Urge frenar tanta locura

PAULINO CÁRDENAS

Si el presidente Enrique Peña Nieto padece una conducta patológica, suicida y hasta vengativa, como escribió Álvaro Delgado en su artículo para la agencia apro “Peña, repudiado, agrede a los mexicanos”, entonces urge que se someta a un examen psicológico exhaustivo que determine su salud mental, ya que los anuncios de alzas en los precios de las gasolinas y el diesel y en las tarifas eléctricas son medidas que rayan en la demencia.   

Los mexicanos, afectados por tantas medidas alcistas que  han deteriorado la economía familiar y su poder de compra, deben organizarse para frenar las locuras del presidente Enrique Peña Nieto y de su repudiado titular de Hacienda que solo ha servido como agorero de malas noticias para el país y para los mexicanos. Y en el Congreso deben ponerse las pilas.

El anuncio del aumento en el precio de las gasolinas y el diesel, a partir de este lunes 1, no es sólo el mayor en lo que va de su gobierno, sino el más elevado desde hace 18 años; también se anunció el aumento de hasta 3.36 por ciento a las tarifas eléctricas para la industria y el comercio por segundo mes consecutivo.

Y por si algo faltara, el nuevo presidente del PRI y ex titular de la CFE, Enrique Ochoa Reza, ya dijo que vendrán más aumentos en los precios de los energéticos. ¿De qué se trata? ¿Qué trae Peña Nieto contra los mexicanos? ¿Está muy enojado porque hartos del priísmo corrupto hubo castigo en las urnas y su partido perdió en siete estados en las elecciones pasadas?

Con esos anuncios que acaba de hacer el gobierno de los gasolinazos y del aumento en las tarifas eléctricas, no hay duda que Peña Nieto padece una conducta patológica, suicida y hasta vengativa, como escribió Álvaro Delgado en su artículo para la agencia del semanario Proceso “Peña, repudiado, agrede a los mexicanos”. Es un llamado de alerta para los mexicanos y para el Congreso.

Diputados y senadores deben intervenir y frenar esos aumentos ordenados por el mandatario federal que parece haber enloquecido ordenando tantas alzas consecutivas al precio de las gasolinas y el diesel, que es la medida más inflacionaria de todas porque afecta los precios de todo lo que se transporta y se consume. Esas alzas repercuten en el consumidor final.

Es necesario hacer un llamado al Congreso para que autorice un examen médico que determine el estado de salud mental del mandatario mexicano y de su alfil preferido Luis Videgaray, que lo mismo caen en la tentación de sacar provecho de los proveedores consentidos del gobierno que para hacer negocios al amparo del cargo con empresas como el Grupo Higa y OHL.

Es impostergable elaborar un documento y elevarse a la consideración de un organismo internacional independiente para que investigue al jefe del Ejecutivo mexicano, en el que se explique que esos aumentos desmedidos a gasolinas y servicio eléctrico afectan la economía de millones de familias mexicanas en el país. Dicho documento sería avalado por firmas de la ciudadanía.

Será necesario con carácter de urgente crear un Organismo Colegiado cuya principal función sea elaborar el documento y liderar las gestiones ante la ONU o algún organismo internacional independiente para procurar una respuesta inmediata.

Dicho Organismo podría estar integrado por investigadores, escritores, periodistas, activistas, cineastas e historiadores, como John M. Ackerman, Sergio Aguayo, Lorenzo Meyer, Epigmenio Ibarra, Alejandro Solalinde, Raúl Vera, Jenaro Villamil, Álvaro Delgado, Javier Sicilia, Leon Krauze, Jorge Ramos, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu entre otras personalidades.

También estaría siendo convocada la Organización Mundial de Parlamentarios contra la Corrupción (GOPAC). Se trata de una organización de parlamentarios de numerosos países de todo el mundo, con sede en Canadá, que dedican sus esfuerzos a la lucha contra el mal gobierno y la corrupción en distintas naciones.

Pero lo más importante sería que el Congreso apruebe que uno o varios de los más connotados especialistas del Instituto Mexicano de Psiquiatría o de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, revisen a Peña Nieto y determinen las causas de su conducta humana que repercute grave y directamente en su rol como presidente de la República Mexicana.

Rumores sobre el estado de salud del presidente han aparecido desde hace mucho tiempo en los medios y redes sociales. Las cirugías practicadas al jefe del Ejecutivo en los últimos años reavivaron, sin embargo, un debate iniciado al menos desde 2005 con Fox han hablado de los intentos por conocer el estado de salud del presidente de la República.

Se estima que tanto algunos padecimientos como el consumo de medicamentos podrían estar comprometiendo su desempeño e influir en su toma de decisiones. Se ha dicho y sostenido que el estado de salud del mandatario federal pertenece a la esfera privada del hombre en funciones de jefe del Ejecutivo, y no del servidor público como tal, por tanto no está obligado a divulgar algunos datos relacionados con el ejercicio de su cargo público.

Pero a juzgar por los aumentos tan desquiciantes que ha autorizado a últimas fechas, mas los que ya se anunciaron que vendrán, requiere obligadamente a que Peña Nieto se someta a una examen exhaustivo de salud mental, ya que esas medidas parecen estar motivadas por una conducta patológica, suicida y hasta vengativa contra los mexicanos.

Ciertos aspectos que conforman su vida privada pueden resultar ser relevantes para la sociedad porque impactan en el ejercicio de sus funciones o trascienden al desempeño de su cargo público. Es el caso de los delirantes aumentos a los precios de las gasolinas y a las tarifas eléctricas que acaban de darse y que continuarán, según amenazó el dirigente del PRI, Enrique Ochoa Reza.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Urge frenar tanta locura

Archivado bajo Urge frenar tanta locura

Los comentarios están cerrados.