras de El Universal de este lunes, que el pasado miércoles 6 de abril, antes de partir a Alemania y Dinamarca, el mandatario federal priísta reunió a su gabinete legal y ampliado para dejarles en claro que en Los Pinos, el único que toma las decisiones es él. La reunión que se prolongó por varias horas, dejó un mensaje claro en lo general, pero más claro a quienes les quedaba el saco de la sorpresiva e inédita arenga presidencial.

Aunque eso no lo refiere el columnista, se presume que los destinatarios fue para al menos tres de los más influyentes de sus secretarios. Lo que sí señala en su apunte es que les dijo: “Yo tengo un gran equipo, de gente capaz en los que confío, pero no se confundan, ninguno de ustedes puede decidir por su cuenta y sin consultarme. Yo soy el único que puede tomar decisiones” apuntó el columnista.  ¿Qué sucedió? ¿Contra quiénes es la bronca?

No se sabe si le molestó que la Presidencia se adelantara a anunciar que no iría a la reunión sobre las drogas en la ONU, diciendo que se cancelaba su asistencia, sin mediar explicación alguna, cuando que tuvo luego que echarse reversa y decir que siempre sí, que sí iría a Nueva York a participan en una cimbre que, junto con otros mandatarios, él había empujado para que se celebrara.

No se sabe si la reprimenda fue porque alguien habría ordenado ‘suspender’ ese viaje a la Gran Manzana después que el Departamento de Estado norteamericano exhibió al gobierno mexicano de no hacer prácticamente nada con respecto a los derechos humanos y que ha dejado hacer y pasar problemas graves del crimen organizado incluida la tortura como método de ‘confesión’.

El mismo García Soto escribió en otra colaboración que una reunión-brindis en una de las Casa de Gobierno que tiene Eruviel Ávila, mandatario del estado de México en la que estuvo presente Enrique Peña Nieto, acabó en riña etílica. De acuerdo a la columna Serpientes y escaleras, publicada por El Universal, el pasado 29 de febrero asistieron a una reunión, en la Casa de Gobierno del Estado de México, gobernadores del PRI, secretarios del gabinete federal y el propio Peña Nieto. Terminaba en Toluca una reunión de la Confederación de Gobernadores y el mandatario, que concluía su gestión temporal al frente de la Conago, invitó a un brindis a los asistentes en una de las casas de gobierno que tiene.

Peña Nieto, que debía regresar a la capital no lo hizo debido al mal tiempo y decidió acompañarlos a la fiesta. Ahí salieron a relucir botellas de tequila edición especial, a la que le entraron bien y bonito algunos de los invitados. Uno de ellos, según trascendió, el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, se hizo de palabras con un funcionario.

De las palabras pasaron a los empujones y luego a los golpes, y al tratar de intervenir para calmar los ánimos golpeó en la cara al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello. Y el mismo mandatario beodo le dio un empujón al secretario de Salud, José Narro Robles, que quiso también parar la bronca pero acabó tirado en el suelo. Elementos del Estado Mayor tuvieron que intervenir.

El caso es que hay asuntos que incomodan mucho a Peña Nieto, por comportamientos fuera de tono o por decisiones que su gente lleva a cabo sin su consentimiento o de hechos de los que se entera después de sucedidos. Eso ya lo tiene harto. Aunque hasta ahora no se ha habado de cambios en el gabinete legal ni ampliado por ese motivo, habrá que esperar si ‘ahora sí’, toma alguna decisión con quienes no se decide a tomarlas nadie sabe por qué.

Hay asuntos que son piedritas y piedrotas en el zapato del mandatario federal, como el caso Ayotzinapa, del que se llegó a la ‘verdad histórica’ por sobornos y torturas, según escribió Anabel Hernández en un reportaje para el semanario Proceso, lo que da cuenta de que al jefe del Ejecutivo federal lo han estado engañando además de que lo animan a que defienda al expositor de esa verdad falsaria, según quedó al desnudo por las investigaciones del GIEI.

La titular de la PGR ordenó que se investigue lo que publicó la reportera y escritora, autora de ‘Los señores del narco’ y del reportaje ‘Iguala, la historia no oficial’, entre otros trabajos de investigación que la han convertido en una periodista fuera de serie, amenazada de muerte varias veces, y que por eso buscó refugio en Estados Unidos.

Ojalá que la reprimenda a los suyos le sirva del algo a Peña Nieto y sobre todo que se decida a sacudir fuertemente el árbol del que cuelga su gente y logre quitarse de encima la escoria que para poco le ha servido en los más de tres años de gobierno que lleva, y sobre todo porque el camino que le falta estará lleno de abrojos y vicisitudes.

Sus ausencias de México son aprovechadas por los vivillos en los que confía, quienes toman decisiones que no les corresponden. Y de ahí la expresión que resonó en los oídos de los que fueron convocados a escuchar a su jefe que les leyó la cartilla: “No se confundan, ninguno de ustedes puede decidir por su cuenta y sin consultarme. Yo soy el único que puede tomar decisiones”. Los que se sienten aspirantes a sucederlo sintieron ‘ñañaras’.

Lo cierto es que a Peña Nieto le urge recuperar imagen pública. Porque mientras él la ha ido perdiendo, Andrés Manuel López Obrador la sigue ganando para sucederlo en el 2018.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Regaña Peña a su gabinete

Archivado bajo Regaña Peña a su gabinete

Los comentarios están cerrados.