Arropan a Manlio los inconformes

PAULINO CÁRDENAS 

Buen número de ex diputados del PRI de la 62 Legislatura se reunieron con Manlio Fabio Beltrones en la Hacienda de los Morales el pasado viernes. Le manifestaron estar de su lado y le propusieron varias ideas. A querer o no ese día le habría nacido una disidencia al PRI. Y a juzgar por lo que habría acontecido en esa reunión privada, no tardará en quedar dividido el tricolor.

Para empezar, se acordó una ‘asociación civil’ que alguien propuso que se llame Amigos de Manlio, la cual se encargará de hacer un examen exhaustivo de las causas por las que el PRI tropezó tan feamente en las elecciones del 5 de junio y monitoreará lo que haga y deje de hacer la nueva dirigencia nacional del tricolor por instrucciones de Peña Nieto.

Al término de la reunión los comentarios a los medios por parte de algunos ex legisladores fueron muy ponderados y cuidadosos. Coincidieron en señalar que como priístas deben demostrar “unidad con Beltrones y con el Presidente de la República”. Sin embargo, entre trascendidos y veras bajo condición de anonimato expusieron algunas cuestiones de fondo que se habrían planteado en esa reunión a puerta cerrada.

El ex dirigente del tricolor comentó por su parte que había sido “una reunión de amigos, de lealtades en una Legislatura, en donde hemos establecido el compromiso de ir juntos por mucho tiempo. Es la hora de no regatear ningún apoyo y de salir como uno solo, como partido político”.

Sin embargo, trascendió que para empezar quedó de manifiesto el disgusto y molestia por la forma en que el ex dirigente nacional del tricolor fue tratado por el presidente Enrique Peña Nieto después de las derrotas del tricolor en las elecciones de junio pasado.

También hubo comentarios por la manera de reaccionar cuando el sonorense le propuso al jefe del Ejecutivo federal que para resarcir en algo la imagen de deterioro del PRI tendría que emprenderse castigos ejemplares contra los gobernadores corruptos.

Obviamente una de las primeras cosas que salieron a relucir fue la forma antidemocrática de Peña Nieto de nominar al nuevo dirigente nacional priísta, Enrique Ochoa Reza, en un acto, más que de autoridad, de autoritarismo vil. Todos coincidieron en que hubo desaseo.

Los ex diputados de la bancada del PRI de la  62 Legislatura en la Cámara de Diputados, animaron a su ex coordinador a que impulse la creación de una corriente crítica dentro del PRI promovida por el grupo Amigos de Manlio, que se encargue de monitorear la actuación del nuevo dirigente y los pasos que vaya dando por instrucciones de Peña.

Alentaron al sonorense a que inicie de una vez su campaña por la candidatura presidencial como abanderado de su partido. Pero Beltrones expresó que todas esas propuestas las tendrá que analizar. Dijo que por ahora su mira no está puesta en el 2018.

Como parte de la cacería de brujas contra Javier Duarte de Ochoa, César Duarte Jáquez y Roberto Borge, se ordenó a la PGR interponer acciones de inconstitucionalidad contra los llamados sistemas de blindaje de esos tres gobernadores que buscan evitar que sean investigados y castigados por tantas fechorías cometidas.

Pero hay expectación por ver hasta donde se cumple esa orden contra los corruptos gobernadores priístas de Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua. Si bien Peña le pidió a Enrique Ochoa Reza que enarbole la bandera anticorrupción priísta, trascendió que el propio mandatario federal se empeña en encabezar esa cruzada. ¿Por qué?

Simple: porque busca desviar los reflectores en su contra de tantos ataques por tan mal gobierno y por haber caído en la tentación de los conflictos de interés como la “Casa Blanca”. También por sostener en lo que va del sexenio que las reformas vendrán a solucionar los problemas de México lo cual no es cierto.

Lo mismo por el caso de las desapariciones de los 43 en Iguala, por los fusilamientos de Tlatlaya y por las matanzas de Estado en Tanhuato, Apatzingán y Nochixtlan. Y por una economía estancada y con un secretario de Hacienda que solo le ha hecho de agorero de malas noticias para los mexicanos y para el país.

Peña trae el mundo encima por una política fracasada de seguridad que se las da de exitosa, donde los capos de la droga dominan a varias entidades federativas y las mafias del crimen se enseñorean por todo el país. Lo mismo por tantas violaciones a los derechos humanos y por ignorar las recomendaciones que le han venido haciendo al mandatario federal diversos organismos internacionales incluida la ONU.

Por todo eso es que Peña Nieto quiere desviar los reflectores en su contra y por eso busca encabezar personalmente una supuesta caería de brujas contra gobernadores priístas. Son los mismos de los que había exaltado sus ‘virtudes’ como ejemplos del ‘nuevo’ PRI cuando era candidato a la presidencia: Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge.

¿Quién le dio la idea de que el primer priísta del país vaya contra priístas aún en funciones? ¿De veras cree Peña que con eso se ‘limpiará’ la pésima imagen de su partido? Se dice que alguien en la reunión de ex diputados con el ex dirigente del PRI, habría planteado la posibilidad de que se promoviera un juicio contra Peña Nieto.

De ese tamaño andan los pesares y resentimientos entre los miembros del PRI que de alguna forma arroparon el viernes a Beltrones. Pero por lo que se ve, a Peña Nieto eso le tiene sin cuidado. No sabe que no sabe que los momios los trae en contra. Se dará cuenta cuando sea demasiado tarde. Por lo pronto habrá que ver lo que hace la ‘asociación civil’ Amigos de Manlio.

¿Entre otras cosas espiará todo lo que haga Enrique Ochoa Reza?

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Arropan a Manlio los inconformes

Archivado bajo Arropan a Manlio los inconformes

Los comentarios están cerrados.