AMLO sin contrincantes serios

PAULINO CÁRDENAS

Si la mafia del poder y los medios venales que tiene a su servicio no eliminan a Andrés Manuel López Obrador de palabra o de hecho, en el panorama electoral para 2018 no habrá otro candidato que pudiera ganar la elección presidencial que el tabasqueño. A muchos les causa escozor escuchar eso, pero ningún partido tiene con quien hacerle frente.

La cantaleta de que ‘es un peligro para México’ ya no funciona; tampoco el ‘sanbenito’ de que sería un mandatario populista, y menos que su discurso es demagógico. Esas tres cosas las domina a la perfección el PRI-Gobierno; no hay quien le gane.

Los que han sido un peligro para México han sido los gobiernos panistas, pero sobre todo los gobiernos priístas. Es un hecho que el PRI-Gobierno hace más populismo que nadie en México; en eso son campeones. Y si hay un discurso más demagógico que ninguno, es el de los priístas.

Además, la corrupción y el saqueo a lo que se han dedicado los gobiernos priístas en México es inaudita. Y más inaudito es que esas fechorías queden en la vil impunidad. Porque la mafia del poder los protege. Y esa protección viene de arriba.

Eso es lo que ha venido destacando López Obrador en sus declaraciones y es lo que le molesta a los lamebotas del gobierno federal.

Los mexicanos ya están hartos de tanta corrupción priísta. Eso empezó a quedar claro en las elecciones del pasado 5 de junio. En las urnas estuvo la pintada de raya de muchos ciudadanos.

Fue un claro ¡ya basta! que golpeó las entrañas del priísmo que motivó la renuncia del dirigente de ese partido Manlio Fabio Beltrones. Incluso el ex dirigente le propuso a Peña Nieto emprender investigaciones contra los gobiernos corruptos como el de Veracruz, y no quiso.

¿Por qué no quiso? Hay varias versiones. Una que la mafia del poder perdona todo cuando hay lealtades que se demuestran con dinero. Otra, que es un mal cálculo no arremeter contra gobernantes corruptos del mismo partido porque no vaya ser que se ‘desprestigie’ al partido.

Y hay otra versión más escandalosa por la que al parecer Peña no quiere que se investigue a Javier Duarte de Ochoa: porque en medio está la Cofradía Gay que impera en los altos mandos del gobierno desde hace décadas y parte del pacto es defender ‘con todo’ a los que cuentan con membresía cinco estrellas.

Por lo pronto, con el soslayo y evidente aprobación del más alto mando, en Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo los gobernadores corruptos que están por salir echaron mano de todas las argucias legales y legaloides y crearon con la complicidad de sus respectivos Congresos un “paquete de impunidad transexenal” para evitar ir a la cárcel.

Sin embargo, en México, donde todo se vale, con las mismas argucias legales y legaloides los gobernadores electos, en cuanto tomen las riendas del poder, echarán para atrás esa medida con la aprobación de sus Congresos, para evitar que las corruptelas de los mandatarios salientes queden en la impunidad.

En fin, que los priístas se pintan solos para cometer fechorías al amparo del cargo, de lo que están hartos los mexicanos y de lo que habla López Obrador en sus discursos. No en balde el tabasqueño apoda a esa elite que goza de tantos privilegios y que están cobijados por la impunidad oficial, la mafia del poder.

Las encuestas han coincidido en apuntar que el por tercera vez aspirante a la Presidencia, apoyado por su partido Morena, es quien encabeza la lista de posibles ya que es el más conocido de todos los aspirantes. Tiene el mayor nivel de aprobación entre los ciudadanos.

Y por supuesto, si gana, derogaría varias reformas enviadas por Peña Nieto al Congreso para alimentar las ambiciones de la elite que está colgada del partido en el gobierno y cuyas rebanadas del pastel también les ha tocado a ex funcionarios priístas.

De las reformas que sin la menor duda irían a modificarse o a derogarse, sería la educativa a la que al menos le haría cambios de fondo, lo mismo que la energética que solo propició que emporios extranjeros sean ahora los que exploten yacimientos y comercialicen la riqueza petrolera. Incluso también la laboral.

Un ejemplo de que López Obrador ha ido cosechando lo que ha sembrado en su camino después de visitar prácticamente todos los estados de la República y muchas comunidades olvidadas, fue la Marcha del Silencio del domingo anterior en la Ciudad de México.

Preocupó sobremanera al PRI-Gobierno ver a alrededor de 100 mil de personas que marcharon por paseo de la Reforma y exigían a gritos las renuncias de Peña Nieto, de Osorio Chong y de Aurelio Nuño.

Por ello el gobierno federal echó a andar a sus dobermans que tiene en los medios que iniciaron una campaña en contra del tabasqueño. Pero esta vez no resultará. Los ciudadanos ya no creen en ese tipo de campañas de odio priísta como la que sostiene contra la disidencia magisterial.

Y el propio presidente ha vuelto a dar entrevistas a algunos medios afines. Pero su discurso está desinflado; ya no impacta. Eso que dijo que un candidato con una aprobación de 1 por ciento podría ganar la Presidencia, dio cuenta otra vez de que no sabe que no sabe.

Por lo pronto a su regreso de Canadá y de Chile encontrará Peña una CNTE más fortalecida a la que apoya López Obrador.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en AMLO sin contrincantes serios

Archivado bajo AMLO sin contrincantes serios

Los comentarios están cerrados.