Dura crítica de Hillary a Peña

PAULINO CÁRDENAS

La reportera María Peña del diario La Opinión de Los Ángeles, en entrevista con la precandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, le planteó esta semana:

–Muchas personas en la comunidad mexicana en Estados Unidos están molestas por el caso aún no resuelto de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa. La gente cree que el gobierno mexicano no ha hecho lo suficiente para esclarecer lo que pasó, y sus familiares esperan su retorno a casa.

Y la respuesta de Hillary Clinton fue lapidaria:

–No podría estar más de acuerdo; es algo indignante. Si yo estuviese en el gobierno mexicano, no estaría descansando hasta descubrir lo que pasó con esos 42 (sic) jóvenes. Su secuestro fue una terrible violación de la ley; es algo por lo que todos en México deberían unirse, para encontrar respuestas.

“Si hubiese algo que Estados Unidos podría hacer para ayudar, yo sería la primera en ofrecerlo. No puedo ni imaginarme la angustia que los padres y los familiares sienten”.

La precandidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos dijo que si gana las elecciones presionará al gobierno mexicano -léase a Peña Nieto- para que cesen las violaciones a los derechos humanos, las torturas y se resuelvan casos como el de los normalistas desaparecidos de manera forzada en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014.

Esas declaraciones de doña Hillary significa otra piedra más al pesado morral de preocupaciones que lleva a cuestas el mandatario mexicano. Eso que dijo, de que si llega a la Casa Blanca como mandataria hará lo que sea necesario para que se respeten los derechos humanos en México y se resuelvan casos como el de Ayotzinapa, caló fuerte en Los Pinos.

Y seguramente más en el antiguo Palacio de Cobián. Y en la PGR ni se diga. Sobre todo el comentario de la ex primera dama de EU habría hecho zumbar los oídos de Jesús Murillo Karam. Los que habrían celebrado esas declaraciones habrían sido los integrantes del GIEI. Pero de que calaron esos comentarios a la periodista Peña del diario La Opinión, calaron hondo.

Podría calificarse de injerencista esas declaraciones, las cuales nadie cree que vayan a ser respondidas por el gobierno de Peña Nieto, porque no se sabe si la precandidata demócrata pudiera ser la abanderada del partido Demócrata y pudiera ganar la Presidencia de los Estados Unidos y cumplir lo que está ofreciendo públicamente, para apoyar desde la Casa Blanca y tratar de resolver los problemas de inseguridad que hay en México, que es uno de los dos pilares que se supone deberían ser los más fuertes del sistema político mexicano, junto con el de la economía que igual anda por los suelos.

Ese informe que acaba de dar a conocer el Departamento de Estado norteamericano -de la que fue su titular la señora Clinton en el primer tramo de la administración Obama, desde enero de 2009 hasta febrero de 2013-, fue un golpe muy fuerte al gobierno de Peña nieto por los problemas de inseguridad que viene arrastrando el país, heredados y no.

El gobierno de Washington denunció la violación de los derechos humanos cometidos en México por militares y fuerzas de seguridad, entre ellos ejecuciones extrajudiciales, tortura y desapariciones.

En el capítulo de México, en su informe anual sobre la “Situación de los derechos humanos en el mundo en 2015”, el Departamento de Estado pone de relieve que como parte del deterioro de las garantías individuales, “la impunidad y la corrupción en las agencias de la aplicación de la ley y el sistema judicial se mantienen como problemas serios”.

“Secuestros, intimidación a los ciudadanos, a los migrantes, a los periodistas y a los defensores de los derechos humanos” son algunas de las violaciones a las garantías individuales que le achaca el Departamento de Estado al crimen organizado mexicano.

La misma Hillary Clinton se pronunció respecto de la tortura que agentes del gobierno -policías federales, estatales, municipales, así como militares y marinos- siguen practicando en nuestro país para sacar ‘confesiones’ de presuntos criminales.

En una entrevista concedida a la cadena Univisión, la precandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, se dijo preocupada por la situación de los derechos humanos en México, por lo que pidió al gobierno de Enrique Peña Nieto tomar medidas para impedir que las fuerzas del orden mexicanas cometan actos de tortura.

“Sí estoy preocupada por los derechos humanos, por cuál es la manera más efectiva de hacer frente a las ilegalidades, a los asesinatos, a las pandillas de narcotraficantes, y no creo que violar los derechos humanos de la gente sea la mejor manera para que el país esté en posición de derrotar a los cárteles”, dijo la ex secretaria de Estado.

“No quiero que México ignore las leyes internacionales”, dijo Clinton en entrevista el sábado con el periodista León Krauze. ¿O preferiría el gobierno mexicano que gane el republicano Donald Trump?

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Dura crítica de Hillary a Peña

Archivado bajo Dura crítica de Hillary a Peña

Los comentarios están cerrados.