Nuestros estados fallidos

PAULINO CÁRDENAS

Un Estado Fallido es lo contrario a un Estado de Derecho. Y un Estado de Derecho es un estado estable, con empleos, donde no prive la pobreza; donde haya educación para todos, y sobre todo, en donde prive la estabilidad y la paz social; en donde estén ausentes los hechos de violencia y sangre, donde haya solidez económica y un desarrollo con alcance verdaderamente democrático, donde se respeten los derechos ciudadanos y, sobre todo, donde la Constitución sea letra viva y no letra muerta como en México.

De hecho nuestros gobernantes nunca han querido someterse a los ordenamientos que les señala la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Los consideran un estorbo para desgobernar a sus anchas. No quieren que se les pongan cotos. Por eso, por ejemplo, no prospera en el Legislativo la aprobación de una verdadera ley Anticorrupción ni la creación de instancias que se le parezca. Quieren seguir saqueando los recursos del país a su antojo, amparados en la impunidad que ellos mismos se propician.

Han sido muchas las discusiones, aprobaciones y rechazos acerca de lo que es un estado fallido. Y no hay que ir demasiado lejos para saber que lo es. Lo es cuando quien fue elegido para gobernar no reconoce los derechos civiles ni sociales de los ciudadanos y sobre todo cuando falla en el cumplimiento de sus obligaciones que lo legitimaron como mandatario. Hay muchos estados fallidos en el país. O si se quiere generalizar, México es cuasi un estado fallido.

Muchos tratadistas lo niegan. Más aún las autoridades y gobernantes. Apelan siempre a hacer alusión a diferentes conceptos de qué es un estado fallido. Comienzan por explicar lo que es un estado, y luego un estado de derecho. Y siguen reflexionando si un estado es un estado de derecho per se, o no. Y así se la pasan. El caso es que no pasan de intentar explicar que México no es un estado fallido. Aunque de hechos lo es.

En lo práctico no hay que darle muchas vueltas para saber qué es un estado fallido. Para efectos populares, de pueblo, de gente de a pie, un estado fallido es por ejemplo Veracruz, Guerrero, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Tamaulipas o Coahuila, Chihuahua, Sinaloa o Durango, por señalar unos cuantos, en donde, aunque se niegue, son estados con mandos totalitarios o absolutistas, unos más otros menos. Es esas entidades federativas y en las del resto del país, los gobernantes tienen facultades discrecionales o amplísimas sobre los gobernados.

Y lo que viene es peor. Ahí están las iniciativas de reformas a leyes reglamentarias y constitucionales que acaban de ser mandadas por el jefe del Ejecutivo federal -y el gobierno local en el caso del estado de México-, para darle legitimidad a ese estilo totalitario y absolutista de gobernar.

Solo que el camino que el actual gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto ha escogido, es el más frontal y directo contra los derechos ciudadanos que ponen en riesgo la viabilidad del Estado mexicano. Son cuatro leyes secundarias, una estatal, y otras reformas constitucionales, que se han aprobado en el Congreso..

Una está encaminada a establecer un “estado de excepción”, es decir a suspender las garantías individuales, a criterio del jefe del Ejecutivo federal. Otra de ellas le otorga mayor poder e impunidad a los cuerpos militares y policiacos dedicados a combatir el crimen. Una más es para criminalizar la protesta social. La cuarta es la llamada ‘Ley Atenco’ a iniciativa del gobernador Eruviel Ávila que ahora dizque trata de que sea derogada.

Habría que hacer eco a la protesta que hizo, el reconocido escritor mexicano Fernando del Paso, aprovechó los reflectores del premio Cervantes de Literatura que le fue entregado en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, para señalar que esa ‘Ley Atenco’ es el principio de un estado totalitario “que no podemos permitir”.

Ante un selecto e influyente grupo intelectual indicó que es una legislación “opresora” que “habilita a la policía a apresar e incluso a disparar en manifestaciones y reuniones públicas a quienes atenten, según su criterio, contra la seguridad, el orden público, la integridad, la vida y los bienes, tanto públicos como de las personas”. Criticó que se permita “tal medida extrema”.

Por el mismo camino va la aprobación del nuevo reglamento del artículo 29 constitucional. Lo que se busca es coartar la libertad de expresión y que las manifestaciones sean ‘lights’. De otra manera, irán contra los indignados las Policías federal, estatales y municipales como ya empezó a suceder, y como de hecho ha sucedido en México al menos desde 1906.

Y si hubiera dudas, hay que ver la otra aprobación en lo oscurito que acaba de ser aprobada en el Legislativo que permitirá oficialmente que los militares cateen domicilios y negocios particulares en busca, supuestamente, de personas vinculadas con hechos ilícitos que atenten contra la seguridad nacional.

Esa reforma que permite cateos militares en domicilios particulares y gubernamentales, los diputados también aprobaron que se extienda a organismos constitucionales autónomos, como la CNDH, INE, Banxico, Inegi o el Instituto Federal de Telecomunicaciones. Los cateos Incluyen oficinas del gobierno y se dice que también las Cámaras de Diputados y de Senadores.

Esas facultades se ampliaron al ser aprobado el Código de Justicia Militar y un Nuevo Código Militar de Procedimientos Penales, que crea la figura de la Fiscalía General de Justicia Militar y de jueces de control, que podrán ordenar los cateos militares, en casos de delincuencia organizada, homicidio doloso, delitos graves y violentos con armas de fuego y explosivos. Pero ese fue el pretexto.

Si los puristas señalan que técnicamente México no es un estado fallido, lo que es cierto es que, con lo que se ha estado aprobando en el Legislativo federal y del estado de México, el país va derechito a serlo en este mismo sexenio. Habrá mano dura contra el que se le quiera poner al brinco al gobierno que encabeza Peña Nieto. ¿Eso es democracia? Será, pero bajo la libre definición de: demos>poca y kratos>madre.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Nuestros estados fallidos

Archivado bajo Nuestros estados fallidos

Los comentarios están cerrados.