Peña Nieto sigue sin entender

PAULINO CÁRDENAS

Leyendo lo que el presidente Peña Nieto respondió en la entrevista que le hizo Elvira Vargas para La Jornada, de que no hay motivos para el mal humor social, de que “es una barbaridad” achacarle a su gobierno culpas del caso Ayotzinapa, y que los comicios de junio próximo no son un adelanto del 2018, reafirma la definición que hizo a finales de enero de 2015 el influyente semanario británico The Economist, del mandatario mexicano, de que es un presidente que no entiende que él no entiende muchas de las cosas que suceden y están en su entorno.

Entre las cosas que no entiende está el disenso que debe prevalecer dentro de una democracia como la que en teoría vive México según el discurso oficial. Se supone que la democracia moderna, pluralista y competitiva debe basarse en la garantía del disenso y debería discutirse a fondo casos como la reforma educativa, que no por haber sido aprobada por el Congreso quiere decir que es la panacea.

Hay minorías que no aceptan la imposición de medidas como la de esa reforma la cual no fue discutida con mentores de pensamiento crítico para su aprobación. Fue un vil acto de autoridad. Se ocurrió a los levantadedos. Pero no son solo los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE quienes disienten, sino otros sectores educativos y académicos que reprueban esa reforma por incompleta e insuficiente.

Uno de ellos es el propio rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, quien ha dicho y repetido que la reforma educativa no es tal, en tanto solo quede circunscrita a un asunto de reacomodo laboral y a aplicar sanciones que implican la expulsión como docentes de quienes no cumplan con el mandato de una ley educativa reglamentaria si acumulan cuatro faltas seguidas a sus labores.

O como en el caso de la reforma energética que acabó siendo un complot entre el Ejecutivo y el Legislativo orquestado contra los mexicanos que se oponían a ella, porque sabían que acabaría siendo un negocio para los ‘cuates’ de la mafia del poder al privatizarla -funcionarios y ex funcionarios priístas, como fue- y así abrirle las puertas a los poderosos consorcios petroleros extranjeros con la ayuda de prestanombres mexicanos, como hasta ahora ha sido.

Lo que queda claro en esa larga entrevista realizada por Elvira Vargas aparecida en La Jornada, es que lo que debería implicar por parte del mandatario federal el respeto a una cultura política heterogénea, diversa, y muchas veces contraria al criterio de mando, no lo es. En vez de eso asoma el rostro del autoritarismo, del ‘aquí el que mando soy yo y aléguenle’, muy lejano a lo que debería ser una supuesta democracia de la que a cada rato hace alarde el propio gobierno, y muy cercano, sí, a un régimen oligárquico cuyo siguiente paso es convertirse en un régimen autoritario.

Se supone también que la posibilidad de disentir entre gobernados y los que ejercen el poder, debe ser parte de una sana relación que debería implicar la voluntad de llevar la fiesta en paz y si es necesario discutir son serenidad, inteligencia y buen juicio los disensos a las propuestas de gobierno. Pero con Peña Nieto no es así.

Prefiere hacer como que no entiende -aunque muchas cosas sí las entiende pero se hace como que no- respondiendo con argumentos que lejos de aclarar y reafirmar su posición como gobernante, lo pone en evidencia de cara a la opinión pública y a todos los sectores de la población en el país y en el exterior.

Para Peña Nieto el gobierno está exento de toda culpa. Por ejemplo eso que dijo del precio del petróleo que ha ido a la baja, aseguró que ‘no estaba en el radar’ de su gobierno calcular esa caída comercial del barril de petróleo. Eso resulta increíble ya que para ello hay expertos en Pemex que con años de antelación hacen proyecciones y cálculos para saber cuáles serán las tendencias en los precios.

Obvio que el gobierno de Peña sabía de antemano cuáles son los factores que motivaron la caída del precio internacional del crudo. A) La fracturación hidráulica (fracking) ha sido uno de los factores más importantes para explicar la actual crisis del petróleo. B) El exceso de oferta en el mercado. C) La participación de Irán como nuevo jugador fuerte en el mercado del petróleo.

D) Si el exceso de oferta de petróleo ha sido un lastre para el precio del barril, tampoco la demanda ha funcionado como se esperaba. La desaceleración de China que creció en 2015 al 6,9%, su menor tasa en 25 años, y la apocada recuperación en las economías occidentales, con la Unión Europea a la cabeza de la parálisis, no empujan a una mayor demanda de crudo.

México siempre ha estado a expensas de las divisas que deja el petróleo. La caída en el precio de la mezcla mexicana afecta de frente los programas de gobierno, por más que Luis Videgaray salga a decir que el país está ‘blindado’ frente a esas graves circunstancias. No hay precios del petróleo a la baja que aguante el alto ritmo de pérdidas que padece el país por ese concepto.

Dice Peña que esa baja ‘no estaba en el radar’ de su gobierno. Pero sí estaba el ‘romper paradigmas’ constitucionales que ataban la posibilidad de que, de nueva cuenta, como antes de la expropiación petrolera, vinieran los grandes pulpos petroleros a tratar de llevarse a precios de regalo nuestros recursos y enviarlos de regreso a precios de oro.

En general el régimen peñanietista va camino a la oligarquía y en ese tránsito está por arribar al autoritarismo. Hay una franca violación a los derechos constitucionales de los mexicanos, a la libertad de tránsito, de reunión, de protesta y de expresión. Se vislumbran desde ya actos de autoridad que no serán tolerados por los mexicanos.

Lo que se desprende de esa entrevista con La Jornada es que el mandatario mexicano -aconsejado por alguna mente perversa- quiere llevar las cosas al extremo y por lo que se ve, a cancelar el derecho a disentir como parte de las reglas básicas del juego democrático. Si el gobierno se arroga el derecho de querer ponerle límites al disenso, algo muy malo puede suceder en México.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Peña Nieto sigue sin entender

Archivado bajo Peña Nieto sigue sin entender

Los comentarios están cerrados.