A desmantelar corruptelas

 PAULINO CÁRDENAS

La creciente corrupción priísta que en este sexenio fue aumentando exponencialmente por parte de políticos sin escrúpulos de ese partido cobijados por la impunidad y soslayada por la actual administración que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, comienza a querer ser desmantelada a contrapelo o de otra manera arrastrará sin la menor duda al jefe del Ejecutivo federal.

No es remoto que antes de que finalice su sexenio pueda llegar a la Corte Penal Internacional alguna acusación en su contra ya que podrían surgir delatores anónimos, agraviados o no, por tantos casos de abusos y saqueos que se ha dado por parte de la actual administración y de gobiernos priístas que han gozado de total impunidad, que podrían llegar a La Haya bien documentados.

Solo por mencionar algunos están los casos de Humberto Moreira, de Javier Duarte, de César Duarte o de Roberto Borge, cuyos presuntos actos de corrupción, como el de otros muchos emanados del mismo partido en el gobierno, que podrían arrastrar al actual mandatario mexicano al abismo por permitirles que se hayan dedicado a hacer negocios al amparo del cargo en lugar de gobernar.

Ni la Auditoría Superior de la Federación ni ninguna otra instancia han podido fincarles responsabilidades administrativas ni penales. La PGR menos. Todo mundo se ha hecho de la vista gorda. Y sin duda ha habido fuertes pagos por favores recibidos para gozar de impunidad, no ser molestados y menos abrirles expedientes que pudieran llevarlos a la cárcel.

De manera tardía el Congreso le dio luz verde a la promulgación de siete nuevas leyes en materia de anticorrupción y la creación próxima de un Sistema Nacional de Corrupción a modo, que ayer anunció el propio presidente Peña Nieto, en un acto celebrado en Palacio Nacional, en donde el mandatario federal recibió elogios por parte de los legisladores. Por lo que se ve se busca desmantelar y diluir hasta donde se pueda tanta corrupción antes de que llegue el escándalo.

Dijo que fue la ciudadanía quien pidió este sistema, atendido por el Legislativo y el Ejecutivo con el ‘debate’ entre legisladores y la aprobación posterior, como si en materia de corrupción política del ‘nuevo’ PRI no hubiese pasado nada cuando ha sucedido una y mil veces. Una muestra fue la reiteración, para sorpresa de muchos, de ‘pedir perdón’ nuevamente por el famoso asunto de la “Casa Blanca”.

El tema, como todo mundo sabe, lo sacó a la luz pública el año pasado Carmen Aristegui lo que ‘indignó’ en Los Pinos y le dejaron caer a la comentarista todo el peso del Estado ocasionando que los espantadizos y cobardes dueños de MVS la corrieran. De eso ni una palabra de arrepentimiento o perdón expresó el jefe del Ejecutivo federal.

En los discursos de los legisladores no hubo mención del Grupo Higa relacionado con la casa de la pareja presidencial en las Lomas de Chapultepec, ni de la casa de descanso del titular de Hacienda, Luis Videgaray, que tiene en Malinalco, promovidos por Juan Armando Hinojosa Cantú, el proveedor y constructor consentido de Peña Nieto desde que era gobernador del estado de México.

Ese caso es quizá el más notable junto con el de OHL. Hinojosa Cantú, dueño de numerosas empresas dedicadas a la proveeduría gubernamental que, durante el sexenio de Peña Nieto como gobernador del Estado de México, consiguió unos 35 mil millones de pesos en contratos, según lo documentó el semanario Proceso.

En dos años de gobierno federal Hinojosa sumó más de 60 mil millones en contratos de obra reveló la publicación. Según Panama Papers que ya le tenía un ‘guardadito’ especial de al menos 100 millones de dólares en paraísos fiscales se infiere que a su fiel amigo. Otro caso que busca ‘plancharse’ es el de la casa de la primera dama Angélica Rivera.

Durante la ceremonia en Palacio Nacional el mandatario federal expuso que los mexicanos “nos sentimos lesionados y dolidos por la corrupción” y se dijo convencido de que, además de respetar la ley, los servidores públicos son responsables de verse en un espejo, “comenzando por el propio presidente”. Fue cuando se refirió al escándalo de la “Casa Blanca” de la pareja presidencial y “pidió perdón por la indignación” que eso ocasionó en la sociedad.

Pero él sabe que los agravios a la sociedad no se remiten al caso de la “Casa Blanca”. Hay muchos más. Y peores. Él lo sabe y está nervioso. Por ello la decisión tan anticipada de ‘destapar’ a Luis Videgaray como ‘el bueno’ para sucederlo en el 2018: porque en teoría el titular de Hacienda sería su ‘tapadera’ si ganara en 2018 la presidencia aunque pocos lo creen.

Por todo ello ha trascendido que el titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia, Humberto Castillejos Cervantes ha comenzado a gestionar ‘blindajes’ dentro y fuera del país para proteger a Peña Nieto buscando amarrase el dedo de manera anticipada. Pero la estrategia es más turbia y sombría de lo que parece.

Una pista es la renuncia de Virgilio Andrade a la par que se daba el anuncio de la la promulgación de siete nuevas leyes en materia de anticorrupción y la creación del Sistema Nacional Anticorrupción.

Su renuncia como titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP) es “un mal comienzo” señaló el senador Miguel Barbosa, coordinador de la bancada del PRD.

Alertó el legislador que Andrade puede ser propuesto por el Ejecutivo federal como titular de la Secretaría de Control Interno, dependencia que sustituirá a la SFP.

En fin, que resulta obvio que hay mucha preocupación en los más altos niveles de decisión del país por tanta corrupción desbordada en la presente administración y por la manga ancha de que han gozado gobernantes y ex gobernantes emanados del PRI. A desmantelar corruptelas es la orden. Antes de que explote el cohete.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en A desmantelar corruptelas

Archivado bajo A desmantelar corruptelas

Los comentarios están cerrados.