Apareció el peine del ‘perdón’

PAULINO CÁRDENAS 

La periodista Carmen Aristegui denunció públicamente este jueves que “se intensificó el acoso, el hostigamiento y la persecución judicial” por la investigación de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto y su familia.

“En las últimas semanas se han acumulado en nuestra contra varias demandas judiciales que llegan a niveles insospechados”, explicó.

En su mensaje reveló que “se pretende, por la vía judicial, mutilar el libro La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto -que ya empezó a venderse-, exigiendo la eliminación de su prólogo. Se demanda a quien lo escribió y a la editorial que se atrevió a publicarlo”.

Por ello la comentarista pregunta al presidente Peña: “¿Pide perdón por la Casa Blanca pero se sigue persiguiendo a los periodistas que la investigaron?”. El país no está para más censura, autoritarismo ni venganzas, expresó.

La Casa Blanca fue construida y financiada por Juan Armando Hinojosa Cantú, el empresario consentido de Peña Nieto desde que era gobernador del estado de México y ahora como presidente de México.

Peña Nieto ofreció una disculpa por la compra de la llamada Casa Blanca. “En carne propia sentí la irritación de los mexicanos, la entiendo perfectamente. Por eso, con toda humildad, les pido perdón.

“Les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé”. Agregó:

“Y en esto reconozco que cometí un error. No obstante que me conduje conforme a ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno”.

Afirmó que para recuperar la confianza ciudadana, “todos tenemos que ser autocríticos, tenemos que vernos en el espejo, empezando por el propio presidente de la República”.

En cualquier otro país, con un verdadero estado de Derecho, se hubiera realizado una investigación independiente, un juicio político y muy probablemente, puntualizó Aristegui, el mandatario se hubiera visto obligado a renunciar.

En México no, añadió la periodista. En México el presidente sigue en funciones, y los periodistas que participamos en la elaboración del reportaje sobre la Casa Blanca y alentamos el debate sobre sus grandes repercusiones, fuimos echados del aire de la radio mexicana.

Indicó en su mensaje que, como están ciertos de que al menos en este sexenio no volverán a la radio, está por iniciar con su equipo de trabajo un nuevo espacio informativo vía Internet.

Pero de inmediato se intensificó el acoso, el hostigamiento, contra el grupo de periodistas que investigaron el tema de la Casa Blanca y contra la editorial que se atrevió a publicar el libro.

En las últimas semanas se han acumulado en nuestra contra varias demandas judiciales que llegan a niveles insospechados. “Se pretende utilizar el sistema de justicia como herramienta de venganza”.

El 19 de noviembre de 2014 fue publicado en el sitio Aristegui Noticias el reportaje de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, tras una ardua investigación de Daniel Lizárraga, Rafael Cabrera, Irving Huerta y Sebastián Barragán.

Cuatro meses después, la investigación tuvo consecuencias… para quienes la realizaron. El equipo encabezado por la periodista Carmen Aristegui fue despedido de MVS. De lo ocurrido antes y después, hay una historia que contar.

Los periodistas decidieron escribir el libro que ya lleva vendidos hasta ahora 15,000 ejemplares; en él, amplían su reportaje con mas datos -ganador del Premio Nacional de Periodismo y del Premio Gabriel García Márquez-, donde se describen la investigación y sus vericuetos.

Acusó Aristegui que existe una orden judicial para que no aparezca el largo prólogo de 38 páginas del libro titulado “La Casa Blanca de Peña Nieto”; que sea prohibido, pues.

Este es otro de los aberrantes caprichos de un resentimiento que no acaba de digerir Peña Nieto, por más ‘perdón’ a los mexicanos que pida por la adquisición de esa costosa propiedad que tuvo un valor de 7 millones de dólares.

¿Hasta dónde llegará el profundo resquemor presidencial? Sin la menor duda el asunto seguirá y tendrá muchas más repercusiones contra el jefe del Ejecutivo federal por parte de la opinión pública nacional e internacional.

Pero como la propia Carmen Aristegui lo dijo este jueves, esta es una lucha no por conocer sobre el hecho de un abuso de poder, sino que es una batalla por defender el derecho a que los mexicanos estén informados de asuntos que de una ultra forma le atañen.

Que cada mexicano pueda leer el libro que le plazca sin censuras ni cortapisas propias de la era de la Inquisición, y que se garantice el poder conocer de los asuntos de los abusos de quienes gobiernan en el país. El peine del ‘perdón’, pues, empieza a aflorar. Es un tema que dará mucho de qué hablar todavía.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Apareció el peine del ‘perdón’

Archivado bajo Apareció el peine del ‘perdón’

Los comentarios están cerrados.