En sigilo mudan al Chapo

PAULINO CÁRDENAS

Dizque ‘por seguridad’ para que no vuelva a escapar y evitar que sea víctima de un atentado, el pasado sábado en la madrugada fue trasladado Joaquín el Chapo Guzmán a un penal de ‘alta seguridad’ de Ciudad Juárez. Cuando trascendió que estaba siendo llevado bajo un operativo fuera de serie, se creyó que estaba siendo extraditado a Nueva York como quiere el presidente Enrique Peña Nieto, pero no. Se dice que ahí esperará su extradición.

Sus abogados y los familiares de Guzmán Loera desconocían que había sido súbitamente movido del penal de El Altiplano, estado de México. Todo fue en sigilo, pero el intenso dispositivo con custodios armados no pudo ocultarse. En la operación participaron efectivos de la Policía Federal y comandos del Ejército militar. Fue trasladado en un jet a Juárez.

El gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, aseguró que las condiciones de seguridad en la cárcel a la que fue llevado en Ciudad Juárez, están ‘muy por encima’ de las del Altiplano, por lo que, aseguró, ‘no hay riesgo’ de que Joaquín “El Chapo” Guzmán se fugue. “La decisión de haberlo traído es porque no habrá ninguna fuga”, señaló.

Como si el cuestionadísimo gobernador priísta de Chihuahua no supiera que las ‘fugas’ del Chapo no se dan por falta de seguridad sino por corrupción, como ha sucedido en cada uno de los dos casos en que ha logrado sobornar a autoridades y custodios y salir como Juan por su casa.

La primera vez fue del penal dizque de ‘alta seguridad’ de Puente Grande, Jalisco en el 2001 cuando acaba de iniciar el gobierno del panista Vicente Fox, y la segunda en este sexenio, del penal de Almoloya, estado de México, a donde fue recluido después de haber sido reaprehendido en Mazatlán, Sinaloa en febrero de 2014 después de años de andar prófugo.

Pero en un peliculesco acto de escapismo por un túnel (¿?) el Chapo volvió a ‘fugarse’ en julio de 2015. Fue recapturado en enero de 2016. Siendo así -como dijo su hijo que “con dinero baila el perro”-, es muuuuy probable que vuelva a ‘fugarse’ del penal de Ciudad Juárez, aunque el gobernador Duarte Jáquez diga misa.

El Chapo sigue siendo considerado por el gobierno de Estados Unidos como el narcotraficante más poderoso del mundo. El gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto busca extraditarlo a una corte de Nueva York para quitárselo de encima.

Ya una vez el Chapo puso en evidencia a su gobierno y al propio titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que dizque quiere ser presidente y quien tenía la encomienda de su jefe de que cuidara que el Chapo no volviera a escapar, como se lo dijo el mandatario federal a Léon Krauze en una entrevista.

Luego, también fue puesto en evidencia el gobierno peñanietista, cuando la actriz Kate del Castillo dio con el dirigente del cártel de Sinaloa en su guarida, en días que andaba en fuga y que dizque era buscado por todas las corporaciones civiles y militares del país e incluso de Estados Unidos y de Colombia.

Ese lance de la famosa actriz enardeció los ánimos del gobierno federal porque cuando fue reaprehendido en Mazatlán, Sinaloa, la revista Rolling Stone daba pelos y señales de una entrevista que le había hecho el actor Sean Penn a quien llevó la actriz a ver al Chapo en su escondite en tierras sinaloenses.

Este ha sido uno de los episodios más lamentables para el gobierno peñanietista, que quedó en ridículo ante los mexicanos y frente a la opinión pública mundial, lo cual ameritaba renuncias en cascada, pero como es costumbre en esta administración, ahí no pasó nada y a otra cosa mariposa.

El gobierno de Estados Unidos tiene abiertos al menos seis expedientes en contra de Joaquín el Chapo Guzmán. El famoso narcotraficante suma legajos criminales en las cortes de los distritos Sur de California, en San Diego, presentada en agosto de 1996 y en el sur de Texas, en diciembre de 2001.

También en el Este de Nueva York, en Brooklyn, en julio de 2009; en New Hampshire, Concord, en junio de 2011, y en el Norte de Illinois, en Chicago, en abril de 2011. El más reciente fue presentado el pasado 23 de enero de 2015 ante la Corte para el Distrito Sur de Nueva York, por introducir grandes cantidades de cocaína desde octubre de 2008.

Por ello sus abogados no se cansan de interponer amparos para no ser extraditado. Incluso se sabe que están en arreglos con la corte del Sur de California para que el Chapo sea extraditado, acepte sus crímenes, pague una multa considerable y ofrezca información de otros cárteles para que su pena sea menor.

El gobierno mexicano, que al principio se resistía a aceptar la extradición, al final anunció que sí sería extraditado. Por ello es que el pasado sábado, cuando trascendió que estaba siendo trasladado en la madrugada de manera sigilosa, se pensó que estaba siendo llevado a una corte de Nueva York en donde quiere Peña Nieto que sea extraditado.

La pregunta es: ¿volvería a fugarse el Chapo por tercera ocasión? Estando en Chihuahua es altamente probable. El jefe del cártel de Sinaloa tuene mucho dinero para sobornar al que se le ponga enfrente para que le abran las puertas del penal, y en ese estado de la República hay muchos corruptos que le pueden entrar al juego y permitirle, a la hora que el famoso narcotraficante quiera, salir de ese penal de ‘alta seguridad’. Y si no, al tiempo.

No hay que olvidar que Chihuahua es uno de nuestros estados fallidos, como lo apuntamos el pasado viernes en ese mismo espacio.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en En sigilo mudan al Chapo

Archivado bajo En sigilo mudan al Chapo

Los comentarios están cerrados.