Absorbe EU a Ejército y Marina

PAULINO CÁRDENAS

Todo parece indicar que las Fuerzas Armadas de México -Ejército y Marina- ya no estarán de tiempo completo al servicio de la Patria -que por cierto solo esporádicamente lo han estado-, sino que ahora, en cumplimiento de órdenes superiores, sus mandos obedecerán a la nueva comandante en jefe del Comando Norte (USNorthCom) y de la Defensa Aeroespacial de Estados Unidos con sede en la Base Aérea Peterson de Colorado Springs, en Estados Unidos.

De hecho, desde su fundación, el 1 de octubre de 2002, después de los eventos del 11 se septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas, el Comando Norte solo obedece las misiones ordenadas por el presidente de Estados Unidos o el secretario de Defensa del vecino país. La comandante en jefe, la general Lori Jean Robinson que acaba de ser nombrada en el cargo, es quien ejecutará a partir de ahora esas órdenes

Apenas el pasado viernes, en la base de Colorado Springs, el secretario de la Defensa de Estados Unidos, Ashton Bladwin Carter, le dio posesión a la general Robinson como nueva comandante en jefe del Comando Norte, sustituyendo al almirante William Evans Gortney quien el pasado 5 de mayo había sido condecorado en México con la Distinción Naval y el Mérito Militar, por los titulares de la Defensa y de Marina en la sede de esta última dependencia.

Hasta donde se sabe, el pasado viernes pasó a ser realidad ese sueño acariciado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos desde el 2002 cuando fue creado el Comando Norte. Desde entonces México se había negado a ser parte de dicho programa bélico manejado como comando de paz. Washington quería que México colaborara con la política de seguridad y defensa de Estados Unidos después del ataque supuestamente terrorista del 11 se septiembre de 2001 contra las Torres del World Trade Center de Nueva York.

El entonces titular de la Defensa Nacional con Vicente Fox, Clemente Vega García, declaró que “ni en sueños” habría una colaboración con el Comando Norte. Lo mismo pasó con Guillermo Galván, titular de esa dependencia con Felipe Calderón, aunque Genaro García Luna convenció a su jefe de responder al coqueteo y a aceptar propuestas a través de la Iniciativa Mérida para ‘avanzar’ en esa alianza táctica de defensa de Estados Unidos contra ataques terroristas y también del narco.

Pero en un radical cambio de giro la actual administración presidencial acogió con los brazos abiertos esa propuesta norteamericana, pese a que al principio hubo reticencia porque le habían aconsejado al mandatario federal acotar la presencia de agentes norteamericanos que entraban y salían como por Juan por su casa en México y se reunían con el secretario que querían para tratar asuntos relacionados con el narco, sin mayor trámite.

Al llegar al mando federal Enrique Peña Nieto le anunció a Washington que como ‘ventanilla única’ para esos asuntos quedaría solamente la Secretaría de Gobernación. Solo que los altos mandos del Departamento de Estado y de Defensa norteamericanos no tardaron mucho en darse cuenta que su titular era, mas que una ayuda, un estorbo en esos menesteres e incluso un cero a la izquierda, como más adelante quedó demostrado con la ‘fuga’ del Chapo Guzmán.

Ese total desconocimiento en la toma de decisiones de alto calibre, hizo que Peña Nieto le pusiera oídos a la propuesta del Departamento de Defensa norteamericano. Hay quienes aseguran que en su viaje a la ONU, alguien de peso convenció al mandatario mexicano de que se dejara llevar de la mano y aprobara que sus Fuerzas Armadas participaran en el Comando Norte, no como subordinación sino como una visión de defensa que no solo es conveniente para Estados Unidos sino para México.

En ese viaje a Nueva York, en el que aceptó que la lucha contra el narcotráfico no ha tenido los resultados esperados, ese alguien de peso le habría dicho a Peña lo que ya sabe: que las frontera norte y sur de nuestro país son los punto más vulnerables del sistema de seguridad nacional mexicano, por donde podrían estar penetrando grupos extremistas islámicos que odian a los Estados Unidos.

Y que sus dos litorales, el del Golfo y el Pacífico, siguen siendo un paraíso para la entrada y salida de estupefacientes y que eso también preocupa sobremanera a Washington, por lo que mejor era sumar las Fuerzas Armadas mexicanas al Comando Norte. Cierto o no, son versiones que han estado corriendo.

México está, pues, en el Atlas de seguridad nacional de EU. Entre la gama de problemas globales que enfrenta la administración del saliente  mandatario Obama están los diferendos con Irán, el Norte de Corea, Afganistán y Al Qaeda más los que se ha ido acumulando con los ataques terroristas de supuestos “yihadistas”, por lo que en la Casa Blanca estiman que un peligro latente se encuentra en su vecino del sur, México.

Lo cierto es que su gobierno no tiene la capacidad para enfrentar los problemas de violencia, derramamiento de sangre y trasiego de drogas que se han extendido en el país. Tampoco ha podido con al corrupción ni con la impunidad, muchas veces promovida y auspiciada desde el poder mismo. Y la inseguridad en México es un hecho. Y eso preocupa a Washington y por ende al Departamento de Estado, al de Defensa, y al Pentágono. Y hasta a Hillary Clinton que podría llegar a la Casa Blanca… la de Washington.

Peña está en una encrucijada. ¿Lo que le habrían dicho en Nueva York lo ‘ablandó’ para acceder a que las Fuerzas Armadas bajo su mando queden de alguna forma subordinadas al Comando Norte? El hecho es que desde que el gobierno comenzó a probar enviando a miembros del Ejército y la Marina a tomar cursos de capacitación y adiestramiento de alto nivel, incluidos funcionarios públicos que han asistido de manera sigilosa a pláticas sobre la ‘conveniencia’ de pertenecer a dicho Comando, las cosas han ido cambiando a paso veloz.

Dos pruebas de ese acelerado ‘avance’ apuntan a lo mismo: Uno, el involucramiento de México en misiones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que bajo el programa de los Cascos Azules tiene a soldados y marinos mexicanos en Líbano, Haití y el Sahara Occidental. Y dos, el gobierno de Peña Nieto se ha comprometido en la construcción de un Centro de Adiestramiento para capacitar especialmente a las tropas mexicanas que serían enviadas al Comando Norte y a diversas partes del mundo.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Absorbe EU a Ejército y Marina

Archivado bajo Abduce EU al Ejército y la Marina

Los comentarios están cerrados.